Encontrando el sentido de la cuenta del Omer

Por Angie Ramírez

Imagino que este ha sido un tiempo de confrontación para todos, desde el 10 de Abril al atardecer, incluso con semanas de antelación, ha sido un tiempo de preparación, primero, para recibir libertad de la esclavitud que cada uno guardaba en su corazón, y si bien habría bastado “Dayenu” con los actos portentosos que Hashem tuvo para sacar a cada uno de su Egipto personal, Él sigue desbordante de bondad y misericordia un proceso de 49 días con cada uno de nosotros. Dicho proceso se lleva a cabo, ya que cuando se es esclavo de algo, no es de la noche a la mañana que se siente en libertad, sin lugar a dudas, existe ya la libertad física y tangible, pero a la mental y espiritual se llega por medio de un subir escalones. La cuenta del Omer, no es una cuenta regresiva, sino una que va en ascenso, esta cuenta nos lleva a subir diariamente un escalón a la libertad espiritual necesaria en el momento de recibir uno de los regalos más grandes que pudo entregar el Eterno, la Torá.

Inicié este comentario haciendo referencia a que creo que ha sido un tiempo de confrontación para todos, porque existen etapas para llegar al crecimiento espiritual, la primera está conformada por el reconocimiento del error o falla, en psicoterapia dicha fase es la más importante para iniciar un cambio, debe ser la persona y no su red de apoyo, llámese familia, amigos o vecinos, quien sea consciente de dicho tema, ya que cuando una persona reconoce que tiene un área por mejorar, tiene el 50% ganado.

Esta fase está demarcada por lo que se conoce como el trato, el remesón, la confrontación, el mecimiento o el pasar por fuego, es un tiempo generalmente caracterizado por el pánico, el temor, el miedo y la angustia, pero también por el análisis retrospectivo de lo que ha sido nuestra vida, es un momento en que “se enciende la chispa”, en que se tiene claridad de todo, muchas veces en este tiempo especial de revelación, el Eterno permite que se llegue a la causa, a las circunstancias justas que llevaron a esa baja autoestima, ese temor de crecer, ese miedo a lo desconocido, ese sentimiento de rechazo, de apego y dependencia, de desconfianza en el otro, de depresión, de desenfreno, en fin a ese Egipto personal.

Aún cuando no se reconociera la causa en ese momento, es importante orar pidiendo al Eterno que traiga a memoria todo lo que se reprimió, ya que cuando algo sale a la luz pierde el poder sobre la persona y se puede trabajar sobre el mismo. Posteriormente llega una fase de acción para cambio; es un tiempo de análisis diario y constante del actuar, que debe llevar al cómo se va a cambiar, a una implementación de una estrategia que lleve a un cambio pausado pero verdadero. Esta etapa se debe vivir de la Mano de Hashem y nada mejor que desarrollarla en el tiempo de hitbodedut, ya que es el Todopoderoso el primer y mejor psicólogo, claro está, que no se debe desechar la ayuda de un profesional que guíe de ser necesario.

La pregunta ahora es: ¿Estando a pocos días de Shavuot en qué etapa te encuentras?

Shavua Tov

***


WP_20150403_003

A sus catorce años conoce al Señor en un contexto cristiano. Hace 6 años llegó a la comunidad Yovel . Casada con Sebastián Molina en la Kehilat y junto a su hijo Eitan, hacen parte de una de las familias que conforman la comunidad. En la actualidad, además de escribir artículos para la revista digital Shavúa Tov, sirve en el Ministerio de Jóvenes. Es mamá y esposa tiempo completo, y psicóloga organizacional en un hospital medio tiempo.  Vive agradecida con El Eterno porque a lo largo de su vida le ha mostrado Su Misericordia, Amor y Bondad.

Identidad – Conversatorio Comunidad Yovel

Por Karen Sánchez Valencia

El mundo creyente está en el proceso de acercarse al judaísmo, bien sea con prejuicios desde una óptica del reemplazo, bien sea por moda o por atracción a lo que resulta extraño o exótico, o también por un auténtico sentimiento de identidad con el pueblo con el que cree compartir un origen común. En este contexto se realizó en el año 2008 en la Kehilat Yovel un Conversatorio al que fueron invitadas autoridades de la comunidad judía en Colombia para hablar del tema de la identidad, de la identidad judía y un poco para reflexionar sobre la identidad del creyente, del mesiánico y del converso en el basto pensamiento judío, que aparentemente tampoco termina de descifrar esta tensión entre la identidad reconocida puramente por la institucionalidad y ligada a estrictas prácticas y protocolos religiosos y la identidad simbólica que recoge aspectos más subjetivos.

A continuación, se presenta un breve resumen de las intervenciones en el Conversatorio.

El Rabino Alfredo Goldschmidt (Rabino de Bogotá desde 1974 y Gran Rabino de Bogotá desde 1991), nos mencionó en su introducción cómo el asunto de la identidad (es decir, quién, por qué y cómo debe ser judío) ha sido un asunto muy discutido y tratado en las diferentes corrientes de interpretación del judaísmo. Por una parte la identidad se considera ligada al aspecto hereditario (sanguíneo) reconocido por línea materna (se mencionó el intento de reforma para incluir la línea paterna), también se señaló el desafío que implica reconocer como judío a aquel que se somete a la práctica de la religión mientras, a la par, en las diferentes vertientes del judaísmo se discuten temas de forma y fondo en cuanto a cómo guardar preceptos y mandamientos de la Ley mosaica y porque adicionalmente ahora existe una fuerte corriente laica que se reconoce como judía pero que distan de ser fieles practicantes de las expresiones religiosas e incluso señaló el tema de los conversos.

Y es que este es más bien un fenómeno reciente (antes nadie quería tener que ver con lo judío), más o menos desde la década de los 70 es que mucha gente se empezó a acercar al judaísmo y buscó asumirlo a través de las diferentes puertas -corrientes reformista, ortodoxa, conservadora- así que, teniendo en cuenta todas estas variables, se puede señalar que hay diversas formas de identidad judía, el rabino afirmó “creo que nadie tiene, en este momento, derecho a decir que ´mi definición de ser judío es la verdadera”.

Sin embargo, seguidamente mencionó que en todo este gran debate en el que se encuentra inmerso el judaísmo, lo único que está claramente aceptado y soportado legalmente es  que toda persona judía que acepte o crea que hubo mesías en la persona de Jesús ya no es judía, de manera que para la ley israelí, si una persona judía decide entrar a una corriente mesiánica y luego quiere hacer Aliyá debe hacerlo como persona no judía, es decir que su decisión lo deja fuera de la identidad judía (para ese momento había una decisión reciente de la Corte Suprema de Israel -tribunal laico israelí no asociado al rabinato- que determinó este asunto en estos términos).

El rabino concluyó señalando su posición sobre la identidad judía y que, desde su filiación ortodoxa, reconoce que una persona que nace judía lo es sin importar lo que haga, pero que claramente desde allí se busca promover la observancia, la moral, la ética y el amor por Israel porque son determinantes de dicha identidad.

Finalmente señaló que quien quiera, puede guardar o practicar judaísmo; que por supuesto en él despierta gran admiración aquellos que buscan guardar un judaísmo apegado o muy similar a como fue en el siglo primero y que el amor profesado por Israel es también motivo de satisfacción, pero que definitivamente esta persona no puede ni debe hacerse llamar judío, y quien quiera serlo debe entonces cumplir con todos los requisitos del precepto alájico que naturalmente implica el proceso de conversión.

En este día la señora Raquel Celnik de Goldschmidt, esposa del Rabino, también intervino y para empezar se refirió “al fenómeno -reciente- … y un poco incomprensible…” que es recibir de parte de no judíos apoyo, acompañamiento y respaldo, en especial el que la comunidad judía ha recibido de parte de la Kehilat Yovel.

¿Quién es judío? La respuesta dada por la señora Celnik estuvo proyectada desde la visión ortodoxa y conservadora del judaísmo “es judío quien nace de una madre judía y también quien resuelve su amor al pueblo judío y su creencia firme en un Dios invisible por medio de un proceso de estudio previo y conversión con todos los procedimientos consecuentes como el examen ante un tribunal rabínico, el baño ritual en la mikve, etc.”

Desde el ámbito personal, la señora Celnik, reflexionó que el judío, para ser considerado como tal, debe practicar judaísmo y no apartarse deliberadamente de su fe. Punto aparte y diferente consideración merecen aquellos que fueron forzados a la conversión.

Respecto a la identidad, inclusión y aceptación de los conversos señaló que este ha sido un punto de quiebre en la ortodoxia pues mientras algunas líneas conservan estándares estrictos de observación de las tradiciones religiosas y se las imponen tanto al converso como al natural, otras han sido más laxas en la imposición y cumplimiento de las reglas y normas religiosas, así como en la inclusión y reconocimiento de los nuevos judíos.

Sobre la adopción del judaísmo, la señora Celnik presentó tres condiciones que considera básicas para aquel que desee hacerse judío. En primer lugar, amar al pueblo de Israel, en segundo lugar, reconocer sinceramente la creencia en un solo Dios invisible y que no tiene ninguna forma humana ni animal ni vegetal ni mineral y finalmente el deseo de pertenecer al pueblo, el mejor ejemplo de esto es la conversión de Rut.

Por otra parte, señaló el caso de quien quiere hacer conversión más por motivos puramente emocionales aquel “que admira al pueblo judío”, sobre esta persona ella considera que no es necesario que haga conversión, la empatía que siente por Israel puede hacerlo cercano al pueblo judío sin necesidad de renunciar a su esencia o de intentar alterar el judaísmo existente, ya que “el amor, apoyo y fidelidad” que nacen de esa unión genuina, considera la señora Celnik, es lo que “va a salvar el mundo”.

Marcos Peckel, profesor universitario y presidente de la comunidad ashkenazi, también presentó una visión muy personal y trató de responder a una pregunta planteada por el Pastor Raúl Rubio en el inicio del Conversatorio sobre si ¿practicar judaísmo hace judíos? “institucionalmente no, personalmente sí” fue la respuesta dada. Es decir, desde el punto de vista meramente institucional, sobre lo que ya se detuvieron los ponentes anteriores, la respuesta es no.

Sin embargo, consideró que alguien sí puede sentirse judío sin cumplir con los requerimientos institucionales, haciendo hincapié en que el judaísmo es la sumatoria de muchos puntos de vista, reglamentaciones e instituciones y sobre todo es una unidad sin una jerarquía unívoca reconocible a diferencia de, por ejemplo, la del catolicismo. Las prácticas religiosas han sido un fuerte aglutinante del judaísmo, pero cada vez menos (considera Peckel) son las únicas que determinan o definen la identidad judía.

El judaísmo es un proceso de constante construcción que se fortalece y progresa debido a que termina definiéndose también por causa de las interacciones y el desarrollo que tiene dentro de las sociedades en las que está inmerso, de manera que cada comunidad desarrolla diferentes formas de vivirlo (ejemplo de ello son las profundas diferencias entre judaísmo sefardí y judaísmo ashkenazi y los diferentes enclaves existentes en Yemen, Irán, etc., incluso existe judaísmo no creyente en Dios y aun así judaísmo). Insiste Peckel en que, contrario al sentido unívoco que puede generar la palabra identidad, todas estas diferencias fortalecen.

Continuó haciendo una reflexión sobre el judaísmo y cómo este puede verse más como un estilo de vida y un conjunto de normas que reglan y vinculan una sociedad y que no necesariamente dependen de una relación o reconocimiento de la divinidad, sino que se ha desarrollado en función de unas tradiciones e historia común.

Como conclusión Peckel señaló que es interesante que el Estado judío en sus 60 años de existencia no ha logrado responder la simple pero fundamental pregunta ¿Quién es judío?

Ya para finalizar y tratar de dar un marco teórico a la discusión sobre identidad, Viviana Valbuena politóloga de la Universidad Javeriana y Karen Sánchez politóloga de la Universidad Nacional, presentaron un breve resumen sobre el concepto de identidad y se invitó a hacer una reflexión sobre la identidad propia, es decir, ¿quiénes somos? Porque precisamente “en el sentido filosófico una identidad es lo que hace que una cosa sea lo que es”.

La reflexión sobre la identidad evidentemente invita no solo a pensarse como individuo sino precisamente en el marco que más impacta a un miembro activo de un grupo religioso, y es que “la religión como parte de la cultura de los pueblos es un factor de unificación social de ahí que la identidad religiosa pasa a ser parte de la identidad nacional de los pueblos… nuestra identidad determina nuestro comportamiento con los demás”.

La identidad, como se mencionó, es un determinante de la forma de existencia, de cómo nos relacionamos con el mundo, con los demás y sobre todo de cómo nos vemos a nosotros mismos, de cómo queremos que nos vean y cómo vemos a los otros, determinante de qué soy y qué no soy.

Este precisamente es el propósito y enfoque del Congreso Zehut -Identidad- que tendrá lugar en el marco de la Fiesta de Shavuot 2017, Brindar herramientas para pensarnos como creyentes, como mesiánicos, como nacionales de un país y aun así con la convicción de estar injertados en un pueblo.

***

Motivos de oración: Mayo 21 – 27

Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Mashiaj Yeshua.  [1 Tesalonicenses 5:16-18]

Acompáñanos a orar esta semana por los siguientes motivos:

  • Por la protección y bendición sobre el pueblo judío tanto en Eretz Israel como en la diáspora.
  • Por el proyecto Kesher (conexión) para el voluntariado en Israel.
  • Por la convocatoria a la unidad de los mesiánicos en Colombia.
  • Por provisión personal para el pago del medio shekel.
  • Por la Comunidad Mesiánica Yovel en: Neiva (Av. 19 # 33A – 14, Barrio la Orquídea-Buganviles).
  • Por la Comunidad Mesiánica Yovel en Coral Springs (10021 W. Sample Rd. Coral Springs, Florida 33065F – USA).
  • Oración por salud de los comunitarios y familiares de comunitarios: Juan David Rojas (niño), Adriana García, Paola Rojas y Alberto Reyes (padre de Steve Reyes).
  • Por las mamitas embarazadas (Marcela Duran, Karen Muñoz, Deini Torres, Pahola Clavijo, Zareth Manzón, Norma Mendoza, Laura Beltrán y Gina Paola Garzón)
  • Por el Coronel Julio Cesar Sánchez como comandante de la policía de Sucre.

Yom Huledet Sameaj: Mayo 21 – 27

Feliz Cumpleaños Esta Semana Para:

Carmen Piedad Díaz – 20 de may

Naomi Valero – 21 de may

Beatriz Mejía – 22 de may

Daniela Ramírez – 22 de may

Juan Camilo Castillo – 23 de may

Fanny Molano – 24 de may

Carlos Sánchez – 24 de may

Jaime Romero A. – 24 de may

Sara Huesa – 26 de may

Feliz Aniversario Esta Semana Para:

Jefferson Rozo y Deini Torres – 22 de may

¿Por qué, por qué, por qué?

Por Patricia Gil García

Si ahora ustedes me son del todo obedientes, y cumplen mi pacto, serán mi propiedad exclusiva entre todas las naciones. Aunque toda la tierra me pertenece, ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa”.  [Éxodo 19 5-6]

 En la vida del creyente, hay versículos que se han constituido en lo que llamamos “frases de cajón” que no es otra cosa que una frase que tenemos a la mano para usarse de forma corriente y a conveniencia propia además de ser usada a la ligera y sin detenernos un momento a pensar la profundidad que hay en ellas (este es el caso del verso con el que iniciamos hoy Éxodo 19: 5-6).

Continuamente lo usamos para hacer referencia a que hemos sido llamados a ser “reyes y sacerdotes” pero omitimos una parte muy importante y es el llamamiento que hay antes de ser obedientes y santos. Este verso transcurre (según la narración de la Torá al inicio del capítulo 19 de Éxodo) a los tres meses después de haber salido de Egipto apenas cuando se estaban organizando y justo antes de recibir los mandamientos del Eterno.

Después de construir el santuario en el desierto con todos sus utensilios, consagrar el servicio sacerdotal, pasar por el doloroso episodio del becerro de oro, el Eterno les da una nueva oportunidad y siguen adelante para ver la presencia del Señor manifestarse ante ellos; son entregadas todas las observancias  generales del servicio, convivencia y purificación de levítico, las fiestas que habríamos de celebrar por nuestras generaciones, el año sabático, sus normas, y finalmente  el capítulo de obediencia y desobediencia.

Luego de todo lo anterior inicia el libro de Bamidbar traducido al español como Números (en hebreo esta porción es nombrada como “en el desierto”)  allí el Eterno habla a Moshé cuando están por cumplir los dos años desde la salida  de Egipto y le pide hacer un censo por clanes y familias anotando por nombre a cada uno de los varones, elije a los encargados de realizar el censo. Los Levitas son separados y no censados por estar especialmente escogidos para el servicio del templo  y acto seguido el Eterno indica a Moshe la disposición de cada tribu para su ubicación alrededor de la tienda de reunión cada una con su estandarte y así llegamos al verso del que les quiero hablar el día de hoy: Números 1:54 “Los israelitas hicieron todo conforme a lo que el Señor le había mandado a Moshé”.

En todo el relato no hay una sola queja acerca del por qué deben censarse, o por qué sólo se anotaban los hombres, tampoco por qué sólo los de ciertas edades, o  por qué debemos ubicarnos al lado de esta u otra tribu, por qué debemos llevar un estandarte, por qué los levitas fueron los escogidos para el servicio, o por qué ellos no iban a las guerras, por qué, por qué, por qué?.

El pueblo en ese momento sólo se limitó a obedecer y seguir como lo dice Números 1:54 a hacer “todo” de acuerdo a la voluntad del Señor y así llegaron a ser la propiedad exclusiva, reino de sacerdotes, los hijos del Eterno quienes llevan su apellido y la bendición en todo sentido y quienes a pesar de las continuas persecuciones, de las guerras, de no tener un territorio por muchos años, continúan obedeciendo al Eterno, sus normas, leyes y preceptos y son celosos con ellos.

Entonces si queremos ser llamados reino de sacerdotes, reyes, nación santa  tenemos una gran pero hermosa tarea de conocer cuáles son las solicitudes del Altísimo para nuestras vidas como personas, pareja, familia y sociedad en general, ser obedientes y cumplir el pacto, tarea que no es fácil pero que Él nos prepara y lleva de la mano para guiarnos con todo su amor y ternura y que nos trae grandes satisfacciones y alegrías.

Así que queridos amigos tal como otro de esos versos de cajón, oremos al Eterno para que un espíritu obediente nos sostenga [Salmo 51:12b] y seamos contados como su propiedad exclusiva.

Shavua Tov!!!

***


Perfil Patricia Gil García

Patricia Gil García, junto con mi esposo cabezas del Ministerio “Parejas en Construcción” y con mi familia, miembros de la comunidad Yovel desde su inicio.  Me siento profundamente honrada y agradecida con el Eterno por permitirme compartir con ustedes algunos conceptos que espero sean de bendición para sus vidas.