Golpe por golpe

Por: Familia Delgadillo Zapata

“Ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie” [Exodo 21:24]

La parashá Emor (אֱמֹ֥ר Strong 559) que significa “Diles” contiene varias instrucciones una de las cuales es la famosa ley del talión:

“Al que lesione a su prójimo se le infligirá el mismo daño que haya causado: fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente. Sufrirá en carne propia el mismo daño que haya causado” [Levítico 24:19-20]

Esto quiere decir que en efecto todo se paga, el Señor todo lo recompensa pero también todo lo cobra, en todo caso surge una duda: ¿acaso debemos infringir el mismo daño a quien nos lo causó? La respuesta es NO porque así también dice el Señor: “Mía es la venganza; yo pagaré” [Deuteronomio 32:35], pero entonces ¿a qué se refiere entonces este versículo? ¿cómo podemos conciliar ambos conceptos? La duda no es menor porque esta es la directriz que el creyente debe seguir para responder a las vicisitudes de la vida.

Para empezar, debemos entender que todo lo que sucede es porque así el Creador lo quiso, que todo es para nuestro bien, pero sobre todo que hay un mensaje que el Creador desea transmitirnos en cada circunstancia y generalmente es “medida por medida”. Dicho esto, en cada cosa que nos ocurre estaremos en uno de los dos lados: hemos perjudicado a alguien y lo que nuestro Padre quiere es que hagamos un examen de conciencia para rectificar por nuestra propia cuenta el daño ó de lo contrario poco después estaremos del lado que recibe la corrección a manos de alguien más y lo que nuestro Padre quiere es motivar la reflexión, pero esta vez desde el lado que sufre.

Si a un hijo del Señor no se le cae un cabello sin permiso del Creador, mucho menos recibirá tribulación sin justificación y en últimas lo que el Señor quiere no es que juzguemos y menos aún que hagamos justicia por nuestras manos, lo que Él espera es que rectifiquemos el error pre o pos error, pero con Él nunca hay deudas, hasta los ángeles pagan [2 Pedro 2:4].

Teniendo claro esto ya tiene sentido las palabras de nuestro Mashiaj:

“Ustedes han oído que se dijo: <<Ojo por ojo y diente por diente>>. Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Si alguien te pone pleito para quitarte la camisa, déjale también la capa. Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda” [Mateo 5:38-42].

Cada persona que llega a nuestras vidas tiene el propósito de bendecirnos o de ser instrumentos para nuestra corrección. “Nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales” [Efesios 6:12].

¡Shavua tov!

***


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad.

Anuncios

Quiz Parashat Emor

Por Christian D. Hernández (Móshe)

Parashat Emor, Prueba tus conocimientos sobre la parashá en el siguiente quiz:

Inicia Aquí

***


IMG-20170506-WA0012

Psicólogo de la Konrad Lorenz Fundación Universitaria. Gabbai de la Comunidad Mesiánica Yovel y miembro del ministerio de danzas. Amante del hebreo.

Motivos de oración 4 – 11 de mayo

Hermanos míos, si alguno de ustedes se extravía de la verdad, y otro lo hace volver a ella, recuerden que quien hace volver a un pecador de su extravío lo salvará de la muerte y cubrirá muchísimos pecados.” [Santiago 5:19-20]

Acompáñanos a orar esta semana por los siguientes motivos:

  • Por el proyecto Kesher (conexión) para el voluntariado en Israel y USA. Por la unidad de los mesiánicos en Colombia. Por la Comunidad Mesiánica Yovel en: Tamarac, Fl. (8057 W. McNab Rd. Tamarac, FL 33321 – USA) y Neiva (Calle 21 # 27-46, Barrio el Jardín) también por el proyecto de comunidad en Honda (Carrera 16 # 7 – 48 Barrio Bogotá).
  • Oración por salud de los comunitarios y familiares de comunitarios: Catalina Garzón, Pastor Muñóz, Carolina Pérez, Jorge Duplat, Christian Marín, Ana Teresa Monroy, Jaime Beltrán, Tatiana Pacheco y Diana Beltrán. Y por las mamitas embarazadas (Rocío Delvalle, Erika Daza, Ana Katherine Galindo, Deini Torres y Carolina Sánchez) y por los niños de la comunidad.

Santidad: Tiempo, Paciencia, Esfuerzo

Por Rocío Delvalle Quevedo

“¿Podría ser el proceso del árbol incircunciso un reflejo de nuestro camino de santificación?”

En la parashá de esta semana, Kedoshim – Santos, el ETERNO da una serie de indicaciones acerca de cómo vivir en santidad, que incluyen algunas sobre los sacrificios, y la relación con el prójimo, entre otros. En medio de esto, también da unas instrucciones muy precisas sobre unos tiempos establecidos para comer los frutos de los árboles plantados cuando el pueblo de Israel entrara en la tierra. A primera vista, quizá plantar un árbol y esperar para comer su fruto, no tenga nada que ver con la santidad. Sin embargo, quizá podamos encontrar de esto un mensaje que nos cambie la perspectiva.

Ser kadosh o apartado, tiene en parte que ver con ser diferente en algunas o muchas características a los demás. El mandamiento dado en levítico 19:23-25 no se aplica a las plantas en general, sino solo a los árboles, y no a todo tipo de árboles. En la traducción que nos ha llegado en español se refiere a cuando siembres toda clase de árboles frutales. Sin embargo, como lo he mencionado en otros artículos, desde la perspectiva de la botánica todos los árboles dentro de las angiospermas dan fruto, aunque muchos de estos frutos no son consumibles por el ser humano. Por ejemplo, el eucalipto o el urapan.

Sin embargo, el ETERNO creador de todo, y de cuyas manos al descubrir y escudriñar su creación surge la ciencia, en el idioma original en que fue dado, el hebreo, dejó aún más explícito el tipo de árboles al que se refería. En hebreo dice “Kol etz maajal” que se puede traducir de forma más precisa como “Todo árbol para alimento”. Es decir, los árboles sobre los que recaía este mandato eran específicamente aquellos que eran sembrados con el objetivo de producir frutas que sirvieran de alimento.

Tengamos en cuenta en este punto lo siguiente: en el mundo de la agricultura, diferentes especies de plantas se han domesticado para ser aprovechadas para alimento. De éstas muchas son herbáceas, de algunas se aprovechan sus hojas, de otras sus raíces y de otras sus frutos. Aunque no soy una agricultora en todo el sentido de la palabra, hace poco tuve una experiencia de intentar una pequeña huerta experimental y me di cuenta de una cosa. Producir hojas (lechuga, espinacas, acelgas) es relativamente más fácil y más rápido; desde el momento que se siembra la semilla hasta que se hace la cosecha, es poco el tiempo que pasa y, guardando las proporciones y excluyendo algunas variables, es relativamente poco el esfuerzo que se requiere. En el siguiente nivel, en mi experiencia personal, se encontraron los llamados tubérculos (p. ej. zanahorias, rábanos). Ya en éstos, no solo es esperar a que crezca la hoja, sino que éstas lleven a cabo de forma eficiente su función fotosintética y que haya una correcta movilidad de los productos de la fotosíntesis dentro de la planta, de tal modo que lleguen a la raíz y la enriquezcan. Para ahí sí hacer la cosecha y aprovechar el producto.

Luego de eso vendrían aquellas especies que son herbáceas que producen fruto (p. ej. tomates, fresas, calabazas). En los dos casos anteriores el producto aprovechable no requería que las flores se formaran en la planta, aunque las especies traían la potencialidad de producir dichas estructuras. De hecho, en algunos casos se debe evitar que la planta llegue al estado de flor, porque esta estructura comienza a competir, por ejemplo, con el tubérculo por las moléculas energéticas y disminuye la calidad del producto. Por el contrario, en especies como la fresa o el tomate, es necesario que además que la semilla germine y crezcan las hojas, se formen otras estructuras como las flores. Y no solo esto, sino que éstas deben ser correctamente polinizadas y fecundadas, los frutos deben comenzar a cargarse y sufrir un sinfín de cambios metabólicos que requieren de muchas condiciones, materia y energía de la planta y su medio, para conseguir el propósito perseguido, los frutos para alimento.

Todos los casos mencionados hasta el momento nos referimos a herbáceas llevadas desde la semilla. Pero les quiero confesar, que en la experiencia que tuve, hubo algo que me costó mucho trabajo y de hecho no logré, llevar un árbol desde la semilla. Pude mantener aquellos que habíamos sembrado ya como plántulas, pero me di cuenta que los árboles, en sus primeras etapas de germinación y establecimiento, requerían muchos más cuidados de los que en ese momento yo les podía brindar. Esto en parte, entendí, está relacionado por unas características de crecimiento individual y poblacional, así como de la fisiología y ecología que diferencia una planta herbácea de un árbol.

Las plantas herbáceas suelen ser de ciclo corto, es decir, que aunque tienen un crecimiento y desarrollo fisiológico muy rápido, normalmente, suelen ser anuales (viven un año), máximo bianuales (viven dos años), y a menudo producen una sola cosecha. Es decir, que prontamente logramos ver “el resultado que buscamos” pero tan pronto lo entrega, en la mayoría de los casos, la planta muere y toca comenzar nuevamente el proceso desde la siembra.

Por el contrario, los árboles, como les contaba, tienen un crecimiento y desarrollo fisiológico, comparativamente hablando, muy lento. Se toman su tiempo para germinar, para sacar la primera hoja, para establecerse. A nivel poblacional, muchas de las semillas no logran germinar, y de las que lo logran muchas no logran establecerse y crecer. Al final, son relativamente pocos los árboles de la población que llegan a adultos. Pero es que los árboles no solo “producen hojas” tienen que desarrollar una raíz mucho más fuerte y gruesa, así como un tronco que tiene que hacerse leñoso, esto implica más gasto energético para los árboles en la construcción de su propio ser, que el requerido por una herbácea. Aparte de todo, en la mayoría de los casos, aunque no todos los árboles frutales son para alimento, en la mayoría de los casos los “árboles para alimento” sí son sus frutas las que son aprovechadas. Osea que después que ha hecho toda la inversión en tronco, raíz y hojas, el árbol tiene que producir flores, lograr atraer a los polinizadores, que sus flores sean polinizadas y fecundadas, para que finalmente cuajen y se llenen sus frutos con la fotosíntesis que está realizando.

Ahora, pensemos por un momento que después de todo el tiempo que ha pasado y la energía que ha invertido, llegamos al mandamiento que encontramos en esta parashá, que ese primer fruto que produjo con todo ese esfuerzo y con la intención de ser consumido para alimento, es considerado incircunciso, no apto y “no será aprovechado”; y así, como dice “durante tres años no comerán su fruto”…

Pero un momento, hay otra característica de los árboles que los diferencian de las hierbas, y es que los árboles suelen ser de ciclo largo, es decir, viven y producen fruto (después de que dan el primero) durante muchos años. Es así, que después de todos los años de incircucisión y la alta inversión energética, el mandamiento dice claramente que el cuarto año todo el fruto se dedica (se consagra, es apartado “Kol priyó kadosh”) en una celebración a Adonai (hilulim laAdonai). Y del quinto año en adelante, no solo ya se podía aprovechar el fruto, sino que el ETERNO promete que, habiendo hecho caso de todas sus instrucciones previas, haría crecer sus frutos y sus cosechas.

Pensemos entonces por un momento, que según la interpretación judía de la Torá y la Tanak, el ETERNO compara al ser humano con los árboles. Y quiero invitar a que todo el proceso que he relatado lo pensemos, considerando el producto aprovechable (las frutas para alimento) como el propósito que el ETERNO tiene para nuestras vidas. Como también lo he dicho en otros momentos, en el momento en que el Altísimo nos aparta como su pueblo, nos hace diferentes. Esto puede implicar, que los procesos en nuestra vida sean mucho más largos, que los de las demás personas que vemos a nuestro alrededor. Que es mucha nuestra inversión tanto material como espiritual, y quisiéramos “ya” ver el fruto del propósito de Di-s cumplido en nuestra vida. Pero quizá debamos entender lo que dice en el salmo 73, vemos que “… los impíos, sin afanarse, aumentan sus riquezas…” pero hasta que entramos en el santuario del Altísimo comprendemos cual “será el destino de los malvados… en un instante serán destruídos…”. Quizá esos impíos son como esas plantas herbáceas que “rápidamente y con poco esfuerzo” muestran y alardean de sus logros, pero que tan pronto eso pasan mueren, o vienen a la ruina, otros toman su lugar y vuelven a comenzar. Quizá nuestro proceso en el Señor, implican inversiones, esfuerzos y tiempos que en algún momento nos llevan a decir: “en verdad ¿de qué me sirve mantener mi corazón limpio y mis manos lavadas en inocencia, si todo el día me golpean y de mañana me castigan?

Pero después de entrar en el Santuario del Eterno y comprender que debemos seguir creciendo, fortaleciendo nuestro tronco y raíces, produciendo flores, comenzar a dar fruto hasta que Él lo establezca, finalmente podremos decir con gozo que el ETERNO es nuestra herencia eterna y que con él podremos cumplir el propósito y dar un fruto abundante, en su tiempo, por mucho más tiempo y que sea de beneficio para quienes fue planeado desde el principio por el gran Agricultor.

Shavua tov!

***

Rochi-6_WEB

Soy Bióloga con maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia. Creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna, miembro activo de la Comunidad Mesiánica Yovel y felizmente casada. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales.

Motivos de oración 28 de abril – 4 de mayo

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. [Filipenses 4:6]

Acompáñanos a orar esta semana por los siguientes motivos:

  • Por el proyecto Kesher (conexión) para el voluntariado en Israel y USA. Por la unidad de los mesiánicos en Colombia. Por la Comunidad Mesiánica Yovel en: Tamarac, Fl. (8057 W. McNab Rd. Tamarac, FL 33321 – USA) y Neiva (Calle 21 # 27-46, Barrio el Jardín) también por el proyecto de comunidad en Honda (Carrera 16 # 7 – 48 Barrio Bogotá).
  • Oración por salud de los comunitarios y familiares de comunitarios: Catalina Garzón, Pastor Muñóz, Carolina Pérez, Jorge Duplat, Christian Marín, Ana Teresa Monroy, Jaime Beltrán, Tatiana Pacheco y Diana Beltrán. Y por las mamitas embarazadas (Rocío Delvalle, Erika Daza, Ana Katherine Galindo, Deini Torres y Carolina Sánchez) y por los niños de la comunidad.