PIEDRAS PRECIOSAS COMO OFRENDA

Por Martha Tarazona

Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos…piedras de ónice, y piedras de engaste para el efod y para el pectoral”. [Ex. 35.4-9]

Las piedras preciosas eran una de las ofrendas que el Eterno ordenó a Moshé, que los hijos de Israel tomaran para Él.

A lo largo de los siglos las piedras preciosas se han relacionado con numerosas propiedades mágicas y medicinales, relacionadas con los signos zodiacales y usados como símbolo para el ocultismo. Sin embargo en lo espiritual tienen un gran valor, tanto que el sacerdote las llevaba en el pectoral.

Una piedra preciosa es definida como un mineral (por lo tanto un objeto natural), hermoso, raro, duro y resistente.

-Una piedra preciosa debe ser un mineral, es decir un objeto formado en la naturaleza de modo espontáneo y sin la intervención del hombre.

-Una piedra preciosa debe ser hermosa, la apreciación de una piedra preciosa se basa en datos objetivos, por ejemplo, características ópticas como el poder de dispersión (denominado juego de luces), el color, la transparencia y el elevado grado de refracción.

– Una piedra preciosa debe ser rara, la rareza es un término ligado a la naturaleza humana, que prefiere las cosas difíciles de obtener, independiente del precio, nadie se adornaría con rubíes si las orillas de los océanos estuvieran llenas de estas piedras.

– Una piedra preciosa debe ser dura y resistente, debido a que un arañazo en la superficie, o un desgaste de los ángulos o una escasa resistencia, reducirá el precio de la piedra y la hará poco atractiva.

El Eterno siempre pide de nosotros lo mejor, sin embargo hay muchas piedras que son sintéticas es decir, formadas con la intervención del hombre, y que algunas veces casi no se distinguen de las naturales. Dios quiere que la intervención de nuestra vida sea su santo espíritu que es el único que puede transformar nuestra esencia, para poder ser transparentes ante Dios y ante los hombres, no que parezcamos una piedra preciosa y al examinarla sea algo sintético que no tiene valor.

Una piedra hermosa está definida como una piedra que da luz. Bajo esta premisa, nosotros debemos ser luz del mundo, si somos una piedra original.

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos “ [Mt. 5:14-16].

Una piedra es dura y resistente, el Eterno desea que nosotros seamos fuertes y valientes [Jos 1:9], que seamos como el roble capaces de soportar las adversidades, que no seamos como las olas del mar que son arrastradas por el viento y echadas de una parte a otra [Stg 1:6]

Las piedras preciosas tienen un gran valor y quienes las poseen las tienen aseguradas contra pérdida, éstas se heredan de padres a hijos y es como tener una propiedad que les da el aval para hacer créditos o negocios.

Si las piedras preciosas se usaban como ofrenda, Dios quiere que le entreguemos una ofrenda pura, sin mancha, original, hermosa, luminosa, fuerte, y rara, por qué rara?  Porque en la sociedad actual ser una piedra con las características que se han definido no es fácil, y solo los que conocen de piedras preciosas las pueden valorar, los que no confunden las sintéticas con las originales, sin poder identificar la luminancia, la cromaticidad y el tono del color.

Que seamos piedras preciosas solo trabajadas con la intervención divina, como barro en las manos del alfarero, para poder ser transformados día a día, y poder llegar a la plenitud en Yeshúa HaMashiaj.

 

Referencia

Borelli Alessandro, Cipriani Curzio. 1986. Guia de piedras preciosas. Gijalbo, España., primera edición, pág. 384

***


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

Anuncios

TERUMÁ (תרומה) MADERA PARA EL ENCUENTRO

Por Rocío Delvalle Quevedo

En la parashá (Porción de la escritura) Terumá (Shemot/Exodo 25:1-27:19) encontramos una descripción de los elementos que conformarían el mishkan (Tabernáculo de reunión) durante el tránsito de los hijos de Israel por el desierto. De entre todos éstos elementos casi todos (el arca y sus varas, la mesa y sus varas, los tablones y sus travesaños, así como el altar y sus varas) debían ser hechos de madera de acacia.

Acacia es el nombre común que reciben algunas especies de árboles de la familia taxonómica Fabaceae, y se encuentran dentro de la subfamilia Mimosoideae. Existen unas 1300 especies en el mundo (1) y numerosas variedades de este árbol, que se caracteriza por su frondosidad, su espectacular colorido y las espinas que cubren sus ramas (1). En el texto en hebreo se nombra como madera de שטים/shitim (2) y se cree que la variedad conocida como Acacia Roja o Acacia Seyal fue usada por los egipcios para la elaboración de ataúdes y fue la que usaron los israelitas en la construcción del mishkan (Tabernáculo de reunión)(3).

La acacia se usa de forma habitual en la decoración de jardines y parques (1). Pero es su madera la que se aprecia de forma más especial por su durabilidad, acabado brillante y variedad de formas(3). La madera resulta del tejido ya muerto y endurecido de lo que en principio constituye el sistema de vasos conductores a través de los cuáles el árbol transporta el agua y los minerales absorbidos del suelo por la raíz hacia todas las partes del árbol. Técnicamente se conoce como Xilema que da rigidez mecánica al tallo y transporta la corriente de agua y sustancias disueltas (savia bruta) desde la raíz hasta la hoja(4).

Parece interesante que el elemento (madera) con el cual se elaboraron varios de los implementos del sitio de Reunión entre el Eterno y su pueblo, corresponde a una parte sumamente vital para el árbol, que alimenta su interior con agua y minerales. Cuán importante es que en nuestros tiempos de reunión con el Altísimo su Ruaj HaKodesh (Espíritu Santo) cuyo templo es nuestros cuerpo [1 de Corintios 6:19], inunde nuestros labios con los manantiales de agua que vienen con la alabanza, así como lo hacía Miriam (Maria la hermana de Moisés) la profetiza [Shemot/Éxodo 15:20-21]; que en nuestro corazón rebosen las palabras de su Torá  que nos alimentan cual minerales a las plantas y que seamos repletos con la presencia en nuestras vidas del agua de vida que es Yeshúa nuestro Mashíaj  [Juan 7:37-38].

  1. http://www.bethaderej.com/estudios-semanales/madera-de-acacia/#.UQHoDR00EeM
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Acacia
  3. http://www.wisegeek.org/what-is-acacia-wood.htm
  4. SINNOTT EW & WILSON KS. Capítulo 7: El Tallo. Botánica: Principios y problemas. C.E.C.S.A. 1963.

***


IMG_5236

Soy Bióloga con maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia. Creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna, miembro activo de la Comunidad Mesiánica Yovel y felizmente casada. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales. En ocasiones me doy licencia de poeta, siempre alabando al Altísimo por las maravillas de su creación.

El Camino largo no siempre será el más largo

Por Sebastian Molina

Es una reacción natural del ser humano tomar los atajos para llegar más fácil o rápido a su destino. Por ejemplo: la gran mayoría de nosotros hemos escuchado en algún momento de nuestras vidas el típico “¡vámonos por el atajo!”, o el “¡hágale por ahí que es más rápido!”. Es muy extraño escuchar a alguien diciendo que en su viaje de vacaciones prefirió irse por el camino más largo para aprovechar la vista de los paisajes.

Considero que en la actualidad experimentamos un juicio divino; el del acortamiento de los días, ya que el tiempo, en definitiva, no alcanza para nada… Este fenómeno es algo curioso, porque la tecnología y el sistema en el que vivimos nos debería permitir tener más tiempo para tener una mejor calidad de vida. Ya no es necesario ir a una oficina de correos para enviar una carta, ya que, de hacerlo así, llegaría a su destino en dos días. El contador por ejemplo ya no utiliza calculadoras o material físico para llevar las cuentas de una empresa.  Casi absolutamente todo está sistematizado; entonces, ¿qué nos está pasando?, ¿Por qué no tenemos más tiempo? La respuesta podría estar en que hemos decidido tomar el camino más corto.

El afirmar que hubiera sido mejor el camino corto que el internet, las redes sociales y la tecnología en general no surgiera, sonaría muy retrogrado. Pero esta afirmación muchas veces viene a mi cabeza por el mal uso o efectos colaterales que estos han dejado por el camino.

Algunos rabinos muy conocidos en Israel afirman que la guerra contra Gog y Magog hace mucho inició. Pero no en las condiciones y escenarios que muchos esperarían ver. Es decir, muchos creemos que este enfrentamiento es de proporción bélica, pero estos rabinos manifiestan que este enfrentamiento se está desarrollando en un plano espiritual. ¿Será que esto mismo lo advirtió Yeshúa cuando dijo: no teman al que mata el cuerpo sino al que mata el alma? Hace mucho escribí un artículo donde traía a relación el comentario de un rabino el cual decía que vivíamos la época de la “Shoah Espiritual” y que esta estaba dejando más víctimas que las que dejó en su momento la “Shoah física” todo por el contenido nocivo que estaba encontrando el pueblo del Eterno en las redes.

Por ejemplo: Las personas adictas al uso de las redes sociales, según estudios recientes, se sienten más solas, deprimidas, o frustradas. Los individuos o usuarios de estas redes sienten más emoción el recibir de un amigo un “like” de una foto que ir hasta su casa la cual está a quince minutos para verlo y charlar con él. Según este ejemplo, ¿Cuál es el camino corto y el camino largo? Di-s nos respondería como un padre algo como –Deje de estar pegado a ese aparato (camino corto) y vaya más bien hasta la casa de su amigo (camino largo) y comparta con él.

Este ejemplo nos lleva a entender porque Hashem decidió que el pueblo al salir de Egipto tomara el camino largo para su bien. Dado que “físicamente” no estaban preparados para tomar el corto por el simplemente hecho de que al ir por el camino filisteo se encontrarían con un pueblo fuertemente armado, lo cual los desmoralizaría, y los conllevaría a un posible retorno a Egipto.

Ahora este suceso tiene un trasfondo espiritual. El pueblo de Israel al salir a Egipto no contaba con la Torá. Si tomaba el camino corto (filisteo) se encontraría con un pueblo que había asumido como dioses a las deidades cananeas (dagon, astarté, baal), lo que quiere decir que se encontraría que un pueblo con unas convicciones espirituales muy fuertes. Indudablemente, si Israel tomaba ese camino habría un gran riesgo de adoptar como dioses a dichas deidades. Hashem siendo consciente de ello, envía a su pueblo por el camino largo, el de la Torá. Este implicaría que el pueblo debía pasar por un proceso largo de formación para hacerse fuerte; lo que lo facultaría en un futuro ingresar con absolutas convicciones espirituales a un territorio sumido en la idolatría.

Es interesante ver que en esta parashá nos relata como los Israelitas se quejaron. Dando muestra que el camino largo para ellos no fue una mejor elección, dado que en Egipto lo tenían todo, y no tenían que cumplir según lo entiendo yo, una serie de mandamientos, estatutos y preceptos. Lo fácil, es decir, el camino corto, hubiera sido también quedarse en Egipto quien simboliza la esclavitud al pecado.

El pecado siempre representará el camino fácil, o el corto. Será siempre fácil acceder a él ya que su puerta es espaciosa. Mientras que el camino a la santidad, será el más largo y estrecho, ya que implica esfuerzo y paciencia. Por esa razón es que en la actualidad entender los caminos del Eterno es difícil, dado que la sociedad nos dictamina que entre más rápido y fácil es mucho mejor.

Shavua Tov!

***


11150884_10152814909171593_7159711113410870744_n

Sebastian Molina M

A sus veintitrés años conoce al Señor en un contexto cristiano. Al poco tiempo de conocerlo siente un llamado a las raíces hebreas de la fe y es allí donde llega a la comunidad Yovel a finales del año 2009. Casado con Angie Ramírez en la Kehilat Yovel y con su hijo Eitan, hacen parte de una de las familias que conforman la comunidad. En la actualidad, además de escribir artículos para la revista digital Shavua Tov, sirve en el ministerio de jóvenes, y dicta clases a los chicos de “cerca al mandamiento”.

Juntos pero no revueltos

Por Natalia Lara

¿Qué tienen en común Yeshúa, Yosef y los macabeos? ¿Y qué tienes en común tú con ellos?

Esta semana se comparten las lecturas de dos historias maravillosas: la parashá Miketz / מקץ (“Al cabo de”, Gn 44:1-44:17) y la conmemoración de la fiesta de Januca (Macabeos I y II). La parashá Miketz narra cómo después de interpretar los sueños del Faraón, Yosef, asciende como segundo al mando en Egipto, se encarga de almacenar el alimento en los años de abundancia y distribuirlos durante la no abundancia, y finalmente tiene la oportunidad de reencontrarse con sus hermanos aun cuando estos ignoran que se trata del hermano menor que alguna vez abandonaron. La fiesta de Januca, por su parte es la historia de la lucha de los judíos contra los griegos y el helenismo, pero también de los judíos leales al judaísmo contra los judíos que se habían helenizado y estaban del lado de los griegos (Año 167 a. E.C). Aunque la lucha duró 25 años, después de los 3 primeros, los macabeos lograron recuperar y purificar el templo, y volver a encender una menorá improvisada, ya que la original había sido derretida por los griegos [Macabeos I 4:52-56] y aunque solo tenían aceite especial para un día, el Eterno permitió que el aceite permaneciera encendido durante ocho días, hasta que se prensó aceite nuevo y se llevó al templo, milagro que conmemoramos en la fiesta de Januca.

¿Qué tienen en común ambas historias? Que nos demuestran cómo es posible que en medio de la oscuridad brille la luz. Por su parte, Yosef mantuvo la diferencia a pesar de estar en medio de los egipcios: persistió en la pureza sexual [Gn 39:7-15], no comía su comida [Gn 43:32], no adoraba sus dioses [Gn 39:23, 40:16] y mantuvo en sus hijos la identidad de ser hebreos [Gn 41:51-52]. Del mismo modo, los judíos que permanecieron firmes contra el helenismo, hicieron caso omiso a las prohibiciones que impusieron los griegos contra el servicio en el templo, el Shabat y las fiestas, la brit milá -circuncisión-, las leyes de kashrut -comidas permitidas- y el estudio de la Torá, aunque significaba la pena de muerte [1 Macabeos, 1:44-50].

Hay muchos ejemplos tanto el Tanaj (Antiguo testamento) como en la Brit Hadashá (Nuevo testamento) de personajes que han sido diferentes en medio de su tiempo, que han sido luz en medio de la oscuridad: Yehoshua, Daniel, Jeremías, Timoteo, Rav Shaul… Pero el mejor ejemplo de todos es nuestro Mesías Yeshúa: judío de nacimiento [Mt 1:1-16], permaneció firme en la Torá [Mt 5:17] y aun cuando fue tentado en todo no cayó [Mt 4:1-10].

Ser diferentes nunca va a ser fácil. Implica perseverancia, disciplina y esfuerzo. Pero sobre todo fe en el Eterno, estar dispuestos a obedecer a aquel que nos exhorta “Sean santos porque yo soy Santo” [Lv 19:2, 20:7]. Hacerlo es nuestras propias fuerzas es prácticamente imposible. Es por eso que necesitamos en nuestra vida, a aquel que es capaz de compadecerse de nuestras debilidades, pues, aunque fue tentado en todo, aunque sin pecado [Heb 4:15]. Ya que Yeshua es la luz verdadera que vino al mundo y la oscuridad no puso en contra de ella [Jn 1:5,9]. Si hemos aceptado a Yeshua como nuestro salvador, entonces, la oscuridad que nos rodea no puede ser más fuerte que su luz que nos alumbra.

El reto para estos tiempos entonces -y para el resto de nuestras vidas- es podernos mantener firmes en la diferencia, permanecer en las enseñanzas y el ejemplo de Yeshúa, para así hacer que reflejemos su luz y podamos brillar en medio de las tinieblas.

Shavua tov!

Fuentes

  1. http://www.aishlatino.com/judaismo/historia/curso-rapido/La-rebelion-de-los-Macabeos.html
  2. http://www.bibliacatolica.com.br/biblia-latinoamericana/1-macabeos/

***

 


IMG_20160260_092247

Soy hija de Di-s, recién casada, miembro de la Kehilat Mésianica Yovel, pediatra y por misericordia del Padre Eterno trabajo con los niños de la reclusión de mujeres El Buen Pastor en Bogotá.

 

CLAMA A MÍ

Por Martha Tarazona

A continuación se citarán cuatro  historias con algo en común: la esterilidad y el clamor, y cómo el clamor al padre celestial, abrió cada matriz para dar a luz hombres con un propósito específico para la humanidad.

De Yacob salieron las 12 tribus de Israel y entre éstas José, el hijo de su amada Raquel.

  • SARA- ABRAHAM

De Sara, la Torá relata de su esterilidad, del cambio de nombre que hizo Di-s a Saray y a Abram y de que Abraham sería padre de naciones y Sara sería madre de naciones.

En Génesis 16:2, Sara habla de su esterilidad “Dijo entonces Sara a Abram: Ya ves que Di-s me ha hecho estéril…”. Luego, Di-s le cambia el nombre a Abram: “y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchas naciones” [Gén. 17:5], pero a Sara su esposa, también le cambia el nombre: “Dijo también Elohim a Abraham: A Sara tu mujer no la llamarás Saray, más Sarah será su nombre” [Gén. 17:15].

Di-s introduce la letra en Hebreo ה (Hey, valor numérico 5), en ambos nombres. Según lo expresa Rashí (Gén.II,4), “esta letra es el símbolo de la fecundidad, con ella creó Di-s este mundo, y esta fue la letra que añadió Di-s a los nombre de Abraham y Sarah para que tuviesen ambos la facultad de procrear” (1).

Di-s le promete un hijo Abraham y Sarah, y la promesa de que será madre de naciones y que reyes de pueblos vendrán de ella [Gén. 17:16]. “Y llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, que le dio a luz Sara, Isaac” [Gén.2:3].

  • REBECA- ISAAC

La Torá, relata que Rebeca era estéril, “y oró Isaac a Di-s por su mujer, que era estéril, y lo aceptó Di-s y concibió Rebeca su mujer” [Gén. 25:21] y habían gemelos en su vientre, Esaú y Yacob. En esta historia, Isaac clama y Di-s responde.

  • RAQUEL Y YACOB

“Y Yacob amó a Raquel, y dijo yo te serviré siete años por Raquel tu hija menor” [Gén. 29:18]. Sin embargo, igual que las historias anteriores Raquel era estéril [Gén. 29:31].

Como en el caso de Sara, Raquel dio sus siervas a Yacob para tener hijos por medio de ellas, pero al final, “se acordó Di-s de Raquel, y la oyó Di-s y abrió su vientre y concibió y dio a luz un hijo… y llamó su nombre Yosef, al decir añada Di-s a mí otro hijo” [Gén. 30:24]. Y Di-s le concibió otro hijo: Benjamín.

  • ANA-ELCANA

En 1 Samuel 1:11, la biblia nos relta de otra mujer estéril, Ana esposa de Elcana, “…aunque Di-s no le había concedido tener hijos” [1 Sa. 1:5].

En esta historia, Di-s no les cambia el nombre, sin embargo tanto Elcana (אלקנה = 186), como Anah (אנה=56), en hebreo tienen la letra hey (ה). Di-s tampoco le hace una promesa a Ana, de tener un hijo, como lo hizo con Sarah, Di-s escuchó su clamor “y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Di-s se acordó de ella” [1 Sa. 1:19]. Y Ana concibió y le puso por nombre Samuel [1 Sa. 1:20].

En los cuatro casos anteriores, se puede determinar que las mujeres tenían en común la esterilidad y cómo el Eterno abrió sus vientres para que de ellas nacieran hombres de Di-s como Isaac, Jacob, José y Samuel.

En cada caso Di-s obró de una manera diferente, en Sara y Abraham, cambiándoles el nombre y haciéndoles la promesa.

En Rebeca e Isaac escuchando el clamor de Isaac. En Raquel y Jacob, Di-s escuchó el clamor de Raquel y obró. Y por último en Ana y Elcana, Di-s escuchó el clamor de la mujer y abrió su matriz.

De estas mujeres nacieron hombres con un gran legado para la humanidad, de Raquel-Lea-Jacob y sus siervas, nacieron las 12 tribus de Israel. [Gén. 29:31-24].

  • De Lea-Yacob (6 hijos, 1 hija- Dina):
  1. Rubén: Miren un hijo
  1.  Simeón: Escuchar. Di-s escuchó que Lea era menospreciada.
  2. Levy: Unir. Esta vez se unirá mi marido conmigo, porque le he dado a luz tres hijos.
  3. Judá: Alabaré. Alabaré a Di-s.
  4. Isacar: Recompensa. Di-s me ha dado mi recompensa por cuanto di mi sierva a mi marido.
  5. Zabulón: Morará. Morará conmigo mi marido porque le di 6 hijos.
  • De la Sierva de Lea (Zilpa)- Yacob ( 2 hijos):
  1. Gad: Dicha-Fortuna. Dijo Lea vino la dicha.
  2. Aser: Feliz. Y dijo Lea “para dicha mía porque las mujeres me dirán dichosa”.
  • De la Sierva de Raquel (Bilha)- Yacob (2 hijos)
  1. Dan: El juzgó
  2. Neftalí: Luché. Luché con mi hermana y he vencido.
  • De Raquel-Yacob (2 hijos)
  1. José: El añade. Añada Di-s a mí otro hijo. Di-s ha quitado mi afrenta.
  2. Benjamín: Hijo de la mano derecha. (Y murió Raquel cuando lo dio a Luz).

Cuando Yacob muere, bendice a sus 12 hijos, que representan las 12 tribus de Israel, y a José que fue el hijo esperado de su amada Raquel, lo pone de príncipe entre sus hermanos [Gén.49:22-26] “Rama fructífera es José, Rama fructífera junto a una fuente,
Cuyos vástagos se extienden sobre el muro. Por el Di-s de tu padre, el cual te ayudará, Por el Di-s Omnipotente, el cual te bendecirá, con bendiciones de los cielos de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones de los pechos y del vientre. Las bendiciones de tu padre, Fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; Hasta el término de los collados eternos, serán sobre la cabeza de José, y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos”.

En la primera historia de Sara y Abraham, una promesa era que reyes de pueblos vendrán de ella [Gén. 17:16], entonces, de Sara y Abraham, viene Isaac, de Isaac y Rebeca viene Yacob; y de Raquel y Yacob viene José, y comienza a cumplirse la promesa, que vendrían reyes, y de la misma genealogía viene nuestro mesías Yeshúa, hijo de Yacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham [Mt. 1:1-17], rey de reyes y señor de señores.

Si del clamor de una mujer estéril, pudo venir nuestro Mesías, Él es quien escucha nuestro clamor y nos dice, en cualquier situación, en cualquier esterilidad sea personal, laboral, familiar o sentimental “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” [Jer. 33:3].

Referencias

(1). Munk Elie (2001). La voz de la Torah. Comentario del pentateuco. Edición original en francés, fundación Samuel y Odette Levy. Segunda Edición.

***

 


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

¿Solos y solas?

Por Familia Delgadillo Zapata

Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida. [Prov 4:23]

La parashat Jayei Sara comienza narrando la cantidad de años que Sara vivió, también encontramos como Abraham compra la cueva de Majpelá por 400 Shekels de plata a Efrón el hitita en presencia de todo el pueblo, para poder allí enterrar a su esposa Sara. Después encontramos como Abraham le encomienda a su mayordomo Eliezer la gran misión de ir en búsqueda de una esposa para su hijo Iztajk (Isaac), dándole dos indicaciones precisas acerca del lugar y la familia de donde debía provenir esta mujer. “Un día, Abraham le dijo al criado más antiguo de su casa, que era quien le administraba todos sus bienes: ―Pon tu mano debajo de mi muslo, y júrame por el Señor, el Dios del cielo y de la tierra, que no tomarás de esta tierra de Canaán, donde yo habito, una mujer para mi hijo Isaac, sino que irás a mi tierra, donde vive mi familia, y de allí le escogerás una esposa.” [Gen 24:2-4].

Eliezer parte con destino a la ciudad de Najor en Aram Najarayin, él ora al Eterno para que le ayude a identificar la mujer que ya, desde el principio de la creación, había sido elegida y apartada para ser esposa de Iztajk. Casi de inmediato El Eterno respondió la oración de Eliezer: “Aún no había terminado de orar cuando vio que se acercaba Rebeca, con su cántaro al hombro. Rebeca era hija de Betuel, que a su vez era hijo de Milca y Najor, el hermano de Abraham.” [Gen 24:15], Rivka (Rebeca) acepta ir con Eliezer y ser la esposa de Iztajk.

En esta parashá podemos encontrar lo que El Eterno espera que hagamos en la búsqueda de nuestra media naranja, o la de nuestros hijos. De aquí, podemos extraer la importancia de esta decisión, hagamos un leve repaso, dice que Eliezer no había terminado de orar cuando El Eterno da respuesta a su oración. Cuando el propósito es santo, Él, nuestro amado rey, no tarda en responder. “Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo, y no vuelven allá sin regar antes la tierra y hacerla fecundar y germinar para que dé semilla al que siembra y pan al que come, así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos.”[Isa 55:10-11].

La elección de quien será nuestra compañía en este camino que se llama vida es todo un reto, reto que nuestro Abba (Padre) espera que asumamos con la importancia, sensatez, y humildad que este merece. Es arrogante pensar que solo basta con nuestro propio juicio para la toma de tan determinante decisión; de nuestros patriarcas aprendemos como está escrito: “El Señor, el Dios del cielo, que me sacó de la casa de mi padre y de la tierra de mis familiares, y que bajo juramento me prometió dar esta tierra a mis descendientes, enviará su ángel delante de ti para que puedas traer de allá una mujer para mi hijo.” [Gen: 24:7], está escrito:” enviará su ángel delante de ti para que puedas traer de allá una mujer para mi hijo”, es decir que recibiremos la ayuda divina, siempre y cuando la pidamos.

Así que antes de acudir al club de solos y solas, de buscar amigos y amigas de conocidos; el consejo que recibimos de la Torá es: ¡ora!, ora al creador del cielo y de la tierra, Él es el único que conoce quien es tu media naranja y dónde está. El rey salomón en el libro de los proverbios nos regala un hermoso consejo: “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.” [Prov 4:23]. El propósito divino es que cada uno de nosotros encontremos nuestra media naranja, para que juntos bajo la Jupá entremos en pacto con nuestro rey Eterno; y que cuidemos nuestro corazón en el entretanto que nos acercamos a ese sublime momento, debemos procurar que nuestro corazón no se encuentre lleno de cicatrices ni de ningún tipo de marca que no se pueda borrar, sino que podamos regalarle a nuestra otra mitad la belleza plena de nuestro corazón como El Eterno lo ha dispuesto desde el principio de los tiempos.

Varones, los sabios de nuestra Torá afirman que al soltero ni siquiera se le puede considerar hombre a plenitud porque técnicamente le hace falta una parte y su argumento está en el poema que, según el Zohar, Adam le declara a Java (Eva): “Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará mujer (Ishah) porque del hombre (Ish) fue sacada”. Lo que te queremos decir es que tu otra mitad ya está celebrando shabat por ahí en algún lugar, solo debes arrodillarte en oración y reclamar el premio en el cielo para que el Creador te la revele aquí en la tierra.

Mujeres, conviértanse en esa pareja deseable que estamos llamadas a ser, y no estoy hablando de ser la “top model”, estoy hablando de ser esas mujeres como lo fueron nuestras matriarcas Sara, Rivka, está escrito: “La joven era muy hermosa, y además virgen, pues no había tenido relaciones sexuales con ningún hombre. Bajó hacia la fuente y llenó su cántaro. Ya se preparaba para subir:” [Gen 24:16].  Sean mujeres sabias, temerosas del Eterno, virtuosas en todo sentido, deseables como esposas como lo fue Rivka guardadas para ese varón maravilloso que El Eterno ha separado para cada una de ustedes desde el principio de la creación.

Shavua Tov! Comunidad y no olvides: “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.” [Prov 4:23]

***

 


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad.

La Hospitalidad, un asunto espiritual y de bendición

Por Sebastian Molina

Yeshua dijo: “Quien los recibe a ustedes, me recibe a mí; y quien me recibe a mí, recibe al que me envió. Cualquiera que recibe a un profeta por tratarse de un profeta, recibirá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo por tratarse de un justo, recibirá recompensa de justo. Y quien dé siquiera un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por tratarse de uno de mis discípulos, les aseguro que no perderá su recompensa”  [Mt 10:40:42]

Cuando buscamos la palabra recibir (Kibel en Hebreo) en la Torá y Brit Hadashá, encontramos que es un término que en muchas ocasiones alude a la vinculación, por ejemplo, Abraham recibió a los tres hombres generándose así un vínculo, y tan fuerte fue, que hubo espacio para que el tuviera la oportunidad de comer y charlar de tú a tú con el Señor, por algo nuestro Señor Yeshúa diría “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. Además, este recibimiento por parte de Abraham permitió que su esposa Sara recibiera la mejor bendición que ella estuvo esperando toda su vida, la de ser Madre. Por otro lado, también hubo espacio para que Abraham se sintiera en confianza y así intercediera por un pueblo que estaba destinado al juicio divino.

En cuanto a Lot, dice la palabra que cuando los dos ángeles llegaron a Sodoma, al verlos Lot se levantó para recibirlos, y pasó lo mismo que con Abraham, hubo un espacio para preparar una buena comida y pan sin leudar! Cuando uno lee esto, inmediatamente se acuerda de la fiesta de Pesaj y panes sin levadura. Hay que recordar que antes de la salida de Israel de Egipto, el Señor les ordena estar en sus casas comiendo la cena de Pesaj mientras afuera había muerte y caos; en el caso de Sodoma y Gomorra, afuera de la casa de Lot había demasiado pecado, lo cual simbolizaba muerte.

Lot había recibido en su casa a los dos Ángeles, que llevaron un mensaje de salir, escapar, ante el inevitable juicio de destrucción que derramaría el Señor sobre estas ciudades. Lot y su familia decidieron hospedar, ser hospitalarios y a cambio ellos fueron liberados y salvados; sin embargo, su esposa decidió en “volver atrás”. Ahí vemos como Lot recibió una bendición a cambio de su hospitalidad, y por recibir a los enviados, el recibió al Señor como lo dice el pasaje de Mateo; por consiguiente recibió recompensa de justo por recibir al Justo. Pero de nada hubiera servido si los hubiera recibido con levadura en su vida o en su casa, por eso, es muy hermoso como en la casa de Lot se preparó pan sin levadura, la cual simboliza la ausencia de pecado, y por consiguiente se cumplió el mandamiento de comer la cena de Pesaj sin levadura en la casa.

Esta vivencia de Abraham y Lot nos invita a ser hospitalarios con el Señor y con quienes él envía a nuestras vidas, haciéndolo con amor y sin esperar nada a cambio, y de seguro podremos recibir una gran bendición; por eso Yeshúa dijo “Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.” Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”.

Shavua Tov!

***


11150884_10152814909171593_7159711113410870744_n

Sebastian Molina M

A sus veintitrés años conoce al Señor en un contexto cristiano. Al poco tiempo de conocerlo siente un llamado a las raíces hebreas de la fe y es allí donde llega a la comunidad Yovel a finales del año 2009. Casado con Angie Ramírez en la Kehilat Yovel y con su hijo Eitan, hacen parte de una de las familias que conforman la comunidad. En la actualidad, además de escribir artículos para la revista digital Shavua Tov, sirve en el ministerio de jóvenes, y dicta clases a los chicos de “cerca al mandamiento”.