Monte de Horeb

Por: Martha Tarazona

¿Qué es Horeb?, ¿cuál es su ubicación?, ¿qué importancia tiene?, ¿porqué el todopoderoso eligió este lugar para dar al pueblo los diez mandamientos? ¿Qué puede ser Horeb para nosotros hoy?

“Y llamó Moisés a todo Israel, y les dijo: Oye, Oh Israel, los estatutos y las leyes que hablo en vuestros oídos hoy, a fin de que los aprendáis y los guardéis para cumplirlos. Adonái, nuestro Di-s, hizo un pacto con nosotros en Horeb” [Dt. 5:1-2].

Significado: Horeb es el  monte en la península de Sinaí. De acuerdo al Strong es la palabra # 2717 que significa desierto, soledad, asolador, secar [1].

Ubicación: Monte Horeb ahora conocido como Monte Sinaí. Es una montaña situada al sur de la península del Sinaí, al nordeste de Egipto, entre África y Asia. País: Egipto, Continente: Asia, Océano: mar rojo y mar mediterráneo. Límites: Norte-Mar mediterráneo; oeste-Istmo de Suez; este-Israel; Noreste-Franja de Gaza; Sur-Mar rojo [2].

Importancia: Horeb a través de la palabra de Di-s significa:

  • Monte de Di-s: En Ex. 3:1 se define Horeb como el monte de Di-s, cuando apacentando Moisés las ovejas de su Yitró su suegro, lleva las ovejas a través del desierto hasta el monte de Horeb.
  • Lugar de agua en el desierto: Y Adonai dijo a Moisés….yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ellas aguas, y beberá el pueblo [Ex. 17:6].
  • Lugar donde Di-s habla: Adonai nuestro Elohey nos habló en Horeb, diciendo: Han estado bastante tiempo en este monte, vuelvan y ve al monte… [Dt. 1:6-7]. De acuerdo a este versículo; Horeb es un espacio de tiempo, un ciclo, una etapa.
  • Lugar de enseñanza: Adonai habló al pueblo en medio del fuego y les anunció el pacto, además Moisés les enseñó los estatutos y decretos [Dt.4:13-14].
  • Lugar de desobediencia: En Horeb provocaron a ira a Adonai, y se enojó Adonai contra ustedes para destruirlos [Dt. 9:8].
  • Lugar de Pacto: En el arca ninguna cosa había sino las dos tablas de piedra que allí había puesto Moisés en Horeb, donde Adonai hizo pacto con los hijos de Israel cuando salieron de la tierra de Egipto [1R 8:9].
  • Lugar de aflicción: Lugar donde Elías se metió en una cueva huyendo de Jezabel porque vio peligro ante la amenaza dada y quería salvar su vida. Sin embargo, Adonaí, le dijo qué haces ahí Elías? [1R.19:1-9].
  • Lugar de idolatría: Hicieron becerro en Horeb, se postraron ante una imagen de fundición [Salm.106:19].
  • Lugar para recordar: Acuérdense de la Toráh de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb, estatutos, preceptos para todo Israel. [Mal. 4:4].

De acuerdo a lo anterior, Horeb era un lugar físico. Llevando esto a un contexto actual y personal, Horeb puede ser un lugar de aflicción, de prueba, de necesidad. Como una situación en la vida de desierto, soledad, desesperanza y es ahí, donde somos humillados y probados, para saber lo que realmente hay en nuestro corazón [Dt. 8:22].

En este momento de desierto, es donde podemos elegir si desobedecemos provocando la ira de Adonai, al no esperar su tiempo, ni su perfecta voluntad en la situación específica de nuestro  desierto y nos hacemos becerros de oro pensando en solucionar la situación que nos aqueja. O nos escondemos y  nos damos por vencidos. Pero también podemos tomar la decisión de pasar el tiempo que necesitamos en el monte Horeb, en el desierto, y nos apegamos al alfarero para que moldee el barro en sus manos y haga de nosotros vasijas de honra [2 Tim. 2:20].

El desierto es el lugar donde podemos escuchar el silbo apacible y delicado de la presencia de Di-s, como Elías cuando lo oyó cubrió su rostro con su manto y salió, y se puso a la puerta de la cueva, y he aquí vino a Él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí Elías? [1R. 19:12-13].

Es en el desierto donde se agudizan los sentidos, donde podemos ver con claridad la situación, nuestras debilidades y lo frágiles que somos como seres humanos. Donde somos más sensibles a escuchar el silbo apacible, la voz del alfarero. Es en el desierto donde el Eterno nos da sus enseñanzas, estatutos y decretos; muchas veces llegamos al desierto porque aún conociendo su palabra, no la cumplimos y tenemos que pasar por el desierto para aprender a obedecer. Otras veces, es parte de la obra del alfarero, para que quede una vasija sin grietas para que no se eche a  perder el vino nuevo.

El Eterno provee agua en el desierto; cuando pasamos una prueba en el desierto nos purificamos y ya no volvemos a ser los mismos, es una oportunidad para la elevación espiritual, porque es tanta nuestra aflicción que nos apegamos más al eterno. Horeb es un lugar para recordar; nunca debemos olvidarnos de dónde nos sacó el eterno, de qué desiertos a lo largo de nuestra vida nos sacó, no para entristecernos recordando, sino para darle la honra y la gloria al que tiene toda autoridad de llevarnos al desierto cuando quiera y, sacarnos cuando estemos preparados para salir.  Baruj HaShem, bendito Di-s por todas las pruebas y desiertos que pasamos porque es ahí donde verdaderamente conocemos a Di-s, “De oídas te había oído; más ahora mis ojos te ven” [Job. 42:5].

La resiliencia es la capacidad que tiene una persona de recuperarse frente a la adversidad, de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse luego de experimentar alguna situación inusual e inesperada. Se denomina como resiliente aquella persona que en medio de una situación particular, es asertiva y convierte el dolor en una virtud [3]. Estos términos son definidos así desde la psicología, desde la palabra de Di-s él convierte nuestro lamento en danza, ropa de luto en vestido de fiesta [Salm. 30:11], ceniza por corona, ropa de luto por óleo de alegría, abatimiento por canto de alabanza [Is. 61:3]. Es decir, podemos ser personas resilientes, que con la ayuda del eterno encuentran en el desierto una oportunidad de cambio, crecimiento, renovación para su vida. Baruj HaShem por los desiertos en nuestra vida.

Referencias

[1] Strong, James (2003). Concordancia Strong exhaustiva de la biblia. Editorial Caribe.

[2] Desierto de Sinaí-Mapa y ubicación geográfica. Disponible en:
https://www.bibliatodo.com

[3] Significado de resiliencia. Disponible en: https://www.significados.com.

***


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

 

 

Anuncios

Espíritu de Caleb

Por Martha Tarazona

El Señor le dijo a Moshé: “Quiero que envíes a algunos de tus hombres a explorar la tierra que estoy por entregar a los israelitas. De cada tribu enviarás a un líder que la represente”. 

De acuerdo con la orden del Señor, Moisés envío un líder de cada tribu, entre ellos Caleb  hijo de Jefone, de la tribu de Judá. [Num. 13:1-6]. Las instrucciones de Moshé para que reconocieran la tierra de Canaán fueron: Que subieran al Neguev y al monte, y estas fueron las preguntas:

  1. Cómo era la tierra?
  2. Cómo era el pueblo que la habitaba? Si eran fuertes o débiles, si poco o numeroso?
  3. Cómo era la tierra habitada, si era buena o mala?
  4. Cómo eran las ciudades habitadas, si eran campamentos o plazas fortificadas?,
  5. Cómo era el terreno, si era fértil o estéril, si en él había árboles o no?

Finalmente, que tomarán frutos del país. Muchas preguntas debían ser contestadas por los 12 espías, y estas fueron las respuestas:

  1. Ciertamente fluye leche y miel
  2. El pueblo es fuerte y numeroso. Amalec habita le Neguev, y el heteo, jebuseo, etc. Es un pueblo más fuerte que nosotros. Hombres de gran estatura, gigantes, y nosotros éramos como langostas al lado de ellos.
  3. Es tierra que traga a sus moradores.
  4. Las ciudades son muy grandes y fortificadas
  5. La tierra es fértil, y este es el fruto de ella (racimo de uvas el cual trajeron dos en un palo, y de las granadas y de los higos).

De los 12 espías solo Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, hablaron bien de la tierra a la congregación diciendo: “La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Di-s se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel” [Num. 14:6-8].

De acuerdo a la concordancia bíblica, Caleb equivale al #3612, definido como el sonido y la sensación de Jefone por Moisés a reconocer la tierra [1]. Caleb significa “como un corazón” [2].

Características de Caleb:

  1. Hombre con determinación y seguridad

“Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés, y dijo: Subamos a conquistar esa tierra. Estoy seguro de que podremos hacerlo” [Num. 13:30].

  1. Hombre que demostró su indignación

“Allí estaban también Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, los cuales habían participado en la exploración de la tierra. Ambos se rasgaron las vestiduras en señal de duelo” [Num. 14:6].

  1. Hombre fiel a Hashem

“En cambio, a mi siervo Caleb, que ha mostrado una actitud diferente y me ha sido fiel, le daré posesión de la tierra que exploró, y su descendencia la heredará” [Num. 14:24]. “Solo la verá Caleb hijo de Jefone. A él y a sus descendientes les daré la tierra que han tocado sus pies, porque fue fiel al Señor”. [Dt. 1:36]

  1. Hombre bendecido

“Tomará posesión de la tierra que les prometí. Solo entrarán en ella Caleb hijo de Jefone y Josué hijo de Nun”[Num. 14.30]

  1. Representa la vida

“De todos los hombres que fueron a explorar el país, solo sobrevivieron Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone” [Num. 14:38].

  1. Representa buscar a Hashem con todo el corazón

“Ninguno de ellos la verá, con la sola excepción de Caleb hijo de Jefone, el quenizita, y Josué hijo de Nun, los cuales me siguieron de todo corazón” [Num. 32:12].

  1. Hombre que no olvida las promesas de Hashem

“…Caleb hijo de Jefone le pidió a Josué: «Acuérdate de lo que el Señor le dijo a Moisés, hombre de Dios, respecto a ti y a mí en Cades Barnea. Yo tenía cuarenta años cuando Moisés, siervo del Señor, me envió desde Cades Barnea para explorar el país, y con toda franqueza le informé de lo que vi. Mis compañeros de viaje, por el contrario, desanimaron a la gente y le infundieron temor. Pero yo me mantuve fiel al Señor mi Dios. Ese mismo día Moisés me hizo este juramento: “La tierra que toquen tus pies será herencia tuya y de tus descendientes para siempre, porque fuiste fiel al Señor mi Dios” [Josué 14:6].

Este versículo representa un hombre que no se olvida de las promesas de Hashem, un hombre de 40 años, número de gran significancia en el entendimiento de la Toráh, los 12 espías duraron 40 días para reconocer la tierra “Y volvieron de reconocer la tierra al fin de cuarenta días” (Dt: 13:25). Por 40 días Moisés estuvo en cielo para recibir la Torá, 40 días del diluvio, 40 días del embarazo, hasta la formación del feto. 40 valor numérico de la letra mem que significa agua.  Caleb fue un hombre sincero y fiel a Hashem. El espíritu de Caleb, está dado por la determinación, celo de las cosas del eterno, fidelidad, y por seguir al eterno con todo el corazón.

Que sea el eterno colocando en nuestras vidas un espíritu como el de Caleb, para poder tener la determinación de seguirle sin importar que sean más lo que desanimen e infundan temor; como el caso de los otros 10 espías. Que sea el eterno colocando en nosotros celo por lo santo, aumentando nuestra fidelidad, que cada día lo busquemos con todo nuestro corazón y que nunca olvidemos sus promesas, porque Él lo hará, “Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Di-s que tiene misericordia” [Rom. 9:16], que nos apeguemos a su poder, a su santidad y a su misericordia, cualquiera sea nuestra necesidad, “He aquí, yo soy el Señor, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para mí? [Jr. 32:27]. Y que sea en nuestra vida reviviendo un espíritu de determinación y fortaleza como el de Caleb.

 

Referencias

[1]  Strong, James (2003). Concordancia Strong exhaustiva de la biblia. Editorial caribe.
[2]. Nombres de hombres (2018). Disponible en:  http://www.aishlatino.com/judaismo/ciclo-de-vida/nacimiento/Nombres-de-Hombres.html?s=srcon. Consultado: Junio 2018.

El ABC de la prosperidad

Por Martha Tarazona

Todos queremos ser prosperados y las personas oran por esto, según la encuesta realizada en Estados unidos por LifeWay Research, el 36% de los participantes dicen que oran por su futura prosperidad [1]. No hay más datos  disponibles en cuanto al tema, pero hay una gran probabilidad que la mayoría de las personas quiere ser prosperadas. En el siguiente artículo se dará una forma práctica de ser prosperados a la luz de la palabra de Di-s. El ABC:

Andar en sus decretos

Bendición de la obediencia

Caminar en sus mandamientos

Es lo que nos describe la biblia en [Lev 26: 3] “Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra” Si hacemos esto, cuál es la consecuencia? Seguidamente en [Lev 26:4-13], se describe lo que el Di-s de Israel habló a Moisés en el monte Sinaí, diciendo:

1- Que dará la lluvia de la tierra a su tiempo y habrá fruto [Lev. 26:4]. En un contexto agrícola, tanto la lluvia temprana como la tardía son de gran importancia para la productividad, así, la cantidad de agua y su distribución pueden permitir que se alcancen rendimiento óptimos en los cultivos o pueden impedirlo[2]. Viéndolo en otro contexto, la palabra de Di-s relata otros pasajes en relación a la lluvia temprana y la tardía, aludiendo por ejemplo a:  

Paciencia “…tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía” [St.5:7].

Bendición “ yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite” [Dt. 11:14].

Esperanza “Venid y volvamos al Señor; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará… y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra” [Os. 6. 1-3].

Alegría  Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas… Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, Cuando la lluvia llena los estanques. [Sal. 84:5-6].

 

2- Que vuestra trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros, y habitaréis seguros en vuestra tierra [Lev. 26:5]. Desde un contexto agrícola, quiere decir que se están trillando los cereales, es decir se está desgranando o separando los granos de la paja, y ya es el tiempo de la recolección o cosecha de las uvas, y se está en la vendimia y ya el terreno está sembrado (sementera). Es decir que la producción  de cereales y uvas, y el ciclo de sembrar, no para, esto es, que hay abundancia, prosperidad, bendición, dicho en otras palabras, de victoria en victoria [2 Co. 2:14].

 

3- Que dará paz, que dormiremos confiados, que peleará por nosotros, nos hará crecer y nos multiplicará y afirmará el pacto en nosotros [Lev. 26:6-9]. Si tenemos nuestra confianza puesta en Di-s podemos enfrentar las dificultades de la vida, porque reconocemos que todo lo que pasa tiene un propósito y para algo bueno el Eterno lo permite en nuestra vida, además si nuestra confianza está en el poder de Di-s actuando en nosotros podemos enfrentar las dificultades sabiendo que Él pelea por nosotros y nos ayuda en nuestra debilidad.

 

4- Que comeremos lo añejo de mucho tiempo, y pondremos fuera lo añejo para guardar lo nuevo [Lev 26:11]. Es decir, que el Eteno renovará continuamente la bendición, que nos dará el privilegio de ensancharnos, de extendernos, de no ser escasos y reforzará nuestras estacas [Is. 54:2].

 

5- Que pondrá su morada en medio de nosotros, andará con nosotros y será nuestro Di-s y nosotros su pueblo. Que rompió las conyuntas de nuestro yugo y nos hace andar con el rostro erguido [Lev 26: 11-13]. Es su promesa que si andamos en sus decretos, Él  estará con nosotros, y nos permitirá andar con el rostro erguido como hijos del Rey de Reyes y Señor de Señores, dirigiendo nuestra mirada hacia adelante, fijándonos en lo que tenemos delante de nuestros ojos [Pr. 4.25].

 

Si aplicamos el ABC a nuestras vidas, Andar en sus decretos, Bendición de la obediencia Caminar en sus mandamientos, podemos estar seguros que tendremos todas la bendiciones descritas anteriormente en [Lev. 26:4-13], porque lo que Di-s promete en su palabra lo cumple. No obstante, le obedecemos y tratamos en andar en sus decretos por amor al Di-s todopoderoso que dio a su hijo amado Yeshúa Ha Mashíaj para perdonar nuestros pecados y  darnos vida en abundancia y nos ha dado el privilegio de escribir nuestros nombres en el libro de la vida.

Amigo lector, todos queremos ser prosperados y Di-s también quiere prosperarnos  “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” [3 Jn 2]. En este versículo se puede deducir que la prosperidad es una consecuencia de la prosperidad del alma, y cómo prospera el alma? En el alma está la mente, las emociones y la voluntad. Es decir, renovar nuestra mente, tratar con la ayuda del Ruaj Hakodesh nuestras emociones; tristeza, amargura, soledad, angustia, estrés, ansiedad, etc. Por tanto, el camino a la prosperidad es largo, y depende de lo rápido que cada uno vaya, en su alma, para que sea verdaderamente prosperado. Que sea el Eterno por medio de su hijo amado Yeshúa Ha Mashíaj y su Ruaj Hakodesh, dándonos a cada uno la porción que necesitamos en nuestra vida para ser prosperados en TODAS LAS COSAS.
Referencias

[1] ¿Sobre qué oramos? Encuesta en EEUU. 2014. http://protestantedigital.com/sociedad/34114/por_que_motivos_oran_los_cristianos

[2]. Importancia del agua en la nutrición de los cultivos. http://www.cenicana.org/web/agronomia/item/532-importancia-del-agua-en-la-nutricion-de-los-cultivos

***


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

 

PUREZA FAMILIAR

Por Martha Tarazona

Di-s creó el sexo como una poderosa inclinación que pueda ser vehículo para la santidad, sin embargo cuanto mayor es el potencial de algo para la santidad, mayor es su potencial para lo profano, es decir, hay dos vías:

1- El sexo puede facilitar el deseo de una pareja y la capacidad de amar, conocerse, enriquecer y darse el uno al otro, pudiendo resultar en la creación de un nuevo ser: “existen tres socios en la creación de un hijo, el padre, la madre y Di-s (Talmud, Kiddushin, 30b).

2- El sexo puede ser reducido a satisfacer los impulsos animales. Cuando la relación es solo dada por el deseo físico el acto sexual es independiente del conocimiento de su pareja y esto anula la espiritualidad [1].

La palabra de Di-s siendo un libro de instrucción, nos enseña acerca de la pureza familiar o matrimonial [Lev 15:19-32], también conocidas como leyes de nidá (mujer menstruante) o leyes de mikve (estanque de agua para la purificación ritual por inmersión) [2].

“Cuando a una mujer le llegue su menstruación, quedará impura durante siete días. Si un hombre tiene relaciones sexuales con esa mujer, se contaminará con su menstruación y quedará impuro durante siete días. Además, toda cama en la que él se acueste quedará también impura” [Lev. 15:19,24].

De acuerdo a esto, están prohibidas las relaciones sexuales durante el periodo de menstruación y los siete días siguientes. Cuando una mujer menstrúa su óvulo (una vida en potencia) y el revestimiento de su útero mueren y el cuerpo los expele. El lapso que su cuerpo tarda en trasmitir este mensaje, es exactamente el tiempo de separación que la Torá considera apropiado entre marido y mujer [1].

El periodo de la menstruación normalmente dura cinco días, una vez concluido este tiempo la mujer debe inspeccionarse detalladamente y comenzar el conteo de siete días limpios, también llamados “días blancos, o días de la pureza”. El número 7 representa la perfección del mundo físico, en el 7 día Di-s creó el shabat el cual trasciende el mundo físico.

El periodo de purificación de la mujer concluye después del séptimo día limpio cuando la mujer debe realizar un baño ritual por inmersión. Este baño se realiza en un mikve que es un estanque de agua natural corriente, construido exclusivamente para este objetivo con especificaciones de tamaño, forma, profundidad, acceso de agua, etc. Sin embargo este lavado ritual también puede hacerse en un manantial, fuente, río, riachuelo, balneario o termales [2]. Una bañera, jacuzzi o piscina no puede servir de mikve, porque el agua que contienen no está conectada a una fuente natural de donde emana [1].

Por gematría la palabra Mikve equivale al número 151, el mismo valor numérico de descender (en relación al descenso de la mujer a las aguas para purificación), también significa “águila” (en relación a la elevación de la mujer al hacer purificación), y buena vida (en relación al fortalecimiento de los lazos en el matrimonio). La palabra Mikve tiene la letra en hebreo “Mem” que simboliza el punto de transición entre el comienzo de la vida (renacer) y su final (muerte) [1].

Para hacer la inmersión se debe tener en cuenta:

1. Realizar una correcta inspección y conteo, de los 7 días una vez ha terminado el periodo menstrual. La mujer normalmente realiza el examen interno dos veces al día durante los 7 días “preparatorios” para determinar que no ha habido ningún flujo sanguíneo adicional [1].

2. Antes de la inmersión la mujer debe hacerse una limpieza minuciosa en el baño o ducha habitual y quitar objetos como anillos, pendientes, pulseras, etc.

3. Antes de la inmersión la mujer debe hacer su plegaria y meditación personal.

4. La mujer se sumerge completamente y va dejando que el agua fuente de vida, que simboliza las cristalinas aguas del Gan Eden, toquen cada parte de su ser, esto se realiza dos o más veces. Después de sumergirse bajo el agua en una posición fetal emerge como un recién nacido, ya no le estorba ningún bloqueo espiritual, se conecta nuevamente a Di-s y puede conectarse en lo físico y en lo sexual a su esposo. Con el baño ritual por
inmersión (tevilá) se alcanza de nuevo el estado de pureza, la mujer pasa de estar sexualmente prohibida a permitida para su esposo [1].

5. Una vez realizada la inmersión la mujer está apta a intimar con el marido.

La duración de los 12 días pudiera parecer muy prolongada, sin embargo este tiempo de abstinencia establece en las relaciones matrimoniales un equilibrio entre el exceso de pasión y la frialdad del hábito. Este ciclo responde a las necesidades más íntimas de la fisiología y la sicología [3].

La mikve también puede ser usado para otros fines:

1. Los hombres también utilizan la mikve para hacer purificación en preparación para el shabat o para las fiestas bíblicas [Lev. 23].

2. Aun cuando el hombre puede sumergirse en la mikve, es la mujer quien tiene la mayor capacidad de atraer la influencia del paraíso en el dominio de su vientre, hogar y familia [1].

3. Antes de la boda los novios se sumergen en una mikve, en relación a un tiempo de transición, de un estado espiritual a otro.

4. A través de la mikve tanto el hombre como la mujer, se conecta a la fuente espiritual infinita y elimina los bloqueos espirituales que forma parte de cada uno cuando está en estado de impureza [1].

Finalmente, cuando la mujer observa las leyes de la pureza familiar puede crear un templo sagrado en su cuerpo [1], que el todopoderoso nos guie y nos enseñe a través de su palabra para poder obedecer y ser templos del espíritu santo, vasijas de honra en manos del alfarero.

Referencias
[1] Aiken, L. (1992). Ser una mujer judía. Antología sobre la mujer judía. King
Salomon, Jerusalem-Bogotá. Págs. 380.
[2] Katja Šmid (2012). Leyes de pureza ritual en judeoespañol: entre la normativa
rabínica y las prácticas de las mujeres. Sefarad, vol. 72:2, julio-diciembre 2012,
págs. 389-429 issn: 0037-0894, doi: 10.3989/sefarad.012.012. ILC, CCHS – CSIC,
Madrid.
[3] Munk, E. (2001). La voz de la torah. Comentario del Pentateuco. Segunda
edición. Págs. 1876.

***


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

PIEDRAS PRECIOSAS COMO OFRENDA

Por Martha Tarazona

Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos…piedras de ónice, y piedras de engaste para el efod y para el pectoral”. [Ex. 35.4-9]

Las piedras preciosas eran una de las ofrendas que el Eterno ordenó a Moshé, que los hijos de Israel tomaran para Él.

A lo largo de los siglos las piedras preciosas se han relacionado con numerosas propiedades mágicas y medicinales, relacionadas con los signos zodiacales y usados como símbolo para el ocultismo. Sin embargo en lo espiritual tienen un gran valor, tanto que el sacerdote las llevaba en el pectoral.

Una piedra preciosa es definida como un mineral (por lo tanto un objeto natural), hermoso, raro, duro y resistente.

-Una piedra preciosa debe ser un mineral, es decir un objeto formado en la naturaleza de modo espontáneo y sin la intervención del hombre.

-Una piedra preciosa debe ser hermosa, la apreciación de una piedra preciosa se basa en datos objetivos, por ejemplo, características ópticas como el poder de dispersión (denominado juego de luces), el color, la transparencia y el elevado grado de refracción.

– Una piedra preciosa debe ser rara, la rareza es un término ligado a la naturaleza humana, que prefiere las cosas difíciles de obtener, independiente del precio, nadie se adornaría con rubíes si las orillas de los océanos estuvieran llenas de estas piedras.

– Una piedra preciosa debe ser dura y resistente, debido a que un arañazo en la superficie, o un desgaste de los ángulos o una escasa resistencia, reducirá el precio de la piedra y la hará poco atractiva.

El Eterno siempre pide de nosotros lo mejor, sin embargo hay muchas piedras que son sintéticas es decir, formadas con la intervención del hombre, y que algunas veces casi no se distinguen de las naturales. Dios quiere que la intervención de nuestra vida sea su santo espíritu que es el único que puede transformar nuestra esencia, para poder ser transparentes ante Dios y ante los hombres, no que parezcamos una piedra preciosa y al examinarla sea algo sintético que no tiene valor.

Una piedra hermosa está definida como una piedra que da luz. Bajo esta premisa, nosotros debemos ser luz del mundo, si somos una piedra original.

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos “ [Mt. 5:14-16].

Una piedra es dura y resistente, el Eterno desea que nosotros seamos fuertes y valientes [Jos 1:9], que seamos como el roble capaces de soportar las adversidades, que no seamos como las olas del mar que son arrastradas por el viento y echadas de una parte a otra [Stg 1:6]

Las piedras preciosas tienen un gran valor y quienes las poseen las tienen aseguradas contra pérdida, éstas se heredan de padres a hijos y es como tener una propiedad que les da el aval para hacer créditos o negocios.

Si las piedras preciosas se usaban como ofrenda, Dios quiere que le entreguemos una ofrenda pura, sin mancha, original, hermosa, luminosa, fuerte, y rara, por qué rara?  Porque en la sociedad actual ser una piedra con las características que se han definido no es fácil, y solo los que conocen de piedras preciosas las pueden valorar, los que no confunden las sintéticas con las originales, sin poder identificar la luminancia, la cromaticidad y el tono del color.

Que seamos piedras preciosas solo trabajadas con la intervención divina, como barro en las manos del alfarero, para poder ser transformados día a día, y poder llegar a la plenitud en Yeshúa HaMashiaj.

 

Referencia

Borelli Alessandro, Cipriani Curzio. 1986. Guia de piedras preciosas. Gijalbo, España., primera edición, pág. 384

***


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

CÓMO HABITAR EN TIERRA DE GOSÉN?

Por Martha Tarazona

Cómo podemos habitar en Gosén en tiempos de dificultad, hambre, enfermedad, soledad, dolor, etc?.

La palabra de Di-s nos enseña que todo obra para bien, y sea cual sea nuestra necesidad Dios lo permite con un propósito, “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” [Rom. 8:28].

En Génesis 37-50, la Torá nos relata la vida de José, y cómo el Eterno permitió todo lo que sucedió en su vida con un propósito:

  1. Dios permitió que fuera un hijo anhelado, antes de nacer, un milagro, quien quita la afrenta de una mujer por su esterilidad. “Y se acordó Dios de Raquel, y la oyó Dios, y le concedió hijos, y concibió, y dio a luz un hijo, y dijo: Dios ha quitado mi afrenta, y llamó su nombre José” [Gén. 30:22-24].
  2. Dios permitió que José fuera el hijo más amado de Yacob ya que era el hijo que le había dado su amada Raquel.
  3. Dios permitió que su padre Yacob le demostrara ese amor que era mayor al de sus otros hermanos. “Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores” [Gén. 37:3]
  4. Dios permitió que sus hermanos lo despreciaran: “Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente” [Gén. 37:4].
  5. Dios permitió que José le contara los sueños a sus hermanos y más tarde Dios le dio el don de interpretar los sueños.
  6. Dios permitió que fuera vendido a los midianitas mercaderes y luego a Potifar, oficial de faraón en Egipto.
  7. Dios permitió que fuera un hombre de hermoso aspecto para que lo deseara la mujer de su amo. Dios permitió la tentación y probó su corazón, expresando José que él no pecaría contra Elohim. Dios permitió que estuviera preso, y Dios siguió permitiendo todo, para qué?

Cuál era el propósito de todo lo que Dios permitió?

  1. El propósito era utilizar a José como un varón prudente y sabio que gobernara la tierra de Egipto para que el País no pereciera de hambre [Gén. 41:36].
  2. El propósito era utilizar a José como un instrumento de salvación para sus hermanos, su padre y toda su casa.
  3. El propósito era utilizar a José para que su familia viviera en Gosén.

 

Qué era Gosén?

La palabra Gosén en hebreo por gematría equivale a # 353, el mismo valor numérico para: casa, Dios es grande, bendiciones, soy elegido de Dios, fuego celestial, la luz de yo soy.

Gosén era una de las ciudades de Judá, descrita en Josué 15:51, “fue la tierra en la que José hizo habitar a su padre y a sus hermanos, y les dio propiedad en la tierra de Egipto, en lo mejor de la tierra, en la tierra de Ramesés, como mandó Faraón” [Gén. 47:11].

Era una tierra de prosperidad: “Así habitó Israel en la tierra de Egipto, en la tierra de Gosén; y tomaron posesión de ella, y se aumentaron, y se multiplicaron en gran manera” [Gén. 47:27].

Era una buena tierra: “La tierra de Egipto delante de ti está; en lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; habiten en la tierra de Gosén…” [Gén. 47:6].

Tierra apartada: “Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy Elohim en medio de la tierra” [Ex. 8:22]. “Solamente en la tierra de Gosén, donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo” [Ex. 9:26].

Ven a mí y habitarás en Gosén: “Daos prisa, id a mi padre y decidle: Así dice tu hijo José: Dios me ha puesto por señor de todo Egipto; ven a mí, no te detengas. Habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí, tú y tus hijos, y los hijos de tus hijos, tus ganados y tus vacas, y todo lo que tienes” [Gén. 45:9-10]

Estimado Lector, lo que Di-s está permitiendo en nuestra vida, tiene un propósito y después de que pasemos por la dificultad, Él quiere que entremos en Gosén, pero debemos entender estas tres cosas: 1) Lo que Di-s permite 2) Cuál es el propósito. 3) Poder entrar y disfrutar la tierra de Gosén.

  1. Lo que Di-s permite: De cada situación que vivió José, Él pudo sacar lo mejor de sí, sin ver en esa situación una catástrofe, aun estando en la cárcel, Dios lo prosperaba en todo lo que hacía.

 Cómo nos hacemos mejores personas afrontando las dificultades de la vida?
– No importa lo bajo que hayas caído siempre existe la posibilidad de que llegues a un lugar mucho mejor de donde estabas, la inteligencia está en darse cuenta de eso y aprovecharlo. (1)
– A cada persona le pasa una o más cosas malas en la vida, lo inteligente es mirar lo que nos ocurre, entenderlo y salir más fuerte de la experiencia sabiendo que hay más oportunidades en la vida y mejores. (1)
– Los acontecimientos no son casuales, los acontecimientos son oportunidades de crecimiento, no somos el producto de la casualidad, Dios rige nuestra vida, (1)
“¿Quién será aquel que diga, que sucedió algo que el Señor no mandó?, De la boca del Señor no sale lo malo y lo bueno? “[Lm 3, 37-38].

 

Cuál es el propósito? José no sabía cuál era el propósito, del desprecio de sus hermanos y su dolor debió haber sido muy grande, saber que sus propios hermanos deseaban su muerte, que lo vendieron, engañaron a su padre, lo alejaron de su familia siendo joven (17 años). Sin saber las bendiciones que venían, Él seguía luchando, dando lo mejor de sí, aceptando su realidad y al final pudo servir. Si queremos servir en el reino de Dios, debemos ser probados, como lo fue José, debemos ser refinados como el oro, debemos aprender a afrontar las dificultades, ser fuertes y valientes: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” [Jos. 1:9].
Disfrutar la tierra de Gosén: Así como José fue un salvador para Egipto y su casa, y dijo: “ven a mí, no te detengas. Habitarás en la tierra de Gosén, y estarás cerca de mí”, así mismo, nuestro padre celestial por medio de su hijo Yeshúa Ha Mashiaj, nuestro salvador quiere que entremos en Gosén, que vayamos a Él, y que estemos cerca de Él. Que obedezcamos sus mandatos y Él nos dará las bendiciones de la tierra prometida: “yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite. Daré también hierba en tu campo para tus ganados; y comerás, y te saciarás” [Dt. 11:14:16).

 

 

 

En tiempos de dificultad, hambre, enfermedad, soledad, dolor, debemos entender que es con un propósito: entrar y descansar en la tierra de Gosén, tierra de prosperidad y nuevas oportunidades.

Referencias

  1. Rav Moshe Bendahan. Aprendamos de las dificultades de la vida. Shalom. Disponible en: http://www.rtve.es/alacarta/videos/shalom/shalom-aprendamos-dificultades-vida/2036123/

***


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

CLAMA A MÍ

Por Martha Tarazona

A continuación se citarán cuatro  historias con algo en común: la esterilidad y el clamor, y cómo el clamor al padre celestial, abrió cada matriz para dar a luz hombres con un propósito específico para la humanidad.

De Yacob salieron las 12 tribus de Israel y entre éstas José, el hijo de su amada Raquel.

  • SARA- ABRAHAM

De Sara, la Torá relata de su esterilidad, del cambio de nombre que hizo Di-s a Saray y a Abram y de que Abraham sería padre de naciones y Sara sería madre de naciones.

En Génesis 16:2, Sara habla de su esterilidad “Dijo entonces Sara a Abram: Ya ves que Di-s me ha hecho estéril…”. Luego, Di-s le cambia el nombre a Abram: “y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchas naciones” [Gén. 17:5], pero a Sara su esposa, también le cambia el nombre: “Dijo también Elohim a Abraham: A Sara tu mujer no la llamarás Saray, más Sarah será su nombre” [Gén. 17:15].

Di-s introduce la letra en Hebreo ה (Hey, valor numérico 5), en ambos nombres. Según lo expresa Rashí (Gén.II,4), “esta letra es el símbolo de la fecundidad, con ella creó Di-s este mundo, y esta fue la letra que añadió Di-s a los nombre de Abraham y Sarah para que tuviesen ambos la facultad de procrear” (1).

Di-s le promete un hijo Abraham y Sarah, y la promesa de que será madre de naciones y que reyes de pueblos vendrán de ella [Gén. 17:16]. “Y llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, que le dio a luz Sara, Isaac” [Gén.2:3].

  • REBECA- ISAAC

La Torá, relata que Rebeca era estéril, “y oró Isaac a Di-s por su mujer, que era estéril, y lo aceptó Di-s y concibió Rebeca su mujer” [Gén. 25:21] y habían gemelos en su vientre, Esaú y Yacob. En esta historia, Isaac clama y Di-s responde.

  • RAQUEL Y YACOB

“Y Yacob amó a Raquel, y dijo yo te serviré siete años por Raquel tu hija menor” [Gén. 29:18]. Sin embargo, igual que las historias anteriores Raquel era estéril [Gén. 29:31].

Como en el caso de Sara, Raquel dio sus siervas a Yacob para tener hijos por medio de ellas, pero al final, “se acordó Di-s de Raquel, y la oyó Di-s y abrió su vientre y concibió y dio a luz un hijo… y llamó su nombre Yosef, al decir añada Di-s a mí otro hijo” [Gén. 30:24]. Y Di-s le concibió otro hijo: Benjamín.

  • ANA-ELCANA

En 1 Samuel 1:11, la biblia nos relta de otra mujer estéril, Ana esposa de Elcana, “…aunque Di-s no le había concedido tener hijos” [1 Sa. 1:5].

En esta historia, Di-s no les cambia el nombre, sin embargo tanto Elcana (אלקנה = 186), como Anah (אנה=56), en hebreo tienen la letra hey (ה). Di-s tampoco le hace una promesa a Ana, de tener un hijo, como lo hizo con Sarah, Di-s escuchó su clamor “y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Di-s se acordó de ella” [1 Sa. 1:19]. Y Ana concibió y le puso por nombre Samuel [1 Sa. 1:20].

En los cuatro casos anteriores, se puede determinar que las mujeres tenían en común la esterilidad y cómo el Eterno abrió sus vientres para que de ellas nacieran hombres de Di-s como Isaac, Jacob, José y Samuel.

En cada caso Di-s obró de una manera diferente, en Sara y Abraham, cambiándoles el nombre y haciéndoles la promesa.

En Rebeca e Isaac escuchando el clamor de Isaac. En Raquel y Jacob, Di-s escuchó el clamor de Raquel y obró. Y por último en Ana y Elcana, Di-s escuchó el clamor de la mujer y abrió su matriz.

De estas mujeres nacieron hombres con un gran legado para la humanidad, de Raquel-Lea-Jacob y sus siervas, nacieron las 12 tribus de Israel. [Gén. 29:31-24].

  • De Lea-Yacob (6 hijos, 1 hija- Dina):
  1. Rubén: Miren un hijo
  1.  Simeón: Escuchar. Di-s escuchó que Lea era menospreciada.
  2. Levy: Unir. Esta vez se unirá mi marido conmigo, porque le he dado a luz tres hijos.
  3. Judá: Alabaré. Alabaré a Di-s.
  4. Isacar: Recompensa. Di-s me ha dado mi recompensa por cuanto di mi sierva a mi marido.
  5. Zabulón: Morará. Morará conmigo mi marido porque le di 6 hijos.
  • De la Sierva de Lea (Zilpa)- Yacob ( 2 hijos):
  1. Gad: Dicha-Fortuna. Dijo Lea vino la dicha.
  2. Aser: Feliz. Y dijo Lea “para dicha mía porque las mujeres me dirán dichosa”.
  • De la Sierva de Raquel (Bilha)- Yacob (2 hijos)
  1. Dan: El juzgó
  2. Neftalí: Luché. Luché con mi hermana y he vencido.
  • De Raquel-Yacob (2 hijos)
  1. José: El añade. Añada Di-s a mí otro hijo. Di-s ha quitado mi afrenta.
  2. Benjamín: Hijo de la mano derecha. (Y murió Raquel cuando lo dio a Luz).

Cuando Yacob muere, bendice a sus 12 hijos, que representan las 12 tribus de Israel, y a José que fue el hijo esperado de su amada Raquel, lo pone de príncipe entre sus hermanos [Gén.49:22-26] “Rama fructífera es José, Rama fructífera junto a una fuente,
Cuyos vástagos se extienden sobre el muro. Por el Di-s de tu padre, el cual te ayudará, Por el Di-s Omnipotente, el cual te bendecirá, con bendiciones de los cielos de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones de los pechos y del vientre. Las bendiciones de tu padre, Fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; Hasta el término de los collados eternos, serán sobre la cabeza de José, y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos”.

En la primera historia de Sara y Abraham, una promesa era que reyes de pueblos vendrán de ella [Gén. 17:16], entonces, de Sara y Abraham, viene Isaac, de Isaac y Rebeca viene Yacob; y de Raquel y Yacob viene José, y comienza a cumplirse la promesa, que vendrían reyes, y de la misma genealogía viene nuestro mesías Yeshúa, hijo de Yacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham [Mt. 1:1-17], rey de reyes y señor de señores.

Si del clamor de una mujer estéril, pudo venir nuestro Mesías, Él es quien escucha nuestro clamor y nos dice, en cualquier situación, en cualquier esterilidad sea personal, laboral, familiar o sentimental “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” [Jer. 33:3].

Referencias

(1). Munk Elie (2001). La voz de la Torah. Comentario del pentateuco. Edición original en francés, fundación Samuel y Odette Levy. Segunda Edición.

***

 


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].