Parashá de la semana: #3 Lej-Lejá

Lecturas

***

Anuncios

Cuando se rebosa la copa

Por Rocío Delvalle Quevedo

“¿Te has preguntado alguna vez, si siendo creyente debes o puedes ser ambientalista?”

Al principio de la tercera aliyá de la parashat Lej Lejá, se narra la separación entre Lot y Abraham y aparentemente se esboza la razón por la cual, esta separación se debió dar [Génesis 13:5-7, NVI].

וְגַם־לְל֔וֹט הַהֹלֵ֖ךְ אֶת־אַבְרָ֑ם הָיָ֥ה צֹאן־וּבָקָ֖ר וְאֹהָלִֽים׃ וְלֹא־נָשָׂ֥א אֹתָ֛ם הָאָ֖רֶץ לָשֶׁ֣בֶת יַחְדָּ֑ו כִּֽי־הָיָ֤ה רְכוּשָׁם֙ רָ֔ב וְלֹ֥א יָֽכְל֖וּ לָשֶׁ֥בֶת יַחְדָּֽו׃ וַֽיְהִי־רִ֗יב בֵּ֚ין רֹעֵ֣י מִקְנֵֽה־אַבְרָ֔ם וּבֵ֖ין רֹעֵ֣י מִקְנֵה־ל֑וֹט וְהַֽכְּנַעֲנִי֙ וְהַפְּרִזִּ֔י אָ֖ז יֹשֵׁ֥ב בָּאָֽרֶץ׃

La traducción del español, en el verso 6, dice que la razón para que la tierra no pudiera soportar a ambos (וְלֹא־נָשָׂ֥א אֹתָ֛ם) era que tenían demasiado (כִּֽי־הָיָ֤ה רְכוּשָׁם֙ רָ֔ב).

Según Rashí

“ולא נשא אתם PERO [LA TIERRA] NO ALCANZABA. Es decir, que no podía proveer suficiente pastura para su ganado…”

El verbo que comenta Rashi, נשא (nasa) es la palabra número Strong H5375, y se puede traducir como to lift (levantar), bear up (soportar), carry (llevar) y take (tomar). El cual a su vez se puede relacionar con el concepto de capacidad de carga (Carrying Capacity). Y es interesante que sea utilizada en este contexto con relación a la capacidad de la tierra para producir pasto suficiente para sostener una población animal (ganado).

En términos de energética a nivel del ecosistema lo que se conoce como capacidad de carga se alcanza cuando toda la energía disponible entrante se necesita para sostener todas las estructuras y funciones básicas; esto sucede cuando P (producción) se igual con R (mantenimiento) (Odum & Warret, 2006). Dicho de otra manera, se define como el máximo tamaño poblacional que pueden alcanzar las diferentes especies y puede ser mantenido por el ambiente dada la alimentación, el hábitat, el agua y otras cosas necesarias y disponibles.

Este concepto se aplica cuando se hacen análisis y proyecciones del crecimiento poblacional (aumento en el número de individuos) y a las relaciones de regulación de dicho crecimiento en las interacciones depredador presa. De acuerdo con los modelos que se han hecho, antes de alcanzar la capacidad de carga, la tasa de nacimientos en la población es mayor que la tasa de mortalidad; cuando se sobrepasa dicha capacidad, el sistema se autorregula, y empieza a ser la tasa de mortalidad mayor que la de natalidad, hasta alcanzar el punto de equilibrio en el tamaño poblacional conforme a lo que el ambiente puede soportar (Begon et al., 2006).

Sin embargo, en el caso de ecosistemas no naturales, antrópicos y/o artificiales, como las poblaciones humanas y sus sistemas de producción, este concepto tiene enfoques aún más diversos, ya que además de los aspectos demográficos y ecológicos, entran a jugar otros como los culturales y sociales. La cultura determina las necesidades y la forma de vida de la población, temas de etnia, nivel económico, entre otros (Morales, S.F.).

En el caso de Abraham y Lot, desde la perspectiva solo natural, probablemente lo que se hubiera esperado, es que los ganados mantuvieran un tamaño poblacional estable que fuera soportado por la tierra. Sin embargo, como se acaba de decir, en un asentamiento humano con una actividad productiva como la ganadería, entran en juego otros factores. Desde esta perspectiva, es interesante entrar a mirar, algunos comentarios de Rashi, que muestran otras razones del conflicto, más allá del determinismo naturalista.

Según Rashi

“ויהי־ריב. Y HUBO RIÑA. Porque los pastores de Lot eran deshonestos y pastaban sus animales en campos ajenos, y los pastores de Abram solían amonestarlos por ese robo. Ellos – los pastores de Lot – decían para justificarse: “Esta tierra fue entregada a Abram, pero como él no tiene heredero, su sobrino Lot la heredará; por lo tanto, no es un robo lo que hacemos”. Pero la prueba de que se equivocaban es que La Escritura explícitamente declara a continuación: “Y el kenaaní y el perizi habitaban en ese entonces en la tierra”, lo cual indica que Abram todavía no tenía derecho a ella (Génesis Rabá 41: 5).”

Este comentario nos puede llevar al pensamiento, que contrario a lo que a veces creemos entender, la capacidad de carga de un sistema no está limitada solamente por las características del sistema per se, sino que están relacionadas directamente con la bendición del ETERNO, y por tanto dichos límites también se interponen muchas veces por el pecado de nuestras vidas, que aleja las bendiciones del Señor, es nuestro pecado lo que trae maldición sobre la tierra [Génesis 3:17].

Los que hace un tiempo me leen saben que soy una amante de la ciencia y del cuidado de la creación del Altísimo. Sin embargo, no es un secreto que las palabras de Pablo a los Romanos [1:18-27] se han estado haciendo realidad. Es evidente que el ETERNO ama su creación y la cuida. Y que a través de la ciencia podemos redescubrir los mensajes que hay en la creación encriptada [Romanos 1:19]. Pero es completamente contradictorio pretender cuidar y recuperar la creación, yendo en contra de lo que el creador ha establecido [Romanos 1:21-27].

Lo anterior, no quiere decir, como dice rab. Shaul (Pablo), “hagamos males para que vengan bienes” [Romanos 3:8]; dándole completamente la espalda a la posibilidad de tener algunos buenos hábitos pro-ambientales, como no desperdiciar el agua, la luz, disponer de manera correcta nuestros residuos, tratar bien a nuestras mascotas y tener buenas prácticas agropecuarias. ¡Todo lo contrario! Por algo también en Romanos 8:19 dice que la creación espera la obra de los hijos de Di-s. Con la caída y el pecado del primer hombre la tierra también fue maldita [Génesis 3:17], y según la interpretación del rabino Shaul (Pablo), la creación fue sometida a frustración y corrupción [Romanos 8:20-21].

Así, todos los que decimos ser hijos de Di-s tenemos un llamado para dar respuesta a la espera de la creación. Luego tenemos que tener muy claro que la primera causa de la crisis ambiental es el pecado. Que lo primero que tenemos que hacer es ser hijos del Altísimo, a través de su hijo Yeshúa (Jesús) y andar en sus caminos. Luego de haber hecho teshuvá (volvernos al ETERNO), en la medida en que todos los shabatot en la congregación tengamos quien nos enseñe la Torá de Moshé (Moisés) [Romanos 15:21], encontraremos, entre otros, innumerables mandamientos relacionados con el cuidado ambiental, algunos de los cuales he resaltado en otros artículos.

Todo esto sin perder de vista lo que Yeshúa nos ha enseñado, que junto al trigo crece la cizaña. Nuestro amor por la creación del ETERNO, debe mantenerse en equilibrio y no llegar al extremo de apoyar ni seguir corrientes que, bajo la bandera ambientalista y ecologista, sutil o explícitamente, invitan a pensar, decir o hacer cosas que van en contra del Altísimo y de su palabra, a adorar las criaturas antes que al Creador o de caer en pasiones vergonzosas. Recordemos que uno de las interpretaciones de por qué Lot debía ser alejado de Abraham en esta parashá, es que una de las acepciones de la palabra Lot es “Velo”, y que hasta que el velo no fuera quitado de Abraham, el ETERNO no le volvería a hablar (Rubio, 2017). Así que tengamos cuidado en lo referente a lo ambiental, que pensando ir por el camino derecho, no estemos andando cegados por un velo, por un camino que lleva a la muerte [Proverbios 16:25].

Referencias

  1. Begon, M., Townsend, C. & Harper, J. 2006. Ecology: From individuals to ecosystems. Blackwell publishing. PDF.
  2.  Rubio, J. [Canal Yovel en línea]. (2017, octubre 27). Lot el “velo” de Avraham – Lej Leja 5778 [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=37IrVuCmXj8&t=1s
  3. Coffman, A. 2004. El pentateuco con el comentario de Rabí Shelomó Itjakí (RASHI). La Torá con Rashí Edición Bilingüe Bereshit/Génesis. México D.F., México: Editorial Jerusalén de México.
  4. Morales, JP. S.f. La capacidad de carga: conceptos y usos. Recuperado de: http://www.sidalc.net/repdoc/A10980e/A10980e.pdfhttp://www.sidalc.net/repdoc/A10980e/A10980e.pdf
  5. Odum, E. & Warrett, G. 2006. Fundamentos de Ecología. Thomson.

***

Rochi-6_WEB

Soy Bióloga con maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia. Creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna, miembro activo de la Comunidad Mesiánica Yovel y felizmente casada. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales.

LA INSPIRACIÓN DEL ARCOIRIS

Por Martha Tarazona

“¿Te has preguntado de dónde viene la inspiración y el enigma del arcoíris?”

De acuerdo al strong arco iris es la palabra # 7198 qesheth ( קָ֫שֶׁת), que significa arco, flecheros, para el rodaje, el iris [1]. Según la guematría bíblica equivale a # 800 que significa: ojos abiertos, comprobar usted mismo, sinagoga, salvado. Pero también significa; símbolo del caos, apocalipsis fin.

En 1665, Isaac Newton, analizó por primera vez los detalles técnicos de la formación del arco iris. Su brillante trabajo de óptica referente a la refracción y reflexión de la luz; dividiendo este espectro en siete colores: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul,  añil y violeta. Para que se forme un arcoíris se necesitas dos cosas: Luz (proviene del sol) y agua (nube). Un arco iris ocurre cuando las gotas de lluvia y los rayos del sol se atraviesan. Cuando la luz del sol penetra las gotas de agua, se refleja en las superficies interiores. Mientras pasa a través de las gotas, la luz se separa en sus colores que la componen, lo que produce un efecto muy similar al de un prisma. Y por un instante, cada gota de lluvia destella sus colores al observador, antes que otra gota de lluvia tome su lugar [2].

La luz que llega del sol es una mezcla de los colores que integran el espectro electromagnético, en este espectro lo que es visible al ojo humano es solo una ínfima parte de la totalidad que este abarca. El ojo puede ver solo longitudes de onda entre 390 y 750 nanómetros (nm). Los colores del arcoíris en el espectro visible incluye los colores que pueden ser producidos por la luz visible de una sola longitud de onda (violeta, azul, celeste, verde, amarillo, naranja y rojo).

Espectro electromagnético

Fuente: http://www.glosariografico.com/espectro_electromagnetico

De esto, podemos sacar una primera enseñanza: El eterno nos permite ver solo una parte de su grandeza y soberanía en la naturaleza. Sin embargo algunos animales pueden ver en longitudes de onda superiores al ojo humano, como es el caso de serpientes e insectos que pueden ver radiaciones infrarrojas (780 nm a 1400nm) y ultravioleta (380 a 200 nm). La ciencia utiliza equipos para poder ver lo que lo que es invisible para el ojo humano y poder así determinar compuestos específicos, defectos de calidad, imágenes médicas, por ejemplo, dentro del espectro están los rayos  X (10 a 0,01 nanómetros) utilizados para toma de radiografías, los rayos gamma (100 picómetros, 100 x1012 metros) utilizados en radioterapia para ubicar  e irradiar pequeños blancos dentro de la cabeza y del cerebro con alta precisión.

El arcoíris está compuesto por 7 colores,  número con un significado de perfección y plenitud; 7 días tiene la semana, el séptimo día es shabbat.

La inspiración y el enigma del arcoíris viene del todopoderoso, desde génesis: Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra. Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes. Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mí y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne [Gén. 9:13-15, RVR 60].

El arco iris representa la señal de la alianza establecida por Di-s con Noaj para la salvación de la humanidad. Los cabalistas consideran que la gama de colores correspondientes al espectro solar, refleja la matizada variedad de los atributos divinos [3].

Podemos extraer las siguientes enseñanzas:

  1. Para que se forme un arcoíris se necesitas dos cosas: Luz (proviene del sol) y agua (nube): El sol es creado por Di-s, hecho para dominar [Gn. 1:16], representa la esfera de la acción de la tierra, la ley de Di-s y la gloria futura, se da para la luz [Jer. 31:35] y la luz es Yeshúa nuestro salvador. La nube representa el uso milagroso de guiar y defender a Israel, manifestación de la presencia y gloria divina, así como pecados y testigos. Cuando vemos el arcoíris, podemos ver solo un halo, pero realmente lo que se forma es una circunferencia, en la cual el mismo creador nos muestra su soberanía sobre toda la tierra que es redonda como está escrito en Isaías: Él está sentado sobre el círculo de la tierra [Is. 40:22].
  1. El eterno nos permite ver solo una parte de su grandeza y soberanía en la naturaleza. Si en el espectro electromagnético que se forma, es tan poco lo que podemos ver, cómo será lo que no podemos ver? Si el eterno abriera nuestros ojos espirituales podríamos ver un mundo espiritual que es real, y que no alcanzamos a percibir. Sea el eterno aumentando nuestra fe, para poder ver cosas que ojo no vio ni oído escuchó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman [1 Cor. 2:9].
  1. El arcoíris está compuesto por 7 colores. Y el séptimo día Di-s descansó [Gén. 2:2]. El arcoíris es un pacto entre Di-s y los hombres, es su cobertura perfecta y podemos descansar confiadamente en ÉL, porque este Di-s es Di-s nuestro eternamente y para siempre; Él nos guiará aún más allá de la muerte [Sal. 48:14].

 

REFERENCIAS

[1] Strong, James (2003). Concordancia Strong exhaustiva de la biblia. Editorial caribe.

[2]. Donald DeYoung. Cómo se forman los arcoiris. Disponible en: https://christiananswers.net/spanish/q-eden/ednks006s.html

[3] Munk, E. (2001). La voz de la torah. Comentario del Pentateuco. Segunda edición. Págs. 1876.

***

IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

 

Ellos callan lo que ellas dicen

Por Natalia Lara

“Porque cuando Di-s creo la mujer no solo quiso que fuera diferente al varón, sino que se encargó de que fuera su parte contraria”

Cuando Di-s creó a la mujer, él tenía en mente que toda ella sería diferente del varón. Incluso más allá de diferente, el Eterno la definió como su ezer kenegdo [Gn 2:20], es decir עֵ֫זֶר (ezer, Strong H5828) que traduce ayuda y נֶ֫גֶד  (neged Strong H5048) significa contraria: literalmente no somos solo diferentes ¡sino que somos opuestos!

Y es que las diferencias entre hombres y mujeres van mucho más allá de lo evidente: los rasgos faciales, el tono de voz y la distribución de la grasa y los músculos. Ya desde la concepción existe un pequeño detalle al nivel más íntimo de la célula, el material genético divide nuestra especie en un grupo XY -de donde saldrán los hombres- y un grupo XX -de aquí vendrán las mujeres; esto porque el cromosoma que nos hace diferentes es el Y, el cual contiene el gen SRY que será el responsable de que se produzca la proteína SRY que va a impedir la formación de ovarios – exclusivos de las mujeres – y va a estimular la producción de testículos, lo cual será determinante en el sexo de los órganos reproductivos y por tanto definirá si el individuo es macho o hembra.

Esas diferencias que inician en los órganos sexuales se extienden a través del cuerpo, con patrones diferenciales de alimentación (mayor cantidad y requerimientos para los hombres), cambios en la distribución y acumulación de la grasa corporal y una pelvis más ancha para ellas y un fémur más largo para ellos. Incluso a nivel de los procesos de salud y enfermedad, existe una percepción mayor del dolor en los varones, pero es más frecuente el dolor en las mujeres, hay diferencias en el comportamiento de los medicamentos en el cuerpo, mayor cantidad de accidentes cerebro vasculares en mujeres y de ataques cardíacos en hombres y una mayor longevidad y menor mortalidad en las mujeres.

Y este proceso va aún más allá a nivel cerebral, en donde – por lo menos biológicamente hablando – se asientan las emociones y los pensamientos. Existe evidencia de un mayor tamaño cerebral y cantidad de neuronas en hombres, pero mayor cantidad de interconexiones en mujeres las cuales funcionan más rápido (Afifi, 2006). Asimetría entre el hemisferio derecho e izquierdo en hombres pero no en mujeres, lo que permite un proceso paso a paso en ellos versus un pensamiento multinivel en ellas (Gil-Verona J y cols, 2003). Mejores procesos viso-espaciales en hombres (Gil-Verona J y cols, 2003). También hay una mayor cantidad de neuronas en espejo en las mujeres, por lo que ellas reconocen mejor el lenguaje corporal negativo o neutro, mientras que los hombres reconocen mejor el lenguaje alegre o positivo (Christov-Moore L, 2014). De tal modo que pareciese predominar en el cerebro femenino el lado empatizante y afectuoso, mientras que el cerebro masculino es más sistematizante, menos emocional y más cognitivo. (Christov-Moore L, 2014).

Los hombres concentran información, las mujeres la comparten. Ellos se fijan más en el objetivos, en la meta; mientras ellas identifican fácilmente las relaciones entre los diferentes elementos del sistema. Mientras los caballeros identifican fácilmente el blanco que las mujeres (por eso son mejores conduciendo), las damas logran ver los puntos laterales que podrían ser ciegos para ellos.

Y no se trata de una guerra de sexos. Ni de decir que ellos son de Marte y ellas de Venus. Solo se trata de reconocer las maravillosas diferencias que hizo el creador cuando decidió: “Hombre y mujer los creó” [Gn 1:27] ¿El porqué de estas diferencias? La palabra nos enseña que “Di-s le da el cuerpo que quiso darle, y a cada clase de semilla le da un cuerpo propio” [1 Co 15:38]. Y una de las razones de estas diferencias tiene que ver con los propósitos a los cuales están llamados hombres y mujeres, pues cada uno tiene tareas y retos diferentes.

La mejor muestra de ellos es el lenguaje, biológicamente se ha demostrado que existen mejores procesos comunicativos en mujeres, pero procesos más especializados en hombres (Parra-Gamez L, 2009). De hecho, la palabra אדם (Adam, Strong H120) que se usa para describir la creación del hombre está emparentada con אדמה (Adamá, Strong 127) que significa tierra, la cual se relaciona con el silencio; mientras que חַוָּה (Java, Strong 2332) como se llamó la primera mujer [Gn 3:20] se relaciona con el verbo חָוָה (Javah) que significa declarar. En parte por eso, uno de los retos de los hombres es aprender a hablar mientras que el desafío para las mujeres es aprender a callar.

El hombre es dador mientras la mujer es receptora, tal como esta escrito “Y Adam conoció a su esposa” [Gn 4:1], fue él quien tomo el rol activo y no ella. Y no solo porque sea el hombre quien da la semilla y la mujer sea quien la incuba; sino porque en general los hombres son generadores de ideas, mientras que las mujeres funcionan más como incubadoras de esas ideas. Es por eso que la parnasa (provisión) fue una tarea asignada por el Eterno al varón [Gn 3:19] y es el trabajo el que lo dignifica, mientras que a la mujer se le asigno la tarea de parir los hijos [Gn 3:16] y ella se redime cuando es madre [1 Tim 2:15].

El reto para el hombre no solo se trata de llevar provisión a casa, sino que está llamado a ser sacerdote de su casa, y como tal tiene las mismas responsabilidades que tenían los cohanim mientras existió el tabernáculo y luego el templo: buscar la revelación de la voluntad divina [Dt 33:8], encargarse de la enseñanza de la torá [Dt 33:9-10], impartir justicia [Dt 21:1-9; Núm 5:11-13], llevar sacrificios y ofrendas [Lv 1-7, Dt 33:10], distinguir entre lo puro y lo impuro [Lv 13-14], custodiar el santuario [Nm 8:26, 2 Re 23:9] y ser los encargados de impartir bendición [Nm 6:22-27].

Y para la mujer el reto va más allá de solo “criar hijos”, ella debe serle a su esposo fuente de valor [Pv 31:10, 23], de confianza [Pv 31:11, 21] y de bien [Pv 31:12]. Las mujeres de las que habla la palabra del Eterno, tanto en el Tanaj como en la Brit hadasha (pacto renovado) no son princesas de cuentos de hadas, sino son mujeres esforzadas no solo en los quehaceres de su casa [Pv 31:15], sino que – sin perder su familia como prioridad – estudian torá [Pv 31:17, 26], trabajan [Pv 31: 13, 16-19, 24] e incluso hacen obra social [Pv 31: 12]. De hecho, la palabra que las describe en proverbios y que cada semana el esposo le recita a su esposa en la apertura de Shabat [Pv 31:10] es חָ֫יִל (Jayil, Strong 2428) que significa ejército, riquezas, valientes, fuerza, virtud y es la misma que se usa para describir a los valientes de entre el pueblo en el Tanaj.

Más maravilloso es que con todas esas diferencias, el Eterno haya tomado una genial decisión: “El hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne” [Gn 2:24] ¿Por qué habla de ser una sola carne? ¿No era suficiente ser un solo espíritu o una sola alma? Es porque en la carne están las necesidades físicas básicas (comer, dormir, reproducirse) pero también están las necesidades más complejas: reconocimiento, significancia, respeto, aprecio, comprensión, seguridad, etc.  Y es ahí cuando podemos morir a nuestras necesidades para darle al otro lo que necesita, es decir dejar de dormir para que el otro duerma, dejar de comer para que el otro coma; pero también dejar de pedir el ser reconocidos, respetados y apreciados para concentrarnos en que el otro sea reconocido, respetado y apreciado, es allí cuando realmente somos una carne y que podremos llegar a ese grado de unidad que pedía Yeshúa: “Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno:  yo en ellos y tú en mí. Permite que alcancen la perfección en la unidad, y así el mundo reconozca que tú me enviaste y que los has amado a ellos tal como me has amado a mí” [Jn 17:22-23]. Porque la unidad en casa y en nuestra familia, es el primer testimonio que estamos obligados a dar como creyentes.

¡Shavua tov!

Referencias

  1. Jaim Kramer, Abraham Sutton, Rebe NajmánBeilinson de Breslov. Anatomía del alma.
  2. Manis Friedman. Es que ya nadie se ruboriza. Ed Ner. 2010

***


IMG_20160260_092247

Soy hija de Di-s, recién casada, miembro de la Kehilat Mésianica Yovel, pediatra y por misericordia del Padre Eterno trabajo con los niños de la reclusión de mujeres El Buen Pastor en Bogotá.

LA MANIPULACIÓN DEL HOMBRE EN LAS BENDICIONES DEL CREADOR

Por Martha Tarazona

“Cuando por causa del pecado la bendición se convierte en maldición. Mira como esto se ha hecho realidad incluso en Colombia”

Vino Moisés y recitó todas las palabras de este cántico a oídos del pueblo, él y Josué hijo de Nun [Det. 32:44]. El cántico comienza con alabanza al único Di-s Justo y recto  [Det. 32:1-5], continúa con una pregunta fuerte ¿Así pagáis a Di-s, Pueblo loco e ignorante? [Det.32:6] y comienza a recordar los tiempos antiguos de dónde sacó su pueblo [Det. 32:7-10] y cómo lo bendijo  [Det. 32:11-14], sin embargo el pueblo se olvidó del Di-s que lo hizo, de la roca que lo creo y por ello la bendición se convirtió en maldición,  las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, Racimos muy amargos tienen [Det. 32:24-32].

La bendición del Eterno desde el comienzo era que comiéramos los frutos del campo, sin embargo, el hombre se ha encargado de manipular lo que Di-s hizo perfecto desde la creación del mundo, y como consecuencia a esto, se ha perdido el diseño original que en lugar de ser una bendición, se convierte en un problema que a largo plazo podría afectar la salud.

Por ejemplo, la palabra de Di-s dice que comeremos de los frutos del campo, pero qué calidad tienen éstos hoy en día? Es una bendición o puede ser conllevar un problema de salud?

Los alimentos contaminados por metales pesados pueden causar: problemas sensoriales, sobre todo en las extremidades, problemas de movimiento y equilibrio y reducción del campo visual, dificultad de manipular objetos, pérdida del sentido del gusto y el olfato. Problemas neurológicos como la dificultad en el habla, pérdida de audición, movimiento difícil de los ojos, temblores. Pérdida de memoria, golpes frecuentes contra paredes. Sensación de pinchazos en las extremidades (parestesia), dolor en las articulaciones, problemas en el uso de los dedos, dolores de cabeza, fallos de la memoria, insomnio y parálisis y muerte.

Este es el caso del desastre de Minamata (Japón) en 1956 dejando cerca de 900 muertos y más de 2000 afectados. Este caso, fue protagonizado por la empresa Chisso que utilizaba mercurio para la fabricación de plástico, esté metal se vertía al agua sin tratar, ocasionando contaminación en el pescado (metilmercurio)  que luego era consumido por las personas y afectaba su salud, de una manera fatal.

Este caso fue en Japón, y cómo es la situación actual en Colombia? En enero de 2018 El Espectador publica lo siguiente:

“Un reciente informe de la Fiscalía sólo confirma una tragedia que se veía venir hace años: el mercurio está invadiendo los ríos del país, envenenando el agua, el aire, los cultivos, los peces y las personas. Se estima que son más de 80 los ríos del territorio nacional que están contaminados con mercurio, afectando 21 departamentos y cerca de 400 municipios. Si Colombia no actúa para erradicarlo por completo, los daños a los ecosistemas, las fuentes de agua y la salud de las personas podrían ser irreparables. La contaminación por mercurio es una de las caras más perversas de la minería ilegal e informal, un problema que se nos salió de las manos hace tiempo” [1].

Cuando los frutos son regados con aguas contaminadas de ríos, o por la presencia de actividad industrial como soldadura, galvanización, curtidos, cromado, pinturas, conservación de madera, industria química, entre otras, presentan una amenaza para el consumidor por contaminación de metales pesados como Cadmio, plomo, Zinc, Manganeso, entre otros [2]. Además algunos suelos están contaminados por metales pesados por la contaminación atmosférica, residuos de plaguicidas [2].

También, los frutos pueden presentar contaminación por microorganismos patógenos que causan enfermedades, estos microorganismos provienen de las aguas de riego o del suelo que está en contacto con los cultivos [2]. La Universidad Nacional de Colombia, realizó un estudio sobre el exceso de tóxicos en hortalizas de la sabana, en el cual concluyen que las hortalizas regadas con el agua del río Bogotá tienen residuos de cadmio y arsénico que superan los límites permitidos. Por ejemplo, en el apio cultivado en el municipio de Mosquera, se encontró 0,95 partes por millón (ppm) de cadmio (Cd) y 0,29 de arsénico (Ar), superando los límites máximos permitidos por el Icontec, que son de 0,01 y 0,1 ppm. Estas cifras podrían parecer insignificantes, si se desconoce que el cadmio es un elemento tóxico, que tiende a acumularse en hígado, riñón y pulmones [3].

Se recomienda consumir frutas y hortalizas orgánicas y realizar un correcto lavado y desinfección, sin embargo si están contaminadas con metales, con un lavado no se elimina, se acumula en el organismo. La manipulación del hombre en el plan original del eterno, hace que cambien las bendiciones. Que sea el eterno limpiando y sanando nuestra tierra Colombia de todo intervención humana en lo que Él hizo perfecto y purificando cada alimento que entra a nuestro cuerpo.

Referencias

[1] Ahogados en Mercurio. El espectador (2018). https://www.elespectador.com/opinion/editorial/ahogados-en-mercurio-articulo-732029

[2] Fiallos Morales, M.C. (2017). Cuantificación de metales pesados y calidad microbiológica de frutas y vegetales que se expenden en el mercado mayorista de la ciudad de Ambato. Disponible en: http://repo.uta.edu.ec/bitstream/123456789/25296/1/BQ%20111.pdf

[3]. Exceso de tóxicos en hortalizas de la sabana. Universidad Nacional de Colombia. Disponible en: http://agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/exceso-de-toxicos-en-hortalizas-de-la-sabana.html

 

***

IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].