Parashá de la semana: #39 Parashat Jukat

Lecturas

***

Anuncios

“Si Papá lo dice… ¡hay que hacerlo!”

Por Familia Delgadillo Zapata

“Dichosos los que guardan sus estatutos y de todo corazón lo buscan.” [Salmo 119:2]

La parashat Jukat [Números 19:1 – 22:1] que significa “Estatuto”, es una parashá que está llena de mensajes con una comprensión espiritual inmensa que, sin la dirección divina, son casi incompresibles para la razón humana.

Al principio de la parashá se encuentra la purificación a través de la vaca rojiza, donde amorosamente nuestro Abba (Padre) brinda los detalles para que el cumplimiento de este estatuto sea exitoso y así cumpla con su propósito. Luego se nos narra el fallecimiento de Myriam lo que conllevo a una escasez de agua para el pueblo. También aquí el pueblo se queja una vez más, y es donde se presenta la escena que trajo como consecuencia la prohibición de la entrada a la tierra prometida para Moshé (Moisés). HaShem le indica a Moshé hablarle a la roca, pero en su lugar Moshé  la golpea dos veces y por su falta de confianza en el Creador le es negada la entrada a la tierra prometida. Aharón muere, el pueblo enfrenta Amalek, el pueblo recibe un ataque de serpientes como consecuencia de sus quejas, y la parashá finaliza con la guerra contra Sijón.

Como ya mencionamos, el nombre de esta parashá traduce “estatuto”, basándonos en un nivel P´Shat, es decir en el sentido literal del texto, encontramos que estatuto es: “Aquel conjunto de leyes que se redactan y hacen públicas en una sociedad para ser respetadas y tomadas en cuenta por todos los ciudadanos de la región a la que se haga referencia. Sin embargo, yendo a mayores especificidades, podemos decir que el estatuto es una forma menor de leyes ya que por lo general se redacta en el marco de una región, ciudad o área específica, así como también puede ser el conjunto de leyes que rigen a una institución o entidad de manera particular.”1

Los estatutos son una categoría de las tres que conforman todos los mandamientos (Edot: Testimonios, Jukim: Decretos, Mishpatim: Disposiciones de sentido común)²  siendo los estatutos los de mayor dificultad para cumplir dado que generalmente estos trascienden el entendimiento humano y el sentido común, por lo que tontamente podemos encontrar esta excusa lógica para incumplirlos pero deberíamos tener en cuenta que es PAPÁ quien lo dice… debemos hacerlo, y aunque se escape de nuestra comprensión es nuestro deber obedecer ya que, es la manera más hermosa de manifestar nuestro amor y fidelidad hacia Él. Está escrito:

Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!” [Isaías 55:9]  

Tal vez no hallemos una explicación racional en especial a este estatuto de la vaca rojiza, o a la razón por la que HaShem le indicó a Moshé de hablarle a la roca y no de golpearla como ya había sucedido en otra ocasión, pero esto es lo hermoso de nuestro Creador, su magnificencia y grandeza manifestada en diferentes formas y es Él y solo Él, el único que puede devolver la pureza a lo impurificado, y hacer brotar agua de una roca.

Nuestro camino sencillamente se resume en obedecer, observar, practicar y caminar solo por amor, no para sacar provecho al hacerlo, eso en sí será la consecuencia, más NO debe ser el fin. Por eso es nuestra obligación enseñar a nuestros hijos a amar al Señor nuestro Di-s con toda su mente y con toda su alma, para que estas palabras nunca se aparten de ellos y así las obedezcan por amor y sean fieles al Creador del universo todos los días de su vida.

Es simple, nuestra oración es que amemos a nuestro Abba Kadosh (Padre Santo) con tal intensidad, por encima de todas las cosas y con todas las fuerzas de tal manera que nuestro sentir siempre sea sin duda alguna: “Si Papá lo dice…  ¡hay que hacerlo!” y que se diga de nosotros: “Dichosos los que guardan sus estatutos y de todo corazón lo buscan.” [Salmo 119:2]

Que así sea su voluntad para nuestras vidas, ¡Amen!

Shavua Tov!!!

Referencias:

1.https://www.definicionabc.com/economia/servidor-publico.php

2.Torat Emet, Un mensaje de vida – R. Sigal.

***


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad

KORAJ (קרח) Y LA VARA RETOÑÓ…

Por Rocío Delvalle Quevedo

“Diles a los israelitas que traigan doce varas… colócalas frente al arca del pacto… la vara que retoñe será la de mi elegido… la vara de Aharón no solo había retoñado, sino que también tenía botones, flores y almendras…” [Bemidbar/Números 17:2, 4-5 y 8b NVI]

Las plantas son organismos vivos de muchas células y con la capacidad de producir su propio alimento (Mitchell, 2007). Pueden reproducirse sexual y asexualmente. La reproducción sexual es la que conocemos tradicionalmente, en la que la planta produce flores que tienen estambres con polen y ovarios con óvulos y que al ser polinizada la flor y depositado el polen en su ovario se desarrolla un fruto con una o varias semillas en su interior.  Luego esta semilla se siembra y da origen a otras plantitas. En este tipo de reproducción es claro cuál es el progenitor y cuál es la nueva plántula. Sin embargo, las plantas también se pueden reproducir sin necesidad de flores, por medio de la reproducción asexual. Esto se da por una propiedad característica de la mayoría de las plantas, que consiste en que una pequeña parte del cuerpo (particularmente si incluye una yema), cuando se separa y se coloca bajo condiciones favorables, reemplazará las partes faltantes y se convertirá en un nuevo individuo. Osea se puede tomar una ramita o una estaca de una planta, ponerla en tierra, regarla y probablemente echará raíces, sacará retoños y se desarrollará como planta. Este tipo de reproducción asegura un alto grado de uniformidad entre la progenie, ya que cada uno de los individuos de hecho es una parte del individuo original (Renison & Cingolani, 1998; Sinnott & Wilson, 1963).

De acuerdo a lo anterior, realmente que una estaca o una vara retoñen, no es un fenómeno extraño, sino más bien algo que ocurre naturalmente. Bueno, puede ser un poco curioso que la vara retoñe sin estar enterrada, en condiciones “favorables”, y que a pesar de que las doce varas del texto de Bemidbar (Números) 17 se encontraban bajo las mismas condiciones frente al arca, solo una retoñó. Pero mi intención en estas líneas, realmente no es buscar la evidencia científica que sustente la probabilidad biológica de que la vara de Aarón retoñara, más bien quisiera resaltar algunos rasgos de la reproducción vegetativa que se conectan de una forma maravillosa con el contexto del relato.

Pongámonos un poco en contexto. Estamos ante una situación de sublevación de un pequeño grupo de personas en el pueblo de Israel, liderados por un miembro de la tribu de Leví, en contra del “mandato y gobierno” de Moshé (Moisés) y Aarón sobre el pueblo. El ETERNO trae juicio sobre los revolucionarios, y para dar fin a las murmuraciones utiliza como herramienta pedagógica doce varas y establece que aquella que retoñe (“reproducción vegetativa”), será la que represente a aquel a quien Él eligió para desempeñar una función específica dentro del pueblo, el sacerdocio. Si volvemos a la descripción de la reproducción vegetativa o asexual, nos podemos dar cuenta que todas las plantas en un cultivo (o una vid) que hayan nacido mediante este medio de propagación son clones, no hay diferencia entre ellas, tienen exactamente la misma información genética. Sin embargo, cada una es un individuo valioso dentro del bosque, de la vid o el cultivo, con la potencialidad de llevar fruto o de aportar una nueva estaca para una nueva “siembra”. Es decir, el ETERNO estaba dejando claro que Él en su soberanía había establecido a Aarón y su familia para el sacerdocio. Sin embargo, como el mismo Moshé lo expresó en la porción de la escritura que estamos estudiando [Bemidbar/Números 16:8-10], los levitas en general también habían sido elegidos por el ETERNO para que desempeñaran un servicio en la tienda de reunión, y así cada tribu tenía sus potencialidades, labores y responsabilidades establecidas por el ETERNO.

El ETERNO es un Rey de orden. Y aunque ante Él como dice Shaul (Pablo), no hay ni griego ni judío, ni hombre ni mujer en Yeshúa (Jesús), todos somos valiosos ante sus ojos y nos ama abundantemente [Gálatas 3:28]; Él nos ha dado a cada uno un rol, un lugar, un propósito en este mundo. Y cada uno de nosotros debe recibir con agradecimiento ese don dado por Él y desempeñarlo con amor, sin envidias hacia los demás, ni rencores. Las autoridades que usualmente están sobre nosotros, tales como nuestros padres, pastores, e incluso jefes y entes gubernamentales, son puestos en esos lugares por el ALTÍSIMO [Romanos 13:1-5] y como le aconseja Shaul a Timoteo, nosotros lo que debemos es, más que quejarnos y rebelarnos contra ellos, cubrirlos en oración [1° Timoteo 2:2]. Así, en oración y fe buscar y encontrar qué parte del cuerpo del Mashiaj (Mesías) somos nosotros [1° de Corintios 12:12-31], para trabajar mancomunadamente con las otras partes y que el cuerpo de Mashiaj funcione de tal manera que seamos sal, luz y testimonio a las naciones de que el amor y el reino del ALTÍSIMO se han acercado.

 

REFERENCIAS

  1. MITCHELL S (Editor de Producción). 2007. Colección llave de la ciencia: Diccionario de Biología. Grupo Editorial Norma, Bogotá, Colombia.
  2. SINNOTT EW & WILSON KS. 1963. Botánica: Principios y Problemas. Compañía Editorial Continental, S. A., México.
  3. RENISON D & CINGOLANI AM. 1998. Experiencias en germinación y reproducción vegetativa aplicados a la reforestación con Polylepis australis (Rosaceae) en las Sierras Grandes de Córdoba, Argentina. AGRISCIENTIA, VOL. XV: 47-53.

***


IMG_5236

Soy Bióloga de la Universidad Nacional de Colombia y creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna. En la actualidad estoy cursando una maestría en Medio Ambiente y Desarrollo también en la Universidad Nacional. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales.

Espíritu de Caleb

Por Martha Tarazona

El Señor le dijo a Moshé: “Quiero que envíes a algunos de tus hombres a explorar la tierra que estoy por entregar a los israelitas. De cada tribu enviarás a un líder que la represente”. 

De acuerdo con la orden del Señor, Moisés envío un líder de cada tribu, entre ellos Caleb  hijo de Jefone, de la tribu de Judá. [Num. 13:1-6]. Las instrucciones de Moshé para que reconocieran la tierra de Canaán fueron: Que subieran al Neguev y al monte, y estas fueron las preguntas:

  1. Cómo era la tierra?
  2. Cómo era el pueblo que la habitaba? Si eran fuertes o débiles, si poco o numeroso?
  3. Cómo era la tierra habitada, si era buena o mala?
  4. Cómo eran las ciudades habitadas, si eran campamentos o plazas fortificadas?,
  5. Cómo era el terreno, si era fértil o estéril, si en él había árboles o no?

Finalmente, que tomarán frutos del país. Muchas preguntas debían ser contestadas por los 12 espías, y estas fueron las respuestas:

  1. Ciertamente fluye leche y miel
  2. El pueblo es fuerte y numeroso. Amalec habita le Neguev, y el heteo, jebuseo, etc. Es un pueblo más fuerte que nosotros. Hombres de gran estatura, gigantes, y nosotros éramos como langostas al lado de ellos.
  3. Es tierra que traga a sus moradores.
  4. Las ciudades son muy grandes y fortificadas
  5. La tierra es fértil, y este es el fruto de ella (racimo de uvas el cual trajeron dos en un palo, y de las granadas y de los higos).

De los 12 espías solo Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, hablaron bien de la tierra a la congregación diciendo: “La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Di-s se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel” [Num. 14:6-8].

De acuerdo a la concordancia bíblica, Caleb equivale al #3612, definido como el sonido y la sensación de Jefone por Moisés a reconocer la tierra [1]. Caleb significa “como un corazón” [2].

Características de Caleb:

  1. Hombre con determinación y seguridad

“Caleb hizo callar al pueblo ante Moisés, y dijo: Subamos a conquistar esa tierra. Estoy seguro de que podremos hacerlo” [Num. 13:30].

  1. Hombre que demostró su indignación

“Allí estaban también Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, los cuales habían participado en la exploración de la tierra. Ambos se rasgaron las vestiduras en señal de duelo” [Num. 14:6].

  1. Hombre fiel a Hashem

“En cambio, a mi siervo Caleb, que ha mostrado una actitud diferente y me ha sido fiel, le daré posesión de la tierra que exploró, y su descendencia la heredará” [Num. 14:24]. “Solo la verá Caleb hijo de Jefone. A él y a sus descendientes les daré la tierra que han tocado sus pies, porque fue fiel al Señor”. [Dt. 1:36]

  1. Hombre bendecido

“Tomará posesión de la tierra que les prometí. Solo entrarán en ella Caleb hijo de Jefone y Josué hijo de Nun”[Num. 14.30]

  1. Representa la vida

“De todos los hombres que fueron a explorar el país, solo sobrevivieron Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone” [Num. 14:38].

  1. Representa buscar a Hashem con todo el corazón

“Ninguno de ellos la verá, con la sola excepción de Caleb hijo de Jefone, el quenizita, y Josué hijo de Nun, los cuales me siguieron de todo corazón” [Num. 32:12].

  1. Hombre que no olvida las promesas de Hashem

“…Caleb hijo de Jefone le pidió a Josué: «Acuérdate de lo que el Señor le dijo a Moisés, hombre de Dios, respecto a ti y a mí en Cades Barnea. Yo tenía cuarenta años cuando Moisés, siervo del Señor, me envió desde Cades Barnea para explorar el país, y con toda franqueza le informé de lo que vi. Mis compañeros de viaje, por el contrario, desanimaron a la gente y le infundieron temor. Pero yo me mantuve fiel al Señor mi Dios. Ese mismo día Moisés me hizo este juramento: “La tierra que toquen tus pies será herencia tuya y de tus descendientes para siempre, porque fuiste fiel al Señor mi Dios” [Josué 14:6].

Este versículo representa un hombre que no se olvida de las promesas de Hashem, un hombre de 40 años, número de gran significancia en el entendimiento de la Toráh, los 12 espías duraron 40 días para reconocer la tierra “Y volvieron de reconocer la tierra al fin de cuarenta días” (Dt: 13:25). Por 40 días Moisés estuvo en cielo para recibir la Torá, 40 días del diluvio, 40 días del embarazo, hasta la formación del feto. 40 valor numérico de la letra mem que significa agua.  Caleb fue un hombre sincero y fiel a Hashem. El espíritu de Caleb, está dado por la determinación, celo de las cosas del eterno, fidelidad, y por seguir al eterno con todo el corazón.

Que sea el eterno colocando en nuestras vidas un espíritu como el de Caleb, para poder tener la determinación de seguirle sin importar que sean más lo que desanimen e infundan temor; como el caso de los otros 10 espías. Que sea el eterno colocando en nosotros celo por lo santo, aumentando nuestra fidelidad, que cada día lo busquemos con todo nuestro corazón y que nunca olvidemos sus promesas, porque Él lo hará, “Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Di-s que tiene misericordia” [Rom. 9:16], que nos apeguemos a su poder, a su santidad y a su misericordia, cualquiera sea nuestra necesidad, “He aquí, yo soy el Señor, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para mí? [Jr. 32:27]. Y que sea en nuestra vida reviviendo un espíritu de determinación y fortaleza como el de Caleb.

 

Referencias

[1]  Strong, James (2003). Concordancia Strong exhaustiva de la biblia. Editorial caribe.
[2]. Nombres de hombres (2018). Disponible en:  http://www.aishlatino.com/judaismo/ciclo-de-vida/nacimiento/Nombres-de-Hombres.html?s=srcon. Consultado: Junio 2018.

Quiz Parashat Sheláj Lejá

Por Christian D. Hernández (Móshe)

Parashat Sheláj Lejá, Prueba tus conocimientos sobre la parashá en el siguiente quiz:

Inicia Aquí

***


WhatsApp Image 2018-05-28 at 13.44.01.jpeg

Psicólogo de la Konrad Lorenz Fundación Universitaria. Gabbai de la Comunidad Mesiánica Yovel y miembro del ministerio de danzas. Amante del hebreo.