No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada

Por Patricia Gil García

Durante el año 2017 el ministerio de parejas tuvo una gran bendición al desarrollar diferentes actividades entre ellas el curso pre matrimonial en su tercer ciclo completo, el cual tuvo como resultado la celebración de cinco hermosas bodas.

Agradecemos al Eterno su gran misericordia y respaldo con nuestra Kehilat ya que a través de la conformación de estas nuevas familias no sólo damos testimonio a nuestro entorno cercano (iglesia y familia) si no a la sociedad en general, demostrando el modelo original creado por el Eterno para tener una vida completa y bendecida por Él.

El ministerio parejas en construcción desarrolla también un programa de charlas mensuales dirigidas a la pareja y la familia con el objetivo de reflexionar, edificar, animar y restaurar la relación en la pareja de forma integral. También estamos atentos a servir en consejería cuando somos requeridos para escuchar, apoyar y orar por las diferentes situaciones que se presentan en el seno del hogar.

Gracias a nuestro Eloim por su amor y misericordia en este año secular y a todo el equipo que de una u otra forma está presto a colaborar en cada actividad realizada.

Daniel + AngieDaniel + LauraJohn + Luz EnidSergio + KatherinYehuda + Alejandra

Anuncios

“¿Quién es fuerte? El que domina sus instintos”

Por Patricia Gil García 

La creación es de Di-s y por lo tanto es buena  y le dio al hombre la orden de “cuidarla” Di-s el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.

Queridos lectores, hoy quiero alejarme un poco de los temas de la Parashá (sin salirme de los mandamientos que nuestro amado Padre nos ha dado) para atender otro tema que me apasiona mucho y que por estos días fue tocado en la comunidad en el espacio de Vedibarta Bam (hablarás de Torá),  por nuestra Bióloga Rocío Delvalle en el “Ciclo de Familia” que terminó recientemente.

Es el tema ambiental, que también por estos días en Colombia ha tomado relevancia ya que “el cobro, (no prohibición)” del uso de bolsas plásticas de menos de 30×30 centímetros, es tomado como un tipo de impuesto.

Según el Talmud, el hombre debía dominar sus impulsos agresivos para lograr una convivencia armónica con los demás componentes de la creación. “¿Quién es fuerteEl que domina sus instintos”.

La norma talmúdica conocida como bal tashjit, entendía que el cuidado de los recursos naturales no era un imperativo ecológicosino un mandamiento divinopor lo que su violación constituía un sacrilegio.  

El Eterno mismo nos dice en [Deuteronomio 20: 19-20]: Si antes de conquistar una ciudad tienes que sitiarla por mucho tiempo, no derribes sus árboles a golpe de hacha, pues necesitarás alimentarte de sus frutos. No los derribes, pues no son hombres que puedan defenderse de ti sino solo árboles del campo. Sin embargo, podrás derribar los árboles que no sean frutales y construir con ellos instrumentos de asedio contra la ciudad que tengas sitiada, hasta que caiga bajo tu dominio.

Los problemas ambientales han pasado de ser estrictamente científicos a ser un aspecto que interesa y afecta al hombre del común,  pero el mayor problema es que muchos aún no somos conscientes, o no nos importa el tema ambiental y  se nos olvida que la creación es de Di-s y por lo tanto es buena y le dio al hombre la “orden de cuidarla”  [Génesis 2:15]: Di-s el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.

Actualmente, el cambio de las prioridades y el desequilibrio familiar han afectado nuestro entorno en muchos aspectos como la disfuncionalidad de la familia, pérdida de roles, falta de amor y/o respeto entre los esposos, hijos desamparados o criados por terceros entre otros, pero también afecta una nueva faceta de nuestras vidas y es el entorno ecológico.

El arrebato del sacerdocio del hombre y la mujer proveedora trae consecuencias en este sentido que muy seguramente no nos hemos puesto a pensar. El reemplazo de lactar por las leches sintéticas, las loncheras empacadas, las comidas rápidas, la mayor utilización y por ende producción de productos cosméticos, mayor uso de botellas de agua, comidas pre cocidas, bebidas gaseosas o aguas saborizadas, entre muchas otras cosas, traen sus propias consecuencias tales como mayor volumen de desechos, uso de empaques y utilización de más agua en la producción de estos productos.

Shavua Tov!!!

 

***

 


Perfil Patricia Gil García

Patricia Gil García, junto con mi esposo cabezas del Ministerio “Parejas en Construcción” y con mi familia, miembros de la comunidad Yovel desde su inicio.  Me siento profundamente honrada y agradecida con el Eterno por permitirme compartir con ustedes algunos conceptos que espero sean de bendición para sus vidas.

 

 

Cuando ustedes digan “sí”, que sea realmente “sí”

Por Patricia Gil García 

Cuando una mujer casada haga un voto, o bajo juramento se comprometa en algo,  si su esposo se entera, pero se queda callado y no lo desaprueba, entonces ella estará obligada a cumplir todos sus votos y promesas.  Pero, si su esposo se entera y los anula, entonces ninguno de los votos o promesas que haya hecho le serán obligatorios, pues su esposo los anuló. El Señor la absolverá. [Números 30 10-12]

En la parashá (Porción de la Escritura) Matot “tribus” Moshé (Moisés) habla con los jefes de las tribus de Israel para transmitirles un mensaje ordenado directamente por HaShem (el Nombre), y les comparte una serie de normas acerca de las promesas formuladas por una mujer en diferentes escenarios y cómo pueden ser anuladas o cómo pueden tener vía libre.

Para una persona que lea este texto desprevenidamente le puede sonar lo más inconcebible, machista y retrogrado, pero resulta que es todo lo contrario. Es una ordenanza dada por el mismo Eterno para proteger a la mujer que tomó una decisión sin tener en cuenta la “cobertura u opinión” de su padre, prometido o esposo.

En nuestra comunidad cuando realizamos una ceremonia de matrimonio “bajo la Jupá o palio nupcial” la novia declara las palabras que Rut le dijo a Noemí:

Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Moriré donde tú mueras, y allí seré sepultada. ¡Que me castigue el Señor con toda severidad si me separa de ti algo que no sea la muerte!

Qué declaración tan intensa y llena de responsabilidad!! (hoy me dirijo especialmente a las mujeres casadas). Cuando nosotras por nuestra voluntad hemos aceptado, aprobado, o auto-impuesto, una prohibición o un voto y si somos comprometidas o casadas, nuestro esposo tiene la autoridad total para anular ese voto; pero por qué dirán muchas de ustedes, acaso no tenemos autonomía, poder de decisión, que pasó con la libertad y el libre pensamiento? En otras palabras acaso no tenemos libre albedrío?

Cuando le damos el sí a nuestro esposo [Mateo 5:37], estamos aceptando intrínsecamente una serie de beneficios y obligaciones de las que tal vez muchas no somos conscientes, no hay pleno conocimiento de lo que implica un verdadero sí.

Como lo estudiamos en una pasada reunión de parejas, para entrar en el pacto del matrimonio debemos ser sumisos, primero al Eterno y luego a nuestro esposo, debemos morir a nuestros propios deseos y nacer de nuevo para darlo todo.

Los dejo con un video sobre este interesante tema, no sin antes insistir a nuestras queridas damas que no debemos olvidarnos que aceptamos una autoridad sobre nosotras al casarnos y que es nuestro deber respetar no sólo con  las palabras sino con nuestros actos, honrar, admirar, dar nuestro mayor favor y consideración, tratar con decoro y honor, dignidad, estimación, cortesía, atención, recato y prudencia a nuestro amado esposo ya que es “yugo” que hemos aceptado voluntaria y libremente.

 

Shavua Tov!!!

***

 


Perfil Patricia Gil García

Patricia Gil García, junto con mi esposo cabezas del Ministerio “Parejas en Construcción” y con mi familia, miembros de la comunidad Yovel desde su inicio.  Me siento profundamente honrada y agradecida con el Eterno por permitirme compartir con ustedes algunos conceptos que espero sean de bendición para sus vidas.

 

Ni rajas, ni prestas el hacha

Por Patricia Gil García

Coré, que era hijo de Izar, nieto de Coat y bisnieto de Leví, y los rubenitas Datán y Abirán, hijos de Eliab, y On hijo de Pélet, se atrevieron a sublevarse contra Moisés con el apoyo de doscientos cincuenta israelitas. Todos ellos eran personas de renombre y líderes que la comunidad misma había escogido. Se reunieron para oponerse a Moisés y a Aarón, y les dijeron: ―¡Vosotros habéis ido ya demasiado lejos! Si toda la comunidad es santa, lo mismo que sus miembros, y el Señor está en medio de ellos, ¿por qué os creéis vosotros los dueños de la comunidad del Señor? [Números 16:1-3]

Una de las muchas enseñanzas que nos dejó el pasado congreso Zehut, es que cada uno de nosotros debe buscar su lugar en la comunidad. Por ejemplo si eres tú quien abre la puerta, o si eres el que sirve en uno u otro ministerio, o si por el contrario eres tú quien enseña, o  si eres tú el encargado de la limpieza o de la intercesión está muy bien, ya que lo importante no es la labor que haces en sí; lo más importante es que debes buscar tu propio  lugar en la comunidad, hacerlo y hacerlo con la mayor entrega, amor y hacerlo bien, como para el Eterno.

Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo,  conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Mashiaj el Señor. [Colosenses 3:23-24]

En la porción Koraj, aunque Coré, Datán, Abirán y On eran como el mismo relato lo dice “personas de renombre y líderes que la comunidad misma había escogido” se atrevieron a hablar mal de Moshé y Aaron y a poner a la comunidad en su contra y decían “¿por qué os creéis vosotros los dueños de la comunidad del Señor?”, aunque eran personas escogidas por la misma comunidad, ellos no se sintieron lo suficientemente cómodos y a gusto con las funciones que desempeñaban, lo que los llevó directamente a la muerte por atreverse a ir en contra de la voluntad del Eterno.

Por qué será que muchas veces ni siquiera atendemos a la voz de nuestro Abba que de forma tan amorosa y cariñosa, nos tiene un lugar (hablo en la comunidad o Kehila) para cada unos de nosotros?, sino que más bien nos negamos a ocuparlo, y  hasta llegamos a despreciarlo por un sinnúmero de “excusas”; además de quejarnos y murmurar, en ocasiones  hasta llegamos a creer que seríamos mejor en tal o cual labor o misión y a la final son sólo algunos los que siempre están dispuestos para atender obedientemente las tareas que van surgiendo de las actividades propias de la Kehila.

Desde mi perspectiva cuando nos negamos, no nos ofrecemos o tenemos una actitud pasiva hacia la colaboración y más aún cuando las actividades lo demandan es como si nos estuviéramos revelando tal cual Koraj lo hizo, sólo que de una forma más disimulada y menos escandalosa. Así que amigos comunitarios los dejo con una reflexión que ya habíamos tratado en otra ocasión y con el  significado de comunidad que es el tema que nos ha movido durante este año, para que nuestra verdadera “identidad” sea el servicio y el amor, para que pongamos   al servicio del Eterno las capacidades y cualidades que seguramente son muchas y nos nos quedemos sólo ocupando una silla cada semana.

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Comunidad

 

Shavua Tov!!!

***

 


Perfil Patricia Gil García

Patricia Gil García, junto con mi esposo cabezas del Ministerio “Parejas en Construcción” y con mi familia, miembros de la comunidad Yovel desde su inicio.  Me siento profundamente honrada y agradecida con el Eterno por permitirme compartir con ustedes algunos conceptos que espero sean de bendición para sus vidas.

¿Por qué, por qué, por qué?

Por Patricia Gil García

Si ahora ustedes me son del todo obedientes, y cumplen mi pacto, serán mi propiedad exclusiva entre todas las naciones. Aunque toda la tierra me pertenece, ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa”.  [Éxodo 19 5-6]

 En la vida del creyente, hay versículos que se han constituido en lo que llamamos “frases de cajón” que no es otra cosa que una frase que tenemos a la mano para usarse de forma corriente y a conveniencia propia además de ser usada a la ligera y sin detenernos un momento a pensar la profundidad que hay en ellas (este es el caso del verso con el que iniciamos hoy Éxodo 19: 5-6).

Continuamente lo usamos para hacer referencia a que hemos sido llamados a ser “reyes y sacerdotes” pero omitimos una parte muy importante y es el llamamiento que hay antes de ser obedientes y santos. Este verso transcurre (según la narración de la Torá al inicio del capítulo 19 de Éxodo) a los tres meses después de haber salido de Egipto apenas cuando se estaban organizando y justo antes de recibir los mandamientos del Eterno.

Después de construir el santuario en el desierto con todos sus utensilios, consagrar el servicio sacerdotal, pasar por el doloroso episodio del becerro de oro, el Eterno les da una nueva oportunidad y siguen adelante para ver la presencia del Señor manifestarse ante ellos; son entregadas todas las observancias  generales del servicio, convivencia y purificación de levítico, las fiestas que habríamos de celebrar por nuestras generaciones, el año sabático, sus normas, y finalmente  el capítulo de obediencia y desobediencia.

Luego de todo lo anterior inicia el libro de Bamidbar traducido al español como Números (en hebreo esta porción es nombrada como “en el desierto”)  allí el Eterno habla a Moshé cuando están por cumplir los dos años desde la salida  de Egipto y le pide hacer un censo por clanes y familias anotando por nombre a cada uno de los varones, elije a los encargados de realizar el censo. Los Levitas son separados y no censados por estar especialmente escogidos para el servicio del templo  y acto seguido el Eterno indica a Moshe la disposición de cada tribu para su ubicación alrededor de la tienda de reunión cada una con su estandarte y así llegamos al verso del que les quiero hablar el día de hoy: Números 1:54 “Los israelitas hicieron todo conforme a lo que el Señor le había mandado a Moshé”.

En todo el relato no hay una sola queja acerca del por qué deben censarse, o por qué sólo se anotaban los hombres, tampoco por qué sólo los de ciertas edades, o  por qué debemos ubicarnos al lado de esta u otra tribu, por qué debemos llevar un estandarte, por qué los levitas fueron los escogidos para el servicio, o por qué ellos no iban a las guerras, por qué, por qué, por qué?.

El pueblo en ese momento sólo se limitó a obedecer y seguir como lo dice Números 1:54 a hacer “todo” de acuerdo a la voluntad del Señor y así llegaron a ser la propiedad exclusiva, reino de sacerdotes, los hijos del Eterno quienes llevan su apellido y la bendición en todo sentido y quienes a pesar de las continuas persecuciones, de las guerras, de no tener un territorio por muchos años, continúan obedeciendo al Eterno, sus normas, leyes y preceptos y son celosos con ellos.

Entonces si queremos ser llamados reino de sacerdotes, reyes, nación santa  tenemos una gran pero hermosa tarea de conocer cuáles son las solicitudes del Altísimo para nuestras vidas como personas, pareja, familia y sociedad en general, ser obedientes y cumplir el pacto, tarea que no es fácil pero que Él nos prepara y lleva de la mano para guiarnos con todo su amor y ternura y que nos trae grandes satisfacciones y alegrías.

Así que queridos amigos tal como otro de esos versos de cajón, oremos al Eterno para que un espíritu obediente nos sostenga [Salmo 51:12b] y seamos contados como su propiedad exclusiva.

Shavua Tov!!!

***


Perfil Patricia Gil García

Patricia Gil García, junto con mi esposo cabezas del Ministerio “Parejas en Construcción” y con mi familia, miembros de la comunidad Yovel desde su inicio.  Me siento profundamente honrada y agradecida con el Eterno por permitirme compartir con ustedes algunos conceptos que espero sean de bendición para sus vidas.

Dime cómo hablas y te diré quién eres

Por Patricia Gil García

Tzaraat es un término que comúnmente se traduce como “lepra” y es la manifestación física de una conducta espiritual inadecuada principalmente por la maledicencia y se manifiesta en forma gradual  en la medida que el responsable continuaba con sus malas prácticas. Primero se manifestaba en las paredes de su casa, luego en los objetos de cuero y finalmente en su propia piel (Tomado de Torat Emet página 290).

La maledicencia o hablar mal, es una situación que viéndolo con detenimiento no sólo afecta a la persona de quien se habla sino según los Rabinos más antiguos al mismo que habla mal. Tiene innumerables efectos secundarios que seguramente  en la actualidad no los podemos ver tan palpables como en los relatos de Levítico pero están allí; de la maledicencia se pueden desprender sentimientos tan fuertes y perversos como el rencor, el odio, resentimientos, rabia, enemistad, rechazo, hostilidad entre muchos otros.

Es tan sutil que fácilmente y (muchas veces sin proponérnoslo) caemos en la murmuración, en la queja, protesta o reclamo de cosas que seguramente no tiene sentido o no nos corresponde a nosotros (chisme); pero nos dejamos llevar dando nuestra “opinión” de algún hecho  que hasta nos creemos con el derecho y obligación de exponer nuestro punto de vista. Hablamos fuerte, nos molestamos, proponemos soluciones o formas de actuar y hasta decimos “yo no lo hubiera hecho” o “yo lo hubiera hecho así”.

Tómate un momento para pensar si alguna vez te pasó. Hablaste mal de una persona, te molestaste, dijiste lo que tenías que decir…pero a otros y olvidaste un pequeño detalle, le expresaste la molestia o hablaste cara a cara con “la persona en cuestión?

Ahora vamos un poco más allá, si eres casado y esa persona es tu esposo/a, te molestaste aún más? te sulfuraste, gritaste y te creíste con más derecho de molestarte y hasta dijiste cosas que luego lamentaste?. Esta es una de “esas” contradicciones de la vida que al más cercano, al que más amo, con él/ella soy más exigente, emito mayores y más severos juicios. Finalmente es  nuestro cónyuge al más difícil de perdonar y para terminar hablo mal de mi pareja con otras personas.

Revisemos el proceso paso a paso que el mismo Eterno le ordenó a Moshe se estableciera para la purificación y perdón de una persona que sufriera de Tzaraat de acuerdo con [Levítico 14:1-20]:

  • »Será presentada ante el sacerdote,  quien la examinará fuera del campamento.
  • Si el sacerdote comprueba que la persona infectada se ha sanado de su enfermedad, mandará traer para la purificación de esa persona dos aves vivas y puras, un pedazo de madera de cedro, un paño escarlata y una rama de hisopo.
  • Después el sacerdote mandará degollar la primera ave sobre una vasija de barro llena de agua de manantial.
  • Tomará la otra ave viva, la madera de cedro, el paño escarlata y la rama de hisopo, y mojará todo esto junto con el ave viva en la sangre del ave que fue degollada sobre el agua de manantial.
  • Luego rociará siete veces a quien va a ser purificado de la infección, y lo declarará puro.
  • Entonces dejará libre a campo abierto el ave viva.
  •  El que se purifica deberá lavarse la ropa, afeitarse todo el pelo y bañarse. Así quedará puro.
  • Después de esto podrá entrar en el campamento, pero se quedará fuera de su carpa durante siete días. 
  • Al séptimo día se rapará por completo el cabello, la barba y las cejas; se lavará la ropa y se bañará. Así quedará puro.
  • Al octavo día, el que se purifica deberá traer dos corderos sin defecto y una cordera de un año, también sin defecto; como ofrenda de cereal traerá seis kilos de flor de harina amasada con aceite, junto con un tercio de litro de aceite.
  • El sacerdote que oficia en la purificación presentará ante el Señor, a la entrada de la Tienda de reunión, al que se purifica y a sus ofrendas.
  • Después el sacerdote tomará uno de los corderos y, junto con el aceite, lo ofrecerá como sacrificio por la culpa. Lo mecerá ante el Señor, pues se trata de una ofrenda mecida.
  • Después degollará al cordero en el lugar santo, donde se degüellan las víctimas del sacrificio expiatorio y del holocausto, porque el sacrificio por la culpa, al igual que el sacrificio expiatorio, pertenecen al sacerdote. Se trata de algo sumamente sagrado. 
  • Luego tomará el sacerdote un poco de sangre del sacrificio por la culpa y la untará en el lóbulo de la oreja derecha, en el pulgar de la mano derecha y en el dedo gordo del pie derecho del que se purifica.
  • El sacerdote tomará un poco de aceite y se lo echará en la palma de la mano izquierda. 
  • Mojará el índice de la mano derecha en el aceite que tiene en la palma izquierda, y rociará el aceite siete veces ante el Señor.
  • Luego, del aceite que le quede en la mano, el sacerdote untará un poco en el lóbulo de la oreja derecha, en el pulgar de la mano derecha y en el dedo gordo del pie derecho del que se purifica, sobre la sangre del sacrificio por la culpa. 
  • El sacerdote derramará sobre la cabeza del que se purifica el aceite que le quede en la mano. De este modo celebrará ante el Señor el rito de propiciación por él.
  •  A continuación, el sacerdote ofrecerá el sacrificio expiatorio, haciendo propiciación por el que se purifica de su impureza.
  • Hecho esto, degollará la víctima del holocausto,  y la ofrecerá en el altar junto con la ofrenda de cereal. Así hará propiciación por él, y lo declarará puro.

 

Qué proceso exigió el Eterno!!! Todo un ritual de cosas que seguramente no eran tan fáciles de conseguir, que tenían que costar un precio alto y el tiempo que se debía invertir para lograr la sanidad de la Tzaraat y el perdón del Eterno, pero mayor  fue el precio que pagó Yeshúa en el madero expiando nuestras culpas inclusive ésta que pasa por algo menor o sin mayor importancia pero que nos es contada y que valió lo más preciado para nuestro Padre, la vida y hasta la última gota de sangre de su unigénito.

Ahora traigámoslo a nuestro tiempo: qué esfuerzo hacemos nosotros por conseguir el perdón de alguien de quien hemos hablado, lo buscamos, pedimos perdón, restituimos?

Tal como dice la Torá, revisemos nuestra conducta en estas cosas que a veces son las más simples pero las que causan más dolor al prójimo y a nosotros mismos y estemos continuamente esforzándonos por no caer en la crítica y murmuración; sobre todo si es a nuestra pareja a quien mayormente ofendemos.

Shavua Tov!!!

Bibliografía

Torat Emet Editorial Keter Tora

www.sinonimosonline.com/rencor

***


Perfil Patricia Gil García

Patricia Gil García, junto con mi esposo cabezas del Ministerio “Parejas en Construcción” y con mi familia, miembros de la comunidad Yovel desde su inicio.  Me siento profundamente honrada y agradecida con el Eterno por permitirme compartir con ustedes algunos conceptos que espero sean de bendición para sus vidas.

El lenguaje del amor

Por Patricia Gil García 

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad.  Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Hace poco en nuestra reunión congregacional de parejas veíamos como conformar un hogar de acuerdo al modelo dado por el Eterno, la familia, tener hijos y hacer las cosas en el orden bíblico, han perdido valor ante nuestra actual sociedad que no deja de congraciarse los unos con los otros para de alguna manera hacer común y normal lo que no lo es de acuerdo con la palabra de Di-s con el objeto de no exponerse.

En el tema de amor y matrimonio hay mucho que decir. Recientemente estuvimos en una obra de teatro donde me sorprendió el concepto tan degradado y rebajado que en la actualidad tiene o “merece” el matrimonio.  En esta obra hicieron una referencia que me parece muy a lugar y hoy se las quiero compartir, decían allí que el amor se basa en un lenguaje de guerra y vaya que sí, cada una de estas palabras expresan algo significativo en el lenguaje del amor, pero también en el de  la guerra; veamos:

Conquistar: Obtención del dominio y control de una población, territorio o posición como consecuencia de  una guerra.

Adueñarse:

Apoderarse de algo o de alguien.

Dominar:  

Tener poder, dominio o autoridad sobre una persona o una cosa.

Vencer:

Derrotar o rendir al enemigo o competidor.

Retirada:

Retroceso en orden de un ejército para alejarse del enemigo 

 

Que sorpresa para mí ver las cosas con esa perspectiva y tal vez ahora entiendo porqué los conflictos actuales de las parejas y familias y por supuesto los resultados tan nefastos que están dejando atrás. La pareja actual debe enfrentarse a una serie  de innumerables desafíos propios de la sociedad “moderna” que ve el matrimonio, el compromiso,  la fidelidad, la entrega, el amor, la disposición como cosas del pasado que degradan a las personas y les quita valor como individuos.; esto también trae como consecuencia los cambios de roles en la pareja que le da aún menos posibilidades de sobrevivir al matrimonio.

La estadística dice que el 50% de las parejas que se casan terminan en el divorcio, pero de las que quedan cuántos permanecen juntos “por los hijos”, “por dependencia económica”, “por lo que digan los demás” o por cualquier otra circunstancia? No lo sabemos, pero la experiencia nos dice que son muchas.

Lastimosa y seguramente sin darnos cuenta nos hemos ido involucrando en este lenguaje de guerra corrosivo y maligno que al final no deja más que destrucción, ruina, heridos y muerte.

Ahora piénsalo bien, cuál es el lenguaje que hay en mi hogar, con mi pareja?. Seguramente también para ti hoy también es una sorpresa ver las cosas desde este punto de vista, pero también una gran oportunidad para cambiar el lenguaje de la guerra por el lenguaje del amor, de la tolerancia, de la comprensión, del agradecimiento y también recordar que el matrimonio es un pacto con todo lo que implica, el respeto, la entrega y por supuesto como la misma palabra dice tratar a la esposa como vaso frágil [1 Pedro 3:7:] De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto, ya que como mujer es más delicada, y ambos son herederos del grato don de la vida. Así nada estorbará las oraciones de ustedes.  y con palabras que no hieran sus sentimientos y sean consideradas.

Finalmente seamos comprensivos los unos con los otros, aún más con nuestro prójimo más cercano, con nuestro amado, con nuestra amada y tengamos siempre presente que las palabras que usemos traen una consecuencia a nuestra vida, Di-s permita que para bien y no para destrucción.

Shavua Tov!!!

Bibliografía

https://es.wikipedia.org

http://www.wordreference.com

***

 


Perfil Patricia Gil García

Patricia Gil García, junto con mi esposo cabezas del Ministerio “Parejas en Construcción” y con mi familia, miembros de la comunidad Yovel desde su inicio.  Me siento profundamente honrada y agradecida con el Eterno por permitirme compartir con ustedes algunos conceptos que espero sean de bendición para sus vidas.