TERUMÁ (תרומה) MADERA PARA EL ENCUENTRO

Por Rocío Delvalle Quevedo

En la parashá (Porción de la escritura) Terumá (Shemot/Exodo 25:1-27:19) encontramos una descripción de los elementos que conformarían el mishkan (Tabernáculo de reunión) durante el tránsito de los hijos de Israel por el desierto. De entre todos éstos elementos casi todos (el arca y sus varas, la mesa y sus varas, los tablones y sus travesaños, así como el altar y sus varas) debían ser hechos de madera de acacia.

Acacia es el nombre común que reciben algunas especies de árboles de la familia taxonómica Fabaceae, y se encuentran dentro de la subfamilia Mimosoideae. Existen unas 1300 especies en el mundo (1) y numerosas variedades de este árbol, que se caracteriza por su frondosidad, su espectacular colorido y las espinas que cubren sus ramas (1). En el texto en hebreo se nombra como madera de שטים/shitim (2) y se cree que la variedad conocida como Acacia Roja o Acacia Seyal fue usada por los egipcios para la elaboración de ataúdes y fue la que usaron los israelitas en la construcción del mishkan (Tabernáculo de reunión)(3).

La acacia se usa de forma habitual en la decoración de jardines y parques (1). Pero es su madera la que se aprecia de forma más especial por su durabilidad, acabado brillante y variedad de formas(3). La madera resulta del tejido ya muerto y endurecido de lo que en principio constituye el sistema de vasos conductores a través de los cuáles el árbol transporta el agua y los minerales absorbidos del suelo por la raíz hacia todas las partes del árbol. Técnicamente se conoce como Xilema que da rigidez mecánica al tallo y transporta la corriente de agua y sustancias disueltas (savia bruta) desde la raíz hasta la hoja(4).

Parece interesante que el elemento (madera) con el cual se elaboraron varios de los implementos del sitio de Reunión entre el Eterno y su pueblo, corresponde a una parte sumamente vital para el árbol, que alimenta su interior con agua y minerales. Cuán importante es que en nuestros tiempos de reunión con el Altísimo su Ruaj HaKodesh (Espíritu Santo) cuyo templo es nuestros cuerpo [1 de Corintios 6:19], inunde nuestros labios con los manantiales de agua que vienen con la alabanza, así como lo hacía Miriam (Maria la hermana de Moisés) la profetiza [Shemot/Éxodo 15:20-21]; que en nuestro corazón rebosen las palabras de su Torá  que nos alimentan cual minerales a las plantas y que seamos repletos con la presencia en nuestras vidas del agua de vida que es Yeshúa nuestro Mashíaj  [Juan 7:37-38].

  1. http://www.bethaderej.com/estudios-semanales/madera-de-acacia/#.UQHoDR00EeM
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Acacia
  3. http://www.wisegeek.org/what-is-acacia-wood.htm
  4. SINNOTT EW & WILSON KS. Capítulo 7: El Tallo. Botánica: Principios y problemas. C.E.C.S.A. 1963.

***


IMG_5236

Soy Bióloga con maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia. Creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna, miembro activo de la Comunidad Mesiánica Yovel y felizmente casada. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales. En ocasiones me doy licencia de poeta, siempre alabando al Altísimo por las maravillas de su creación.

Anuncios

Parashá de la semana: #19 Parashat Terumá

Lecturas

***

Quiz Parashat Terumá

Por Christian D. Hernández (Móshe)

Parashat Terumá, Prueba tus conocimientos sobre esta parashá en el siguiente quiz:

Inicia Aquí

***


IMG-20170506-WA0012

Psicólogo de la Konrad Lorenz Fundación Universitaria. Gabbai de la Comunidad Mesiánica Yovel y miembro del ministerio de danzas. Amante del hebreo.

Haremos todo lo que el Señor ha dicho

Por Patricia Gil García

Moisés fue y refirió al pueblo todas las palabras y disposiciones del Señor, y ellos respondieron a una voz: «Haremos todo lo que el Señor ha dicho».  Moisés puso entonces por escrito lo que el Señor había dicho.

Luego que el pueblo saliera de Egipto, llegó al Sinaí,  en donde   el Eterno se le presentó y fueron entregadas las 10 palabras [Éxodo 19:20 – 20:17]. Después de este acto tan maravilloso el Eterno dio al pueblo los estatutos y ordenanzas civiles por los cuales se debería regir. Por ejemplo cómo comportarse con el prójimo ahora que estaban fuera de Egipto, leyes con respecto a la servidumbre, muertes y asesinatos, daños que se pudieran causar a los demás, golpes, raptos, daños a la propiedad ajena o a las demás personas, daños que sus animales pudiesen causar a la propiedad de otros, multas e   indemnizaciones, leyes sobres préstamos, seducir u oprimir a otros; además de cómo administrar justicia y normas éticas. Igualmente se refirió al año sabático, las fiestas de peregrinación obligatoria y le recuerda al pueblo que el ángel va delante de ellos y ratifica el pacto con Israel. Parashot Yitro y Mishpatim (porciones de la escritura).

Indica a Moshé (Moisés) que solicite al pueblo una ofrenda voluntaria [Éxodo 25:1-2]: »El Señor habló con Moisés y le dijo: «Ordénales a los israelitas que me traigan una ofrenda. La deben presentar todos los que sientan deseos de traérmela. ». El pueblo se despoja y ofrenda a tal punto que  fue  necesario no recibir más  [Éxodo 36 3: 7].

En la Parashat Terumá que es la que nos ocupa hoy, con el más minucioso detalle, el Eterno describe paso a paso la construcción, elaboración y materiales para cada instrumento y objeto del Mishkán  (santuario móvil) iniciando con el arca o arón  en donde posteriormente reposarían las llamadas tablas de la ley.

Este resumen introductorio con el objetivo de  una vez más ver las cosas en perspectiva y ser conscientes de lo maravilloso y grande que  es el Eterno, un   Di-s de orden y misericordia para con nosotros quien “antes de preparar su morada nos indica paso a paso como debemos comportarnos para que podamos gozar de su presencia”.

Me conmueve profundamente este relato porque (y como constantemente nuestro Pastor Raúl Rubio lo menciona) nuestra amada Kehilah marcha en un estado paralelo y común a la Parashá semanal. Primero nos fue entregada la Torá, de una manera milagrosa e inesperada, por fin después de muchos años teníamos nuestro Arón Ha-Kodesh (es un armario, gabinete o pequeña recámara decorada donde se guardan los rollos con los pergaminos de la Torá).

Pueda que muchos de ustedes no lo sepan pero como fundación que somos estamos en un proceso de organización y documentación de todos los proyectos que tenemos no sólo porque las normas Colombianas lo piden, sino porque es nuestro mayor deseo (y hablo desde la junta directiva, el Pastor y el grupo ministerial) hacer todas las cosas en orden y como para el Eterno.  [1  Corintios 14:40]:  » Pero todo debe hacerse de una manera apropiada y con orden».

 Es por ello que venimos en un proceso en el que tal como la Parashat Terumá nos indica cada cosa está siendo colocada en el sitio que debe ser, cada hilo se está tejiendo, cada cortina se está bordando con tal amor y orden que nos ha llevado más lejos de lo que alguna vez pensamos.

Ahora,  querida comunidad es nuestro deber aprender (que incluye enseñar a nuestros hijos), recordar y esforzarnos por cumplir con nuestras obligaciones como comunitarios al comportarnos adecuadamente en el lugar donde el Eterno se presenta y mora con nosotros; a conocer este código de ética (que adjunto y los invito a leer detenidamente) de la Fundación Mesiánica Yovel, a hacerlo nuestro,  a sentirlo nuestro, a difundirlo y así día a día seremos mejores comunitarios y mejor comunidad y porque no mejores personas, ciudadanos, mejores amigos, consiervos, mejores hijos de Di-s. A llevarlo fuera de las puertas de la Kehilah y dar testimonio cada momento de nuestros actos en lo grande pero también en lo pequeño, en nuestro comportamiento dentro y fuera de casa, en la ciudad y en el campo cuando trabajamos y estamos de vacaciones, cuando estás de buen ánimo pero mucho más cuando no estás de buen humor o cuando las cosas no nos salen como nosotros deseamos.

 

Shavua Tov!!!

Bibliografía

https://es.wikipedia.org/wiki/Hejal

***


Perfil Patricia Gil García

Patricia Gil García, junto con mi esposo cabezas del Ministerio “Parejas en Construcción” y con mi familia, miembros de la comunidad Yovel desde su inicio.  Me siento profundamente honrada y agradecida con el Eterno por permitirme compartir con ustedes algunos conceptos que espero sean de bendición para sus vidas.

PADRE RICO: HIJO RICO

Por Familia Delgadillo Zapata

“Aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des pobreza ni riquezas, sino solo el pan de cada día.” [Proverbios 30:8]

La parashá Terumá empieza así: “El Eterno habló a Moshé, diciendo; Habla a los hijos de Israel y que tomen una porción separada para Mí; de todo varón cuyo corazón lo motive tomarán mi porción separada” [Éxodo 25:1]

En el original hebreo de este versículo se utiliza la palabra terumah (H8641 תְּרוּמָה) cuya definición según el diccionario Strong es: ofrenda, elevada, contribución; y es por esto que Rashí traduce este versículo como una “porción separada” queriendo decir que se debe tomar una cuota de lo que se posee y elevarla al Eterno para devolvérsela con un propósito sagrado.

Ahora bien, la instrucción termina indicando “tomarán mi porción separada” lo que quiere decir que el Eterno tan solo está pidiendo que le devolvamos una fracción de lo que ya le pertenece y aquí está lo que queremos resaltar: somos “dueños de nada y administradores de todo” (Craig, 2015, pp 38). Bien lo decía el Rey David: “» Pero ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que podamos darte estas ofrendas voluntarias? En verdad, tú eres el dueño de todo, y lo que te hemos dado, de ti lo hemos recibido.” [1 Crónicas 29:14].

Comúnmente es fácil identificar al menos tres (3) errores en nuestras vidas. El primero es creer que somos dueños de algo y por eso el egoísmo para prestar las cosas, el segundo es creer que merecemos más y por eso el desagradecimiento y la inconformidad permanente. La Torá nos enseña cómo combatir estas dos equivocaciones: “No se te ocurra pensar: Esta riqueza es fruto de mi poder y de la fuerza de mis manos. Recuerda al Señor tu Dios, porque es él quien te da el poder para producir esa riqueza; así ha confirmado hoy el pacto que bajo juramento hizo con tus antepasados.” [Deuteronomio 8:17-18].

El cierre de Shabat (havdalá shabat) en nuestra comunidad se realiza cuando al final del día cada familia se reúne y se presenta en acción de gracias, se crea un espacio de intimidad para orar y mientras los matrimonios bendicen a cada miembro de su familia, de fondo se escucha un susurro del Salmo 128 por parte de nuestro Pastor Raúl Rubio, quien acertadamente nos enseñó que realmente ese acto de amor entre Padres e Hijos es lo que trae bendición a nuestras vidas, él enfatiza que por supuesto el Señor sabe que necesitamos una casa para vivir, de medios para desplazarnos, de comida y vestido diario, pero todo eso será la recompensa de vivir en comunión, de estar en ejad (ser uno solo) con Él, de ser esa porción separada (Terumá) para Él, de ser de esas familias raras para la sociedad de hoy que se reúnen los Viernes y Sábados a bendecirse mutuamente al calor de un abrazo.

Nuestro Señor Yeshúa lo enseñó: “Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” [Mateo 6:31-33]. De esta enseñanza se puede extraer el tercer error fácil y tal vez más grave de encontrar porque implica una alteración a la prioridad bíblica: creemos que el Dinero o las cosas materiales son el fin y que Di-s es el medio por el cual las conseguimos, que Él nos da para obtener ese fin último (ese viaje, esa casa, ese carro), e incluso a veces presenciamos la escena bizarra de los siervos exigiéndole a su amo en lugar de estar administrando con agradecimiento lo que Él en su misericordia nos da. Craig Hill enseña la prioridad que realmente deberíamos tener en nuestras vidas así: “yo soy meramente un mayordomo de aquello que Di-s me ha confiado” (Craig, 2015, pp 29).

El Señor nos entrega en mayordomía sus cosas para que suplamos las necesidades de su reino, y es Él quien nos da más o menos dependiendo de la eficiencia de administración que demostremos. Cuando ya entendemos que lo que nos da nuestro Padre es para ponerlo al servicio de su reino es cuando se libera la bendición, ya podemos diezmar con motivación en el corazón, es cuando nos volvemos buenos anfitriones como nuestro Padre Abraham, es cuando entendemos que “Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor; Dios pagará esas buenas acciones” [Proverbios 19:17]. Finalmente nada nos pertenece, todo es del Señor y por lo tanto será Él quien cuide y reclame sus cosas en algún momento para cubrir alguna necesidad de otro de sus hijos. Este concepto de mayordomía ha venido quitando muchas cargas en nuestro hogar, esperamos que en el tuyo también.

Querido comunitario, esperamos que esta reflexión sea de utilidad en tu vida, revisa que cosas el Señor te ha dado (espirituales, dones, capacidades, materiales, etc) y ayuda a un hermano que las necesite, solo así serás esa Terumá, esa porción elevada con propósito santos para el Señor. Y relájate un poquito: “Entonces dijo: «Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo he de partir. El Señor ha dado; el Señor ha quitado. ¡Bendito sea el nombre del Señor!» [Job 1:21]

Shavua Tov!!!

Fuentes Bibliográficas

  • Craig, H. (2015). Bienes, riqueza y dinero.
  • Biblia NVI

***

 


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad.

Quiz Parashat Terumá

Por Julio Rubio (Dudu)

Parashat Terumá, Prueba tus conocimientos sobre la parashá en el siguiente quiz

Inicia Aquí

***


FB_IMG_1443589788094

Julio Rubio G. (Dudu)

Esposo de Andreina Castillo y padre de dos hijos (Eyal y Ayelet). Moreh (Maestro) de la Comunidad Mesiánica Yovel, trabaja con los jóvenes en su preparación para el bar mitzvah, dirige el ministerio de audiovisuales. También enseña hebreo bíblico y moderno desde el año 2004.