EL AYUNO DEL CUARTO MES – Shiva Asar BeTamuz –

Por Julio Rubio (Dudu ben Amí)

Así dice Adonai Todopoderoso: “Para Judá, los ayunos de los meses cuarto, quinto, séptimo y décimo, serán motivo de gozo y de alegría, y de animadas festividades. Amen, pues, la verdad y la paz”. [Zacarías 8:19]

El Ayuno del cuarto mes (Tamuz), instituido por los jueces de Israel desde tiempos de antaño y practicado por nuestro Mesías Yeshua y sus talmidim (discípulos) se debe al sitio que sufrió la ciudad de Jerusalén por manos del imperio babilónico según nos narra el segundo libro de Reyes en el capítulo 25 versos 3 y 4:

A los nueve días del cuarto mes arreció el hambre en la ciudad y, cuando el pueblo de la tierra no tenía ya nada que comer, abrieron una brecha en el muro de la ciudad.

En este día 9, en el siglo VI AEC (año 586), durante el reinado de Nabucodonosor de Babilonia, se agrietaron las murallas de Jerusalén, lo que llevó más tarde a la destrucción del Primer Templo. Así que originalmente teníamos el día 9 como día de luto y ayuno por lo sucedido. De manera interesante casi 600 años después, pero ahora bajo el imperio romano, las fechas de asedio y ruptura de la muralla fueron muy cercanas! Solo una semana de diferencia! Ya que en esta ocasión seria 17 de tamuz y es después del segundo “jurbán” (palabra hebrea para: “ruina, destrucción” del Templo) que el ayuno fue reinstaurado.

Como ayuno menor, comienza al amanecer y finaliza con las estrellas de la tarde

Día en el cual inicio todo el proceso de destrucción del Primer templo (templo de Salomón) y exilio del pueblo de Judah a Babilonia por manos de Nabujadnetzar (Nabucodonosor).

Dentro de otros acontecimientos que han sucedido sobre esta fecha hay que resaltar que fue en este día el que fueron rotas las Tablas de la Torá consecuencia del pecado del becerro de oro, ya que esta fecha es justamente 40 días luego de que Moshe subió a recibir la Torá y cuando descendió los encontró en el doloroso pecado.

También es la primera vez que se quema un rollo de Torá a manos del general romano Apostomus.

Maimónides escribe lo siguiente (Leyes del Ayuno 5): los ayunos fueron establecidos para lamentar la destrucción del Beit HaMikdash (Templo) y el exilio de Israel. Sin embargo, el propósito principal del ayuno no es el dolor y el lamento, pues la aflicción sentida cuando tuvieron lugar estos acontecimientos fue suficiente.

Por el contrario, su finalidad fundamental es la de estimular el arrepentimiento, recordarnos las malas acciones de nuestros antepasados, como así también las propias acciones que acarrearon, a ellos y a nosotros, grandes tribulaciones.

Mediante el recuerdo de todo esto nos arrepentiremos y obraremos correctamente, como expresa [Levítico 26:4]:

“Y confesarán sus pecados y los pecados de sus antepasados por el mal que Me han causado…”.Nuestros Sabios (Talmud Ierushalmí, Iomá 1) enseñaron: “Toda generación en la cual no es reconstruido el Beit HaMikdash, es considerada como si lo hubieran destruido”.

Y no es que estemos a la espera de un nuevo templo, que seguro se levantará dentro de poco, ya que dentro de nuestro sentir en el Mesías Yeshua sabemos que el próximo templo no será otro sino aquel en donde el anti-mesías hará su aparición.

Recordemos las palabras de nuestro Mashiaj

Llegará el día en que se les quitará el novio;  en aquellos días sí ayunarán.

[Lucas 5:35]

Este año (2018), el ayuno del cuarto mes fue trasladado para el domingo 1 de julio ya que caía en shabat, lo mismo sucederá con el de Tisha BeAv. No habrá actividad comunitaria y la invitación es a que nos unamos en oración, ayuno, intercesión para que El Señor tenga misericordia de nosotros.

Las lecturas designadas para hacer en los tiempos de oración son:

[Éxodo 32:12 – 14]

[Éxodo 34:1 – 10]

[Isaías 55:6 – 56:8] (en la tarde)

Así que hagamos de este día un tiempo de ayuno y oración por Jerusalén, por nuestro pueblo Israel y por la aproximación de nuestra redención final.

Bendiciones.

***

 


FB_IMG_1443589788094

Julio Rubio G. (Dudu)

Esposo de Andreina Castillo y padre de dos hijos (Eyal y Ayelet). Moreh (Maestro) de la Comunidad Mesiánica Yovel, trabaja con los jóvenes en su preparación para el bar mitzvah, dirige el ministerio de danza y audiovisuales. También enseña hebreo bíblico y moderno desde el año 2004.

Anuncios

Ayuno de Tisha BeAv (9 de Av): Un Dolor Sincero

Por Julio Rubio (Dudu)

“Así dice el Señor Todopoderoso: Para Judá, los ayunos de los meses cuarto, quinto, séptimo y décimo, serán motivo de gozo y de alegría, y de animadas festividades.
Amen, pues, la verdad y la paz.” [Zac. 8:19]

El próximo lunes 31 de julio al atardecer iniciará el ayuno del quinto mes, el cual es un ayuno completo de 24 horas. En la comunidad Yovel tendremos servicio de Torah el día martes 1 de agosto a partir de las 9:00 a.m. y para quienes no pueden acompañarnos estaremos con transmisión en vivo por Yovel Radio:

https://beta.tunein.com/radio/Yovel-Radio-s242798/

Hace unos años atrás tuve el privilegio de compartir con la comunidad un tema en relación con Tisha Beav titulado “Un Dolor Sincero” y deseo aprovechar este medio para compartirlo con todos ustedes para que podamos llegar a este día de ayuno de la mejor manera.

Se dice que aquel que come o bebe en Tishá beAv, y ello no se debe a motivos de salud, no tendrá el privilegio de ver el regocijo de Jerusalén. Y todo aquel que llora y guarda duelo por Jerusalén merecerá ver su alegría, como asevera el versículo [Isaías 66:10]:
Mas alégrense con Jerusalén, y regocíjense por ella, todos los que la aman; salten con ella
de alegría, todos los que por ella se conduelen.

¿Quieres alegrarte con Jerusalén cuando llegue su momento?

***


FB_IMG_1443589788094

Julio Rubio G. (Dudu)

Esposo de Andreina Castillo y padre de dos hijos (Eyal y Ayelet). Moreh (Maestro) de la Comunidad Mesiánica Yovel, trabaja con los jóvenes en su preparación para el bar mitzvah, dirige el ministerio de danza y audiovisuales. También enseña hebreo bíblico y moderno desde el año 2004.

EL AYUNO DEL DÉCIMO MES – Asara beTevet –

Por Julio Rubio (Dudu)

Así dice Adonai Todopoderoso: Para Judá, los ayunos de los meses cuarto, quinto, séptimo y décimo, serán motivo de gozo y de alegría, y de animadas festividades. Amen, pues, la verdad y la paz. [Zacarías 8:19]

El Ayuno del décimo mes (Tevet), instituido por los jueces de Israel desde tiempos de antaño y practicado por nuestro Mesías Yeshua y sus talmidim (discípulos) se debe al sitio que sufrió la ciudad de Jerusalén por manos del imperio babilónico según nos narra el segundo libro de Reyes en el capítulo 25 verso 1:

En el año noveno del reinado de Sedequías,  a los diez días del mes décimo, Nabucodonosor,  rey de Babilonia,  marchó con todo su ejército y atacó a Jerusalén.  Acampó frente a la ciudad y construyó una rampa de asalto a su alrededor. La ciudad estuvo sitiada hasta el año undécimo del reinado de Sedequías. [2. Rey 25:1]

Día en el cual inició todo el proceso de destrucción del Primer templo (templo de Salomón) y exilio del pueblo de Judah a Babilonia por manos de Nabujadnetzar (Nabucodonosor).

El Profeta Yejezkeél (Ezequiel) recibió por parte del Eterno la orden de escribir esta fecha con el propósito de que la recordáramos y guardáramos de generación en generación como un tiempo de luto y recordación de Jerusalén y del castigo al que fuimos sometidos consecuencia de nuestros pecados para que este tipo de sucesos nefastos nunca vuelvan a suceder.

El día diez del mes décimo del año noveno, Adonai me dirigió la palabra: “Hijo de hombre, anota la fecha de hoy, de este mismo día, porque el rey de Babilonia se ha puesto en marcha contra Jerusalén. [Ezequiel 24:1]

Maimónides escribe lo siguiente (Leyes del Ayuno 5): El ayuno del 10 de Tevet es como los demás ayunos que fueron establecidos para lamentar la destrucción del Beit HaMikdash (Templo) y el exilio de Israel. Sin embargo, el propósito principal del ayuno no es el dolor y el lamento, pues la aflicción sentida cuando tuvieron lugar estos acontecimientos fue suficiente.

Por el contrario, su finalidad fundamental es la de estimular el arrepentimiento, recordarnos las malas acciones de nuestros antepasados, como así también las propias acciones que acarrearon, a ellos y a nosotros, grandes tribulaciones.

Mediante el recuerdo de todo esto nos arrepentiremos y obraremos correctamente, como expresa [Levítico 26:4]:

“Y confesarán sus pecados y los pecados de sus antepasados por el mal que Me han causado…”. Nuestros Sabios (Talmud Ierushalmí, Iomá 1) enseñaron: “Toda generación en la cual no es reconstruido el Beit HaMikdash, es considerada como si lo hubieran destruido”.

Recordemos las palabras de nuestro Mashiaj Yeshua.

Llegará el día en que se les quitará el novio; en aquellos días sí ayunarán. [Lucas 5:35]

Cabe aclarar que en la tradición hebrea (rabínica) se ha establecido la normatividad, llamada “Halajá”, que establece las reglas y normas de lo que se debe hacer y cómo se debe hacer. Recordemos que en el texto bíblico solamente se nos dice que este día se debe ayunar, pero no se nos dice cómo y allí es donde entra la tradición y menciono esta parte en particular en relación con la halajá y lo que el Mesías Yeshua dijo al respecto, para que tengamos claro bajo que autoridad estamos y por qué hacemos el ayuno de esta manera:

Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando.  Les aseguro que éstos ya han obtenido toda su recompensa.  Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.   [Mat 6:16-18]

Este año (2017 – 5777), el ayuno del décimo mes será el 8 de enero desde el amanecer hasta el caer la tarde. Las lecturas designadas para hacer en los tiempos de oración son:

[Shemot (Éxodo) 32:12 – 14]

[Shemot (Éxodo) 34:1 – 10]

[Yeshayahu (Isaías) 55:6 – 56:8] (en la tarde)

Así que hagamos de este día un tiempo de ayuno y oración por Jerusalén, por nuestro pueblo Israel y por la aproximación de nuestra redención final.

En el siguiente link podrá ver más información y contexto sobre los 4 ayunos establecidos en el texto del profeta Zejariyáh (Zacarías) 8:19 desde una perspectiva mesiánica.

https://www.youtube.com/watch?v=5yU_FqCLJ7E

Bendiciones.

***

 


FB_IMG_1443589788094

Julio Rubio G. (Dudu)

Esposo de Andreina Castillo y padre de dos hijos (Eyal y Ayelet). Moreh (Maestro) de la Comunidad Mesiánica Yovel, trabaja con los jóvenes en su preparación para el bar mitzvah, dirige el ministerio de danza y audiovisuales. También enseña hebreo bíblico y moderno desde el año 2004.

…Preparándonos Para Ayunar

Por: Alba María Ortiz

“Adonaí les dio a conocer su pacto, las diez palabras, las cuales escribió en dos tablas de piedra y les ordenó que las pusieran en práctica.” [Deuteronomio 4:13]

Las diez palabras representan la plenitud de la Toráh.  Yeshúa HaMashiaj, la Toráh viviente, que vino a darle cumplimiento dijo: “Todo el que infrinja una sola de estas instrucciones, por pequeña que sea, y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos; pero el que las practique y enseñe será considerado grande en el reino de los cielos. Porque les digo a ustedes, que no van a entrar en el reino de los cielos a menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la Toráh.” [Mateo 5:19-20].

Cuando el pueblo de Elohim se prepara para un ayuno, es porque quiere hacer la plena voluntad de HaShem y como Su plena voluntad está inmersa en la Toráh, lo mejor es reflexionar con base en las diez palabras que representan la plenitud de la Toráh, dada a Su pueblo elegido y a los que quieran unirse a él para adorar al Eterno; Debemos examinarnos así mismo con una a una de estas diez palabras, para arrepentirnos por la iniquidad que llevamos a cuestas por el incumplimiento de la instrucción en alguna etapa de nuestras vidas y en la de nuestros ancestros, para poder ser injertados plenamente en el olivo cultivado, el pueblo de Elohim que es Israel.

  1. “Yo Soy HaShem tu Elohim, que te saqué de la tierra de Mitsrayim, del país  donde eras esclavo.” Esta es la más importante de las diez palabras y de las 613 instrucciones que nos demanda cumplir la Toráh: Conocer a nuestro único y verdadero Elohim es la máxima experiencia de un ser humano, es nacer de nuevo, es reconocer que hay un antes y un después en la vida de la persona que ha sido redimida por Yeshúa HaMashiaj de la esclavitud del pecado en el mundo y apartado para tener una relación personal con nuestro Elohim, Creador de todo lo visible e invisible. Si tú o tus ancestros han negado la existencia del Eterno, diciendo por ejemplo que son ateos, o yo soy dios, etc. es un pecado de iniquidad que debe conducir al genuino arrepentimiento, clamando el perdón de Elohim para ser purificados.
  2. “No tengas otros dioses además de mí. No te hagas ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni los adores; porque Yo, HaShem tu Elohim, soy Elohim celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen.” Nosotros venimos de un contexto pagano e idólatra y debemos clamar el perdón de HaShem por este pecado cometido por nuestros padres y nosotros para que el castigo no caiga sobre nuestros hijos.
  3. “No pronuncies el nombre de HaShem tu Elohim a la ligera, porque Yo, HaShem no tendrá por inocente a quien se atreva a pronunciar mi nombre en vano.” Si tú o tus ancestros han tenido por costumbre hacer juramentos, chistes o exclamaciones con el nombre del Eterno, debe haber arrepentimiento y clamor por el perdón de Elohim para ser redimidos de esta maldad.
  4. “Acuérdate del Shabat, para consagrarlo. Trabaja seis días, y haz en ellos todo lo que tengas que hacer, pero el día séptimo será un día de Shabat (reposo) para honrar a HaShem tu Elohim; no hagas en ese día obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tus animales, ni el extranjero que está contigo. Porque en seis días hizo HaShem los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día (sábado); por tanto, HaShem bendijo el Shabat y lo santificó.”  Muchos de nosotros fuimos atraídos a la verdadera práctica de la Toráh por esta palabra, sin embargo, debemos clamar a HaShem por el perdón nuestro y la mala enseñanza y práctica de nuestros ancestros, de guardar otro día diferente al sábado, como día de reposo. En esta palabra están inmersas las instrucciones de guardar las fiestas del Eterno.
  5. “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que HaShem tu Elohim te da.” Esta es la quinta palabra inscrita en la primera piedra entregada a Moshé, que demanda nuestra dependencia y obediencia al Eterno, y nos marca el límite de nuestra relación con lo divino y lo humano; la relación con nuestros padres es un reflejo de nuestra relación con el Padre Creador, Justo y Soberano. El que honra a sus padres honra a HaShem. Si hemos tenido una mala relación con nuestros padres, debemos arrepentirnos de corazón, pedirles perdón; clamar perdón al Eterno, y pedirle la voluntad de sujeción y entendimiento de esta palabra para honrarlos a ellos y a HaShem.
  6. “No mates.” Esta es la sexta palabra y la primera de la segunda tabla entregada por el Eterno a Moshé, para instruirnos sobre nuestra relación con el prójimo. El que asesina a un ser humano, que ha sido creado a imagen y semejanza de HaShem, es como si asesinará a Elohim. La práctica del aborto y la eutanasia son asesinatos practicados por los paganos como desafíos del hombre a Elohim y Su Toráh.  Si ha asesinado a otro ser humano, debe arrepentirse genuinamente y clamar el perdón del Eterno para ser redimido de esta maldad; así haya pagado ante los hombres algún tipo de condena, la sangre de ese ser humano clama justicia al Elohim Soberano.
  7. “No adulteres.” La infidelidad en el pacto matrimonial tiene pena de muerte en la Toráh [Levítico 20:10],  el matrimonio simboliza nuestro pacto y relación con el Eterno, no en vano es la séptima palabra. Adulterar y romper este pacto es como mutilar al otro cónyuge [Génesis 2:18, 23, 24]. Si ha cometido adulterio debe clamar el perdón del Eterno y quizás Él quiera perdonarlo si su arrepentimiento es genuino, se aparta y nunca más vuelve a hacerlo.
  8. “No hurtes.” La interpretación rabínica de esta palabra es que se refiere a robar o secuestrar a una persona. En la Toráh el castigo por secuestro es la pena capital. En esta octava palabra debe estar inmerso el precepto de no robar cosas materiales que encontramos en [Levítico 19:11]. Pero por supuesto que, además de devolver y reparar a la víctima, debe haber un genuino arrepentimiento para obtener el pleno perdón del Eterno.
  9. “No des falso testimonio contra tu prójimo.”  Es decir, no testificar falsamente contra una persona en un tribunal, como está sucediendo en nuestro país que existen hasta carruseles de falsos testigos para incriminar a inocentes o dejar sin castigo a culpables, con lo cual se está destruyendo la justicia.  Desde luego, que en esta palabra está inmersa la instrucción de no difamar, mentir, decir mal o hablar mal de otra persona porque se destruye la comunidad o comunión entre los implicados. Debemos arrepentirnos y pedir perdón al Eterno por este pecado que cometemos con la lengua, el de murmurar que puede ir creciendo hasta convertirse en una falsedad.
  10. “No codicies la casa de tu prójimo; no codicies la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.” La violencia de nuestro país es por codiciar la tierra del otro, codiciar el poder que ejerce el otro, codiciar todo fácilmente, sin esfuerzo y sin trabajo, pasa de codiciar lo del otro a desposeerlo, pagando lo que sea o despojándolo violentamente de su bien habido, como ha sucedido en Colombia con el desplazamiento forzado. No porque esta sea la última de las diez palabras resta importancia para el Eterno, porque en las 613 instrucciones dadas a su pueblo, incluye mandamientos y preceptos que deben ir inmersos en esta palabra, como la misericordia y compasión con las viudas, los huérfanos, los desposeídos, a causa de la injusticia que genera la codicia del hombre.

“El que cumple con toda la Toráh pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda. Pues el que dijo: “No cometas adulterio”, también dijo: “No mates”.”  [Santiago 2:10-11].  Si no niegas a Elohim pero codicias los bienes ajenos, ya has violado toda la Toráh.

Pero hay una buena noticia para los que hemos creído en Yeshúa HaMashiaj y somos testigos que “en su nombre se predica el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén.” [Lucas 24:47]

Shavua Tov!

 

***


168902_1744590168231_7444572_n

Periodista con énfasis en televisión.  Redactora, correctora de estilo y editora de textos, con experiencia en prensa, radio y televisión.  Voluntaria del boletín Shavua tov desde sus inicios.Empresaria freelance. Agradecida con D-S. @albamariaos

El Ayuno del Decimo Mes – Asara beTevet

Por Julio Rubio (Dudu)

Así dice el Señor Todopoderoso: “Para Judá, los ayunos de los meses cuarto, quinto, séptimo y décimo, serán motivo de gozo y de alegría, y de animadas festividades. Amen, pues, la verdad y la paz”. [Zacarías 8:19]

El Ayuno del Decimo Mes (Tevet), instituido por los jueces de Israel desde tiempos de antaño y practicado por nuestro Mesías Yeshua (Jesús) y sus talmidim (discípulos) se debe al sitio que sufrió la ciudad de Jerusalén por manos del imperio babilónico según nos narra el segundo libro de Reyes en el capítulo 25 verso 1:

“En el año noveno del reinado de Sedequías, a los diez días del mes décimo, Nabucodonosor, rey de Babilonia, marchó con todo su ejército y atacó a Jerusalén. Acampó frente a la ciudad y construyó una rampa de asalto a su alrededor.”

Día en el cual inicio todo el proceso de destrucción del Primer templo (templo de Salomón) y exilio del pueblo de Judah a Babilonia por manos de Nabujadnetzar (Nabucodonosor).

El Profeta Yejezke´el (Ezequiel) recibió por parte del Eterno la orden de escribir esta fecha con el propósito de que la recordáramos y guardáramos de generación en generación como un tiempo de luto y recordación de Jerusalén y del castigo al que fuimos sometidos consecuencia de nuestros pecados para que este tipo de sucesos nefastos nunca vuelvan a suceder.

El día diez del mes décimo del año noveno, el Señor me dirigió la palabra:Hijo de hombre, anota la fecha de hoy, de este mismo día, porque el rey de Babilonia se ha puesto en marcha contra Jerusalén…” [Ezequiel 24:1]

Maimónides escribe lo siguiente (Leyes del Ayuno 5):“El ayuno del 10 de Tevet es como los demás ayunos que fueron establecidos para lamentar la destrucción del Beit HaMikdash (Templo) y el exilio de Israel. Sin embargo, el propósito principal del ayuno no es el dolor y el lamento, pues la aflicción sentida cuando tuvieron lugar estos acontecimientos fue suficiente”.

Por el contrario, su finalidad fundamental es la de estimular el arrepentimiento, recordarnos las malas acciones de nuestros antepasados, como así también las propias acciones que acarrearon, a ellos y a nosotros, grandes tribulaciones.

Mediante el recuerdo de todo esto nos arrepentiremos y obraremos correctamente, como expresa Levítico 26:40

“Pero si confiesan su maldad y la maldad de sus padres, y su traición y constante rebeldía contra mí,…”. Nuestros Sabios [Talmud Ierushaliní, Iomá 1] enseñaron: “Toda generación en la cual no es reconstruido el Beit HaMikdash (Templo), es considerada como si lo hubieran destruido”.

Recordemos las palabras de nuestro Mashiaj Yeshúa (Jesús el Mesías):

“Llegará el día en que se les quitará el novio; en aquellos días sí ayunarán”. [Lucas 5:35]

Este año (5776), el ayuno del decimo mes será el próximo martes 22 de diciembre de 2015 desde el amanecer hasta el caer la tarde, es decir de 6:00 a.m. a 6:00 p.m. Las lecturas designadas para hacer en los tiempos de oración son:

  • Éxodo 32:12 – 14
  • Éxodo 34:1 – 10
  • Isaías 55:6 – 56:8 (en la tarde)

Así que hagamos de este día un tiempo de ayuno y oración por Jerusalén, por nuestro pueblo Israel y por la aproximación de nuestra redención final.

Bendiciones y Shavua Tov!

***