“Si Papá lo dice… ¡hay que hacerlo!”

Por Familia Delgadillo Zapata

“Dichosos los que guardan sus estatutos y de todo corazón lo buscan.” [Salmo 119:2]

La parashat Jukat [Números 19:1 – 22:1] que significa “Estatuto”, es una parashá que está llena de mensajes con una comprensión espiritual inmensa que, sin la dirección divina, son casi incompresibles para la razón humana.

Al principio de la parashá se encuentra la purificación a través de la vaca rojiza, donde amorosamente nuestro Abba (Padre) brinda los detalles para que el cumplimiento de este estatuto sea exitoso y así cumpla con su propósito. Luego se nos narra el fallecimiento de Myriam lo que conllevo a una escasez de agua para el pueblo. También aquí el pueblo se queja una vez más, y es donde se presenta la escena que trajo como consecuencia la prohibición de la entrada a la tierra prometida para Moshé (Moisés). HaShem le indica a Moshé hablarle a la roca, pero en su lugar Moshé  la golpea dos veces y por su falta de confianza en el Creador le es negada la entrada a la tierra prometida. Aharón muere, el pueblo enfrenta Amalek, el pueblo recibe un ataque de serpientes como consecuencia de sus quejas, y la parashá finaliza con la guerra contra Sijón.

Como ya mencionamos, el nombre de esta parashá traduce “estatuto”, basándonos en un nivel P´Shat, es decir en el sentido literal del texto, encontramos que estatuto es: “Aquel conjunto de leyes que se redactan y hacen públicas en una sociedad para ser respetadas y tomadas en cuenta por todos los ciudadanos de la región a la que se haga referencia. Sin embargo, yendo a mayores especificidades, podemos decir que el estatuto es una forma menor de leyes ya que por lo general se redacta en el marco de una región, ciudad o área específica, así como también puede ser el conjunto de leyes que rigen a una institución o entidad de manera particular.”1

Los estatutos son una categoría de las tres que conforman todos los mandamientos (Edot: Testimonios, Jukim: Decretos, Mishpatim: Disposiciones de sentido común)²  siendo los estatutos los de mayor dificultad para cumplir dado que generalmente estos trascienden el entendimiento humano y el sentido común, por lo que tontamente podemos encontrar esta excusa lógica para incumplirlos pero deberíamos tener en cuenta que es PAPÁ quien lo dice… debemos hacerlo, y aunque se escape de nuestra comprensión es nuestro deber obedecer ya que, es la manera más hermosa de manifestar nuestro amor y fidelidad hacia Él. Está escrito:

Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!” [Isaías 55:9]  

Tal vez no hallemos una explicación racional en especial a este estatuto de la vaca rojiza, o a la razón por la que HaShem le indicó a Moshé de hablarle a la roca y no de golpearla como ya había sucedido en otra ocasión, pero esto es lo hermoso de nuestro Creador, su magnificencia y grandeza manifestada en diferentes formas y es Él y solo Él, el único que puede devolver la pureza a lo impurificado, y hacer brotar agua de una roca.

Nuestro camino sencillamente se resume en obedecer, observar, practicar y caminar solo por amor, no para sacar provecho al hacerlo, eso en sí será la consecuencia, más NO debe ser el fin. Por eso es nuestra obligación enseñar a nuestros hijos a amar al Señor nuestro Di-s con toda su mente y con toda su alma, para que estas palabras nunca se aparten de ellos y así las obedezcan por amor y sean fieles al Creador del universo todos los días de su vida.

Es simple, nuestra oración es que amemos a nuestro Abba Kadosh (Padre Santo) con tal intensidad, por encima de todas las cosas y con todas las fuerzas de tal manera que nuestro sentir siempre sea sin duda alguna: “Si Papá lo dice…  ¡hay que hacerlo!” y que se diga de nosotros: “Dichosos los que guardan sus estatutos y de todo corazón lo buscan.” [Salmo 119:2]

Que así sea su voluntad para nuestras vidas, ¡Amen!

Shavua Tov!!!

Referencias:

1.https://www.definicionabc.com/economia/servidor-publico.php

2.Torat Emet, Un mensaje de vida – R. Sigal.

***


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad

Anuncios

Aseo, aseo y nada de paseo

Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales [Hebreos 13:4]

Por Familia Delgadillo Zapata

Al final de la parashat Naso, el Señor escribió dos versículos que resaltan un mismo hecho en dos tiempos diferentes:

“Las ofrendas de dedicación que los jefes de Israel presentaron cuando se consagró el altar fueron las siguientes: doce fuentes de plata, doce aspersorios de plata y doce bandejas de oro.” [Números 7:84]

“Los animales para el sacrificio de comunión fueron en total veinticuatro bueyes, sesenta carneros, sesenta machos cabríos y sesenta corderos de un año. Estas fueron las ofrendas para la dedicación del altar después de haber sido consagrado” [Números 7:88]

Esta es una carta del amado recordando los regalos de su amada al momento en el que se estaban dedicando el uno al otro, con amor el Señor quiso escribir lo que sucedió durante, pero también después de la consagración, ahora bien: ¿Qué escribiría tu pareja de tí en este momento en el que ya ha pasado algún tiempo juntos? ¿Recuerdas ese momento único del día de matrimonio, ese instante en el que con amor se vieron a los ojos y se declararon “אני לדודי ודודי לי” (Yo soy para mi amado como mi amado es para mí)? Claro que sabemos que lo recuerdas, el amor fluía y el cielo estaba más cerca de la tierra en ese hermoso día, pero ahora que ha pasado el tiempo y la efusividad ¿Qué es lo que estás ofrendándole a tu pareja? Presta atención a lo que estas ofrendándole a tu compañía eterna porque para el Señor es tan importante tanto el momento en el que se consagraron como el posterior.

Es nuestro deseo que el Señor acompañe nuestros matrimonios para que a lo largo de toda nuestra existencia nos podamos seguir ofrendando el uno al otro, con muestras de amor, admiración, afecto y por supuesto dedicación.

Amén y amén

***


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad

“Diles אֱמֹ֥ר”

Por Familia Zapata Delgadillo

Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. [Mateo 5:14-16]

La parashat Emor (אֱמֹ֥ר Strong 559)  que significa “Diles” se encuentra en el libro de Levítico a partir del capítulo 21 hasta el 24:23. Aquí El Eterno le da las indicaciones a Moshé (Moisés) que hacen referencia a  la santidad de los sacerdotes, la santidad que debe guardar el sumo sacerdote, los impedimentos a tener en cuenta para quienes puedan ejercer el sacerdocio y el trato que debemos tener con las ofrendas que vayamos a presentar al Señor: “El Señor le ordenó a Moisés  que les dijera a Aarón y a sus hijos: «Traten con mucho respeto las ofrendas sagradas que me consagran los israelitas, para no profanar mi santo nombre. Yo soy el Señor». [Levítico 22:1-2]. También se nos recuerda la importancia de guardar y cuidar cada una de las fiestas solemnes, y concluye con el mandamiento de mantener iluminado el santuario y la ley del talión.

“El Señor le dijo a Moisés: «Manda a los israelitas que te traigan aceite puro de olivas prensadas, para la iluminación del santuario. Así las lámparas se mantendrán siempre encendidas” [Levítico 24:1-2].

En esta porción de la parashá hallamos el llamado que nos hace nuestro hermoso creador a ser ese aceite puro que permitirá que el santuario siempre pueda estar iluminado. Tiempo atrás, la doctora Martha Tarazona nos compartió una excelente enseñanza acerca del proceso que tienen que pasar las olivas para convertirse en aceite puro (Leer artículo) en el que expone cómo deben ser prensadas las olivas para poder alcanzar el estatus necesario que acredite el resultado final como aceite puro.

Nosotros somos esas olivas llamadas a ser aceite puro, y al igual que las olivas requieren de procesos para llegar a ser aceite puro, nosotros también requerimos ser pasados por la prensa para cumplir el propósito del llamado, y así llegar a ser el aceite que siempre mantendrá iluminado el santuario.

Yeshua nos dijo: “» Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.” [Mateo 5:14-16] No es para nuestra gloria el llamado a ser aceite puro, ni más faltaba, nuestro amado Rey comparte todo con nosotros menos su gloria, es para glorificarlo a Él y solo a Él, que debemos ser el medio que puede dar luz al mundo.

Nuestro desafío querida comunidad es convertirnos en ese medio utilizado por nuestro Abba (Padre) para poder ser portadores de luz, “Porque en ti está la fuente de la vida, y en tu luz podemos ver la luz.” [Salmos 36:9]

Es importante resaltar que no solo debemos ser pasados por la prensa, si no lo más relevante, debemos ser esa oliva indicada, selecta, que merezca entrar en el proceso para ser aceite puro. Para eso debemos ser santos, porque nuestro Elohim (Di-s) es santo: ” Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan dominio propio; pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Yeshua Ha Mashiaj. Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó; pues está escrito: «Sean santos, porque yo soy santo».” [1 Pedro 1:13-16].

Debemos ser puros pues Él es el único que pesa los corazones:Señor, tú me examinas,
 tú me conoces. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; aun a la distancia me lees el pensamiento. Mis trajines y descansos los conoces; todos mis caminos te son familiares.” [Salmo 139:1-3]

Amados, que nuestro anhelo sea ser esa oliva hermosa que pase por el proceso con gozo y alegría, para convertirse en el aceite puro que se requiere, y así poder mantener el santuario siempre iluminado, como clamó el rey David:

” Muchos son los que dicen: «¿Quién puede mostrarnos algún bien?» ¡Haz, ¡Señor, que sobre nosotros brille la luz de tu rostro!” [Salmos 4:6]

” Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Que tu buen Espíritu me guíe por un terreno sin obstáculos.” [Salmo 143:10]

¡Que así sea su voluntad para nuestras vidas!!  ¡Amén y Amén!

¡Shavua Tov!

***


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad

¡Y SE LLEGÓ PESAJ!

Por Familia Delgadillo Zapata

Está por llegar la fiesta de Pesaj, una de las tres (3) citas obligatorias a las que el Señor nos convoca [Éxodo 23] y a la que lógicamente nuestro Señor Yeshua acudió [Lucas 22:15]. En esencia esa noche lo que hacemos es una RECORDACIÓN de algo que ya pasó y un adelanto de las cosas que están por venir. En un artículo pasado ya habíamos explorado la arquitectura de las fiestas, el proceso de lo que ocurrió, el significado de la redención, etc, ahora quisiéramos compartir una pequeña enseñanza que el Señor nos regaló.

Si bien Di-s es misericordioso, también es justo y todo pecado exige un pago y dado que la vida de toda criatura está en la sangre, HaShem indicó que la manera de hacer expiación por nuestros pecados era ofreciendo el sacrificio de un animal en el altar [Levítico 16] porque de alguna manera esa sangre entregaba una vida a cambio de la nuestra. En Pesaj, se siguió este estatuto en donde las personas se protegían del juicio de Elohim con la sangre del cordero (para nosotros Yeshua) que era señal y protección durante el juicio del ángel destructor (que para el mundo está por llegar).

En hebreo Éxodo 12:13 dice “וְהָיָה֩ הַדָּ֨ם לָכֶ֜ם לְאֹ֗ת עַ֤ל הַבָּתִּים֙ אֲשֶׁ֣ר אַתֶּ֣ם שָׁ֔ם”, la traducción más fiel que encontramos es “Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.” [RVR 1960]

Al analizar con detenimiento este pasaje encontramos que la sangre del cordero es una señal para quienes están al interior de las casas más que para el ángel destructor, finalmente Él viene de parte de Di-s y conoce quién es quién, y lo único que hace es un barrido administrando justicia a quién no esté cubierto en ese pacto de perdón. En otras palabras, quien tiene que buscar reconocer la sangre es quien necesita el perdón y no quien lo provee, somos tu y yo quienes tenemos que identificar a nuestro cordero y su sangre más no Di-s que es quien lo provee. Por eso, dice Rashi, en cada casa hebrea de Egipto los dinteles fueron cubiertos con sangre de puertas para dentro.

Conceptualmente esto tiene profundas repercusiones en nuestro actuar porque el mandamiento implica que en donde tiene que ser completamente claro que estamos cubiertos por la sangre de Yeshua es en la intimidad de nuestro hogar, porque de nada sirve que seamos los más justos, los más generosos, los más espirituales con terceros y no lo seamos en primer lugar con nuestra propia pareja e hijos. Con esto se concluye que es inaceptable que le hables y enseñes de Di-s a desconocidos y no lo hagas a tu propia familia, que seas el mejor amigo de todo el mundo y no de tu pareja e hijos, que seas el más generoso con terceros menos con tu parentela, nada de eso tiene sentido.

“Luego los sacó y les preguntó: —Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo? —Cree en el Señor Yeshua; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron. Luego les expusieron la palabra de Di-s a él y a todos los demás que estaban en su casa.” [Hechos 16 30:32]

Nuestro principal ministerio está en nuestro hogar, el estar o no en pacto con el Señor es relevante si lo demuestras principalmente al interior de tu hogar de tal manera que quién esté juzgando desde afuera lo haga favorablemente. “Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe.” [Gálatas 6:10]

¡Shavua Tov y Jag Pesaj Sameaj!

***

 


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad

Superando lo insuperable

Por Familia Delgadillo Zapata

“Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.” [1 Corintios 13:13]

El becerro de oro es tal vez uno de los episodios más traumáticos que ha podido tener la relación entre el Creador y su pueblo, tan es así que Rashí sugiere que el Señor decidió dosificar el castigo a lo largo de la historia “Llegará el día en que deba castigarlos por su pecado, y entonces los castigaré” [Éxodo 32:34]. Y es que al comparar los mandamientos con lo ocurrido pues la verdad es que el error no había como justificarlo:

  • “No te hagas ningún ídolo” [Éxodo 20:4] vs “…luego cinceló el oro fundido e hizo un ídolo en forma de becerro” [Éxodo 32:4]
  • “Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de Egipto, del país donde eras esclavo. No tengas otros dioses además de mí” [Éxodo 20:2-3] vs “Entonces exclamó el pueblo: «Israel, ¡aquí tienes a tus dioses que te sacaron de Egipto!»” [Éxodo 32:4]
  • “No te inclines delante de ellos ni los adores” [Éxodo 20:5] vs. “En efecto, al día siguiente los israelitas madrugaron y presentaron holocaustos y sacrificios de comunión. Luego el pueblo se sentó a comer y a beber, y se entregó al desenfreno” [Éxodo 32:6]

¿Cómo defender lo indefendible? Moshé decidió no basar su defensa en lo ocurrido porque no tenía la menor carga argumentativa para hacerlo sino que optó por exponer que la relación entre Di-s y sus hijos no podía depender de una circunstancia, la cual por supuesto había que reconocer y aceptar sus consecuencias, y que por el contrario había que mantener el vínculo porque existen unas promesas de por medio, existe un pacto Eterno que reposa entre Él y su pueblo, entre Él y tu vida, entre Él y tus hijos querido lector. “Entonces el Señor se calmó y desistió de hacerle a su pueblo el daño que le había sentenciado” [Éxodo 32:14]

Tendremos circunstancias en las que todo se ve mal, en las que vamos a pensar que ya no vale la pena continuar porque nos defraudaron, pero la verdad es que hasta el más justo va a fallar y no por eso significará que no se pueda recuperar: “porque siete veces podrá caer el justo, pero otra tanta se levantará” [Proverbios 24:16]. Enseñan los sabios que el proverbio indica que sietes veces podremos caer porque siete son los días de la semana, porque tendremos semanas enteras en las que posiblemente no veamos la salida, pero con seguridad la luz llegará en algún momento, luego en esas circunstancias el arma letal es la paciencia y el amor.

Para nosotros la principal enseñanza es que, así como la relación que tenemos con nuestro Padre no se rompe a pesar de nuestros errores, así mismo la relación con tus padres, con tu pareja, con tus hijos debe ser inquebrantable. La mejor muestra de ello es que “Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Mashiaj murió por nosotros.” [Romanos 5:8], en que aún pecadores, el Señor decidió entregar a su hijo por nosotros.

Querido lector, a pesar del comportamiento, de las deficiencias de carácter, de esos errores que aún cometen, ellos siguen siendo tus padres, él sigue siendo tu esposo, ella sigue siendo tu esposa, él o ella seguirá siendo tu hijo(a) y no hay otra cosa más que hacer que la de superar el impase con amor tal y como el Señor lo hizo contigo y conmigo.

“Pedro se acercó a Yeshua y le preguntó: ―Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? ―No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces —le contestó Yeshua—” [Mateo 18:21-22]

¡Shavua Tov!

***


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad

EL QUE ESCUCHA CONSEJOS LLEGA A VIEJO….

Por Familia Delgadillo Zapata

Escucha el consejo y acepta la corrección, y llegarás a ser sabio” [Proverbios: 19:20]

La parashat Yitró se encuentra entre Éxodo 18:1 y Éxodo 20:23. Esta porción de la Torá inicia con el relato del encuentro que tuvo Moshé (Moisés) con su suegro Yitró (Jetro) quien al conocer todos los portentos y maravillas realizadas por El Eterno de Israel, reconoce su grandeza y majestuosidad y decide ofrecerle sacrificios. “Jetro se alegró de saber que el Señor había tratado bien a Israel y lo había rescatado del poder de los egipcios, y exclamó: «¡Alabado sea el Señor, que los salvó a ustedes del poder de los egipcios! ¡Alabado sea el que salvó a los israelitas del poder opresor del faraón! Ahora sé que el Señor es más grande que todos los dioses, por lo que hizo a quienes trataron a Israel con arrogancia» “[Éxodo 18:10-11].

En este encuentro, Yitró observa como Moshé dirige al pueblo y decide darle este consejo: “No está bien lo que estás haciendo —le respondió su suegro—, pues te cansas tú y se cansa la gente que te acompaña. La tarea es demasiado pesada para ti; no la puedes desempeñar tú solo.  Oye bien el consejo que voy a darte, y que Dios te ayude. Tú debes representar al pueblo ante Dios y presentarle los problemas que ellos tienen” [Éxodo 18:17-19, después de lo cual el Eterno le pide a Moshé  que reúna al pueblo, se purifiquen y se presenten en el monte, y es allí donde el pueblo recibe las 10 palabras y se vuelven testigos de la impetuosa presencia del Todopoderoso.

En esta parashá encontramos los diez mandamientos que luego fueron entregados al pueblo escritos en unas tablas de piedra, pero no es en esto en lo que queremos enfocarnos sino en lo que siglos más tarde el rey Salomón recalcaría en sus proverbios:Escucha el consejo y acepta la corrección, y llegarás a ser sabio” [Proverbios: 19:20]. Más allá de recibir consejos, la lección está en aplicarlos y en ser sabios para buscarlos en la persona adecuada y tener el discernimiento para determinar si en últimas provienen del Eterno.  En esta parashá encontramos la guía para este proceso y se puede resumir en tres pilares principales:

  1.    Disposición y humildad: debemos tener un corazón dispuesto para escuchar el consejo en el tiempo oportuno, “No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal” [Proverbios:3:7]. A veces creemos que estamos haciendo las cosas “bien” porque hasta ahora, así como van, aparentemente han funcionado, sin darnos cuenta de que lo que hemos estado haciendo es fabricando nuestra propia caída, construyendo una bomba de tiempo la cual tarde ó temprano terminará explotando. Por lo tanto, es indispensable que seamos los suficientemente humildes para reconocer que necesitamos de la guía o la instrucción de nuestro Abba (Padre).  “Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas. “ [Proverbios 3:7]
  2.    Escuchar sin refutar: Cuando Yitró le da el consejo a Moshé, él lo escucha sin refutar, la parashá no menciona que Moshé haya hecho algún tipo de alegato, o haya procurado justificarse, todo lo contrario, él guarda silencio ante las palabras de su suegro. “Al necio le parece bien lo que emprende, pero el sabio escucha el consejo.” [Proverbios 12:15].  ¿Puedes imaginar en lo que hubiese haber podido terminar esta historia si Moshé no hubiese tenido la humildad y la sensatez de escuchar el sabio consejo que le estaba dando HaShem a través de su suegro?
  3.   Consultar al Eterno: “Ahora, escucha mi voz. Te aconsejaré y que Elohim esté contigo (es decir, «yo te aconsejaré, pero consúltale a Él para evaluar si mi consejo es adecuado»). Serás el intermediario del pueblo ante Elohim, tú le presentarás esas disputas a Elohim (para obtener la respuesta de Él).” [Éxodo 18:19]. No solo se requiere tener la disposición y humildad para escuchar el consejo, lo más importante es consultar al Eterno y pedir su confirmación. “Porque el Señor da la sabiduría; conocimiento y ciencia brotan de sus labios. Él reserva su ayuda para la gente íntegra y protege a los de conducta intachable. Él cuida el sendero de los justos y protege el camino de sus fieles.” [Proverbios 2:6-8] y por último debemos tener presente  quien ó cual es la fuente de donde estás recibiendo este consejo. “Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella.” [Salmos 1:1-2]

Querida comunidad, es importante que no nos creamos sabios en nuestra propia opinión, eso es arrogancia, es importante que consultemos a aquellas personas sabias que El Eterno ha dispuesto a nuestro alrededor para encontrar instrucción y consejo en todas esas áreas de nuestras vidas que son cruciales para nuestro bien, el de nuestra familia, el de nuestra comunidad y finalmente el de nuestra nación. Que seamos esos Varones y esas mujeres sabios y temerosos del Di-s de Abraham, Isaac y Yaacob.

“Escucha el consejo y acepta la corrección, y llegarás a ser sabio” [Proverbios: 19:20] ¡Que así sea para nuestras vidas!

¡Amén y Shavua Tov!

REFERENCIAS:

  1. BIBLIA NUEVA VERSION INTERNACIONAL (NVI)
  2. TORAT EMET

***

 


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad

¿Como mande patrón?

Por Familia Zapata Delgadillo 

“Confía en el Señor y haz el bien; establécete en la tierra y manténte fiel. Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón” [Salmo 37:3-4]

En los versículos comprendidos entre Exodo 1:15-21 hay una enseñanza muy especial. Generalmente analizamos la prueba, la decisión y la consecuencia de eventos que le ocurrieron a los Patriarcas y/o matriarcas pero en esta ocasión quisiéramos darle la oportunidad a Shifrá y Puah, las dos parteras que asistían en el parto a las mujeres hebreas cuando el pueblo se encontraba esclavizado en Egipto.

En la parashat Shemot, el rey de Egipto ordenó matar a los niños apenas nacieran, sin embargo las parteras no lo obedecieron, y arriesgando su propia vida permitieron que los varones hebreos siguieran con vida por lo que los israelitas se hicieron más fuertes y más numerosos. Pongámonos un poco en la posición de las parteras: ¿qué las motivaría para contradecir al hombre más poderoso del mundo?, ¿Por qué HaShem puso semejante prueba a un par de mujeres con un aparente rol promedio?

Para entender el contexto, podemos empezar por intuir que probablemente no eran mujeres promedio las que recibieron esta tarea, de hecho no lo podían ser porque el Señor nunca nos ha puesto una prueba más pesada de lo que podamos soportar [1 Corintios 10:13]. De acuerdo a Rashí, el nombre de la primer mujer es Shifrá, de la palabra שׁפר que significa brillar, y cuya misión era recibir y presentar a los hermosos hijos que tenían las mujeres hebreas; mientras que el nombre la segunda mujer es Puah, de la palabra פעה que significa gritar/hablar, y su misión era conversar tanto con nuevas madres como con sus recién nacidos para apaciguar y traer tranquilidad en el momento que daban  a luz. Luego ni eran mujeres que se dejaran opacar por el mundo ni que se quedarán en silencio a la hora de la verdad.

Con respecto a la motivación que tuvieron ambas mujeres para jugársela por el pueblo Israelita la discusión puede ser muy compleja porque el versículo donde la Torá las presenta no dice si eran egipcias o hebreas luego no es fácil intuir sus convicciones, pero también la discusión puede ser muy sencilla si nos vamos al versículo 21 en la que la Torá nos explica que tenían temor de HaShem y eso tal vez eso es lo único que necesitamos saber y de hecho es todo lo que debemos enseñarles a nuestros hijos para que puedan afrontar cualquier prueba, aún cuando eso implique contradecir al hombre más poderoso de la tierra: Amor y Temor por el Di-s de Israel.

La receta del éxito es sencilla: interioriza en tu alma un profundo amor y temor por tu Padre Celestial, amalo y temele solo a Él y Él te concederá vida y los deseos de su corazón, ese fue el premio que recibieron las parteras y muy seguramente eso es lo que te concederá a ti: “y, por haberse mostrado temerosas de Dios, les concedió tener muchos hijos” [Éxodo 1:21]

Recuerda: “Teme al Señor tu Dios y sírvele. Aférrate a él y jura solo por su nombre. Él es el motivo de tu alabanza; él es tu Dios, el que hizo en tu favor las grandes y maravillosas hazañas que tú mismo presenciaste” [Deuteronomio 10:21-21]

¡Shavua Tov!

***

 


YOV-032 Article_Images(jp)1.1

Anthony Delgadillo y Paola Zapata, somos esposos e ingenieros electrónicos de profesión. Llegamos a la congregación en Mayo de 2014 y nos sentimos muy agradecidos con nuestro Abba por habernos traído a ser parte de esta hermosa y bendecida comunidad.