MATOT (מַּטּוֹת) – AGUAS PARA PURIFICACIÓN

Por Rocío Delvalle Quevedo

…no pretendo explicar porqué el Altísimo escogió el agua para efectuar las purificaciones que Él nos ordena… Solo quiero compartirles algunas curiosidades de éste importante elemento … que me aventuro a asociar con algunos textos de la escritura…

En esta corta reflexión no pretendo justificar, argumentar, ni explicar porqué el Altísimo escogió el agua para efectuar las purificaciones que él nos ordena, Él es soberano y sabe porque lo hizo así. Solo quiero compartirles algunas curiosidades de éste importante elemento de la naturaleza con las que me he topado, que hacen a mi imaginación volar un’ poco, y con previa y fervorosa petición al Eterno de que guíe mi mente y mi corazón, me aventuro a asociar con algunos textos de la escritura.

En la parashá de ésta semana [Bemidbar/Números 31:19-24], se retoma un mandato dado por el Eterno en el capítulo 19 de Bemidbar, en cuanto al uso del agua, para la purificación tanto de las personas como de los objetos. El agua es conocida como el solvente universal, pues tienen propiedades químicas y eléctricas que le permiten disolver casi cualquier sustancia (Perea et al, 2007).. No en vano en la actualidad se le utiliza como sistema de eliminación de residuos. En otras palabras cotidianamente el agua se usa para limpiar.

Otra propiedad del agua es que necesita recibir mucho, mucho, mucho calor para llegar a calentarse realmente. Es por esta razón que los cambios de temperatura en el agua se dan de forma más gradual y a lo largo de más tiempo (Perea et al, 2007). Ésto me hace pensar, que un proceso de purificación de nuestras vidas no se da de la noche a la mañana. El Eterno tiene su tiempo para cada uno de nosotros, él es fiel para completar la obra que empezó, y nos va limpiando poco a poco de todas las impurezas que nos llegan a diario.

En los seres vivos el agua está en mayor proporción durante el desarrollo embrionario y en los estados juveniles, en el envejecimiento ella disminuye (Perea et al, 2007). El agua es usada para que algo que era puro, y se impurificó por contacto con cadáveres, pecado, animales impuros, nidah, etc. vuelva a quedar puro. Yohanan el inmersor (Juan El Bautista), purificaba a los israelitas de la época de Yeshúa en agua para arrepentimiento (Teshuvá), y ésta palabra en hebreo, se relaciona con “volver” o “retornar”. Además Yeshúa le habló a Nikodemo de que era necesario nacer de nuevo del agua y del Espíritu. Que bonito pensar que la purificación en agua nos hace retornar, volvernos al Altísimo, a ser esos recién nacidos delante del Padre, limpios de nuestros pecados por la obra de Yeshúa y ansiosos por escuchar y recibir como niños la palabra del Señor.

 

Referencias

Perea, M., González, T., Campos, H. et al. (2007). Los seres vivos: Morfología, fisiología, genética, ecología y biotecnología. Universidad Nacional de Colombia. ISBN 978-958-701-863-9.

***


IMG_5236

Soy Bióloga con maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia. Creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna, miembro activo de la Comunidad Mesiánica Yovel y felizmente casada. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales. En ocasiones me doy licencia de poeta, siempre alabando al Altísimo por las maravillas de su creación.

Anuncios

TOLDOT (תולדת) EL AGUA EN CRISIS

Por Rocío Delvalle Quevedo

¿Crees que los conflictos ambientales actuales, son solo problemas de esta época? Sigue leyendo y verás como en la Torá se demuestra lo contrario

El agua es un recurso natural del cual depende la vida desde muchos puntos de vista. Desde el funcionamiento de una pequeña célula, en la cual la gran mayoría de los procesos a escala molecular se desarrollan en un medio acuoso. Pasando por actividades cotidianas como el aseo personal y la preparación de alimentos. Hasta el uso de su fuerza y energía potencial en el movimiento de las turbinas que producen la energía en las hidroeléctricas. Debido a esto, la escasez a varias escalas genera conflictos en diferentes magnitudes. No solo competencia y muerte en el mundo natural, sino que trasciende a conflictos políticos, sociales, comerciales y religiosos en medio de las sociedades humanas.

Dichas disputas no se ven solo en la actualidad, sino que han existido desde muy temprano en la historia de la humanidad. Es así como en la parashá (porción de la Escritura) Toldot se nos narra: “… Yitzjak (Isaac) se fue de allí, y acampó en el valle de Guerar, donde se quedó a vivir. Abrió nuevamente los pozos de agua que habían sido cavados en tiempo de su padre Avraham, y que los filisteos habían tapado después de su muerte, y les puso los mismos nombres que su padre les había dado. Cierta vez, cuando los siervos de Yitzjak estaban cavando en el valle, encontraron un manantial. Pero los pastores de Guerar discutieron acaloradamente con los pastores de Yitzjak, alegando que el agua era de ellos. Por eso Yitzjak llamó a ese pozo Ezek (Pleito), porque habían peleado con él. Después sus siervos cavaron otro pozo por el cual también se pelearon. Por eso Isaac lo llamó Sitná (Enemistad). Entonces Yitzjak se fue de allí y cavó otro pozo, pero esta vez no hubo ninguna disputa. A este pozo lo llamó Rehovot (Espacios libres), y dijo: ‘El Señor nos ha dado espacio para que prosperemos en esta región’” [Bereshit/Génesis 26:17-22].

Avraham y Avimélek también habían tenido una disputa debido a un pozo. “…Entonces Avraham llevó ovejas y vacas y se las dio a Avimélek, y los dos hicieron un pacto… – Acepta estas siete corderas – le contestó Avraham (a Avimélek) –. Ellas te servirán de prueba de que yo cavé este pozo…” [Génesis 21:27 y 30]. En la actualidad, el panorama no ha cambiado mucho, “la escasez del agua ha dado como resultado diversas disputas que surgen entre las comunidades, regiones y gobiernos centrales y estatales… Por tanto, en muchas de las regiones del mundo donde existen ríos, las poblaciones aledañas han desencadenado serios conflictos. (Incluso varios autores afirman que) tal es el caso de los israelitas y los palestinos (el río en disputa es el Jordán). Lo mismo que los países que bordean el Nilo” (Zavala, 2003).

A este conflicto se suma la privatización. La construcción de presas para hidroeléctricas, todo lo que gira alrededor de la potabilización y distribución del agua hacia las urbes que pasa cada vez más de manos del estado a entidades privadas, así como el fenómeno cada vez más creciente del agua embotellada son evidencia de que “La proliferación de los grifos y del agua envasada nos han hecho olvidar que antes de que circulase por las tuberías y de que se vendiese en botellas de plástico, el agua era un regalo de la naturaleza” (Shiva, 2004) y más que eso un regalo del Creador. “La Coca-Cola Company y Pepsi saben que lo único que sacia la sed de verdad es el agua, por eso se han involucrado en el sector del agua embotellada… Además de que el comercio del agua embotellada contribuye a la contaminación, pues los envases están hechos de plástico no renovable”  (Zavala, 2003).

Ante este panorama, frente a un recurso renovable pero que por su mal uso se nos presenta escaso, y que aparenta no bajar de la escala de las grandes multinacionales y los gobiernos de los países, nosotros como creyentes y personas del común tenemos un llamado principalmente a la oración pidiendo al ETERNO que traiga su justicia y ponga en orden este mundo que cada vez parece estar más al revés. Pero también con acciones prácticas, que cada uno de nosotros puede hacer en sus hogares: Evitar desechar aceites y gasolinas por las alcantarillas, sino depositarlos en recipientes como botellas de plástico y botarlos a la basura principalmente en la reciclable. También reducir el consumo de agua embotellada mientras haya la posibilidad de tener un buen suministro de agua en el hogar y de ser necesario hervir el agua, previo al consumo. Además, evitar el desperdicio, cerrar el grifo mientras aplicamos el jabón a nuestras manos o cepillamos nuestros dientes, al lavar la losa o darnos una ducha.

Finalmente, en las políticas que se han empezado a desarrollar en Colombia para la Gestión Integral del Recurso Hídrico, que se basa en 8 principios, uno de éstos reconoce la importancia del rol de la mujer en la adecuada administración del agua (MAVDT, 2010). Recordemos que varias de las esposas de nuestros patriarcas (Yitzja, Yaacov, Moshé) fueron encontradas por ellos, cuando se acercaban al pozo a sacar agua, pues al parecer esta era una de las labores de las mujeres. En la sociedad actual en la que vivimos, podría sonar machista, reconocer este rol al interior del hogar, haciendo un buen uso en actividades relacionadas con el cuidado y mantenimiento de la casa. Pero nosotras como creyentes, reconociendo un modelo bíblico en el que somos llamadas a ser buenas administradoras de nuestro hogar y mujeres ejemplares como reza en proverbios 31, podemos reconocer el gran privilegio, honor y responsabilidad que el Altísimo ha puesto en nuestras manos, al poder tener una participación activa y que, aunque parezca insignificante, es multiplicativa, en el cuidado de un regalo que nuestro Padre ha dado y que es vital para la humanidad y toda su creación.

 

Referencias

MAVDT. (2010). Política Nacional para la Gestion Integral del Recurso Hídrico.

Shiva, V. (2004). Las Guerras del Agua: Contaminación, Privatización y Negocio.

Zavala, R. (2003). La Mercantilización del Agua. Comentario del libro: Vandana Shiva, Las Guerras del Agua. Privatización, Contaminación y Lucro. México: Siglo XXI.

 

***

 


IMG_5236

Soy Bióloga de la Universidad Nacional de Colombia y creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna. En la actualidad estoy cursando una maestría en Medio Ambiente y Desarrollo también en la Universidad Nacional. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales.