PUREZA FAMILIAR

Por Martha Tarazona

Di-s creó el sexo como una poderosa inclinación que pueda ser vehículo para la santidad, sin embargo cuanto mayor es el potencial de algo para la santidad, mayor es su potencial para lo profano, es decir, hay dos vías:

1- El sexo puede facilitar el deseo de una pareja y la capacidad de amar, conocerse, enriquecer y darse el uno al otro, pudiendo resultar en la creación de un nuevo ser: “existen tres socios en la creación de un hijo, el padre, la madre y Di-s (Talmud, Kiddushin, 30b).

2- El sexo puede ser reducido a satisfacer los impulsos animales. Cuando la relación es solo dada por el deseo físico el acto sexual es independiente del conocimiento de su pareja y esto anula la espiritualidad [1].

La palabra de Di-s siendo un libro de instrucción, nos enseña acerca de la pureza familiar o matrimonial [Lev 15:19-32], también conocidas como leyes de nidá (mujer menstruante) o leyes de mikve (estanque de agua para la purificación ritual por inmersión) [2].

“Cuando a una mujer le llegue su menstruación, quedará impura durante siete días. Si un hombre tiene relaciones sexuales con esa mujer, se contaminará con su menstruación y quedará impuro durante siete días. Además, toda cama en la que él se acueste quedará también impura” [Lev. 15:19,24].

De acuerdo a esto, están prohibidas las relaciones sexuales durante el periodo de menstruación y los siete días siguientes. Cuando una mujer menstrúa su óvulo (una vida en potencia) y el revestimiento de su útero mueren y el cuerpo los expele. El lapso que su cuerpo tarda en trasmitir este mensaje, es exactamente el tiempo de separación que la Torá considera apropiado entre marido y mujer [1].

El periodo de la menstruación normalmente dura cinco días, una vez concluido este tiempo la mujer debe inspeccionarse detalladamente y comenzar el conteo de siete días limpios, también llamados “días blancos, o días de la pureza”. El número 7 representa la perfección del mundo físico, en el 7 día Di-s creó el shabat el cual trasciende el mundo físico.

El periodo de purificación de la mujer concluye después del séptimo día limpio cuando la mujer debe realizar un baño ritual por inmersión. Este baño se realiza en un mikve que es un estanque de agua natural corriente, construido exclusivamente para este objetivo con especificaciones de tamaño, forma, profundidad, acceso de agua, etc. Sin embargo este lavado ritual también puede hacerse en un manantial, fuente, río, riachuelo, balneario o termales [2]. Una bañera, jacuzzi o piscina no puede servir de mikve, porque el agua que contienen no está conectada a una fuente natural de donde emana [1].

Por gematría la palabra Mikve equivale al número 151, el mismo valor numérico de descender (en relación al descenso de la mujer a las aguas para purificación), también significa “águila” (en relación a la elevación de la mujer al hacer purificación), y buena vida (en relación al fortalecimiento de los lazos en el matrimonio). La palabra Mikve tiene la letra en hebreo “Mem” que simboliza el punto de transición entre el comienzo de la vida (renacer) y su final (muerte) [1].

Para hacer la inmersión se debe tener en cuenta:

1. Realizar una correcta inspección y conteo, de los 7 días una vez ha terminado el periodo menstrual. La mujer normalmente realiza el examen interno dos veces al día durante los 7 días “preparatorios” para determinar que no ha habido ningún flujo sanguíneo adicional [1].

2. Antes de la inmersión la mujer debe hacerse una limpieza minuciosa en el baño o ducha habitual y quitar objetos como anillos, pendientes, pulseras, etc.

3. Antes de la inmersión la mujer debe hacer su plegaria y meditación personal.

4. La mujer se sumerge completamente y va dejando que el agua fuente de vida, que simboliza las cristalinas aguas del Gan Eden, toquen cada parte de su ser, esto se realiza dos o más veces. Después de sumergirse bajo el agua en una posición fetal emerge como un recién nacido, ya no le estorba ningún bloqueo espiritual, se conecta nuevamente a Di-s y puede conectarse en lo físico y en lo sexual a su esposo. Con el baño ritual por
inmersión (tevilá) se alcanza de nuevo el estado de pureza, la mujer pasa de estar sexualmente prohibida a permitida para su esposo [1].

5. Una vez realizada la inmersión la mujer está apta a intimar con el marido.

La duración de los 12 días pudiera parecer muy prolongada, sin embargo este tiempo de abstinencia establece en las relaciones matrimoniales un equilibrio entre el exceso de pasión y la frialdad del hábito. Este ciclo responde a las necesidades más íntimas de la fisiología y la sicología [3].

La mikve también puede ser usado para otros fines:

1. Los hombres también utilizan la mikve para hacer purificación en preparación para el shabat o para las fiestas bíblicas [Lev. 23].

2. Aun cuando el hombre puede sumergirse en la mikve, es la mujer quien tiene la mayor capacidad de atraer la influencia del paraíso en el dominio de su vientre, hogar y familia [1].

3. Antes de la boda los novios se sumergen en una mikve, en relación a un tiempo de transición, de un estado espiritual a otro.

4. A través de la mikve tanto el hombre como la mujer, se conecta a la fuente espiritual infinita y elimina los bloqueos espirituales que forma parte de cada uno cuando está en estado de impureza [1].

Finalmente, cuando la mujer observa las leyes de la pureza familiar puede crear un templo sagrado en su cuerpo [1], que el todopoderoso nos guie y nos enseñe a través de su palabra para poder obedecer y ser templos del espíritu santo, vasijas de honra en manos del alfarero.

Referencias
[1] Aiken, L. (1992). Ser una mujer judía. Antología sobre la mujer judía. King
Salomon, Jerusalem-Bogotá. Págs. 380.
[2] Katja Šmid (2012). Leyes de pureza ritual en judeoespañol: entre la normativa
rabínica y las prácticas de las mujeres. Sefarad, vol. 72:2, julio-diciembre 2012,
págs. 389-429 issn: 0037-0894, doi: 10.3989/sefarad.012.012. ILC, CCHS – CSIC,
Madrid.
[3] Munk, E. (2001). La voz de la torah. Comentario del Pentateuco. Segunda
edición. Págs. 1876.

***


IMG_3108[1]

Miembro de la comunidad Yovel, Dra. Ingeniería de Alimentos. “Nada tenemos que no hayamos recibido” [1 Cor. 4:7].

Anuncios

2 Comments

  1. Buen día, muy bueno el post, pero surgen muchos interrogantes, si dice que no se puede hacer la purificación en la bañera o baño, entonces siempre hay que buscar un “rio” para la purificación?, cómo lo hacen uds en bogotá?, y por último, surge otra pregunta, cómo se puede planificar que no sea deshonroso a los ojos de D’s?, gracias por las respuestas!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s