DE PURIFICACIÓN, RIÑONES E HÍGADO

Por Rocío Delvalle Quevedo

¿Te has preguntado alguna vez que tienen que ver los riñones o el hígado con Yeshúa (Jesús)? Encuentra éstas y más curiosidades en este relato.

Las parashot (porciones) Vayikrá (Y llamó) y Tsav (Ordénale) no solo se encuentran consecutivas en el orden de la Toráh, sino que tienen una continuidad y complementariedad que, real y humildemente, me hace preguntar por qué cuando el año no es bisiesto, no se estudian como parashot dobles, tal como sucede con Vayakel-Pekudei por ejemplo.

En todo caso, si bien la parashá de esta semana es Tsav, en estos pocos párrafos abordaré algunas curiosidades que cautivaron mi atención al estudiar ambas porciones.  A lo largo de sus palabras, se abordan las principales tipologías de ofrendas establecidas por el Altísimo, para que fueran realizadas por el pueblo de Israel. Tal como se resume en [Vayikrá/Levítico 7:37], eran seis tipos: Holocausto (Figura 1), Ofrenda de cereales, Sacrificio expiatorio (Figura 2), Sacrificio de comunión (Figura 3), Sacrificio por la Culpa (Figura 4) y Sacrificio de Ordenación (Figura 5).

En una ocasión anterior (Delvalle, 2014. Léelo siguiendo el link en las referencias), estuve leyendo estas porciones a la luz de los tipos de animales involucrados, su relación con el tipo de ofrenda y con quiénes debían presentarlo.  En esta ocasión quise ir un poco más al interior, y abordar qué era lo que el ETERNO pedía hacer con las diferentes partes constituyentes de dichos animales.  Y me quise apoyar además en algunos esquemas elaborados a partir del texto bíblico, que iremos desglosando poco a poco, ya que, en algunas ocasiones entre toda la cantidad de palabras de estos ocho capítulos, se puede perder el hilo de que era lo que se pedía en cada ofrenda.

En primer lugar, con respecto al Holocausto, tenemos (Figura 1):

Holocausto

Figura 1.  Especificaciones del Holocausto.  Fuente: Elaboración propia a partir de Levítico 1. al 8, con la ayuda del programa ATLAS.ti

 

Este es el sacrificio que más se diferencia de los demás, en la forma en que separa las partes del animal.  Como se puede ver divide básicamente entre cabeza, tronco (trozos) y extremidades (patas), pero adicionalmente separa estas partes “externas” de las entrañas, el sebo y la sangre, que serían las partes “internas”.  En todo caso lo más importante de este sacrificio es que el animal sacrificado debía consumirse en el fuego en su totalidad.

En este artículo, como en el anteriormente citado, vamos a dejar de lado por un momento la ofrenda de cereales, dado que no incluía el sacrificio de animales y la vamos a continuar dejando para una próxima entrega.

En cuanto al Sacrificio expiatorio (Figura 2), tiene como particularidad que las instrucciones dadas al respecto variaban según quién presentara el sacrificio.

Expiatorio

Figura 2.  Especificaciones del Sacrificio expiatorio.  Fuente: Elaboración propia a partir de Levítico 1. al 8, con ayuda del programa ATLAS.ti

 

En general el procedimiento a seguir con el cuerpo del animal tanto para sacerdotes, como para toda la comunidad, gobernantes o personas en particularmente, era el mismo.  Este consistía en una instrucción clara y precisa de extraer los riñones, el hígado y la grasa que recubría los riñones, los intestinos y los lomos (gónadas) y quemarlos por completo sobre el altar.  Así como la extracción de la sangre que debía ser derramada. Adicionalmente, cuando era una persona particular y presentaba un cordero, debía también quemar la cola. Y en el caso de que fuera un sacerdote también debía sacar y quemar fuera del campamento la piel, la cabeza, las patas, la carne y el excremento, lo cual se terminaba pareciendo al Holocausto.

En cuanto al Sacrificio de comunión (Figura 3) vuelven a ser iguales las instrucciones para cualquiera que lo presente.  Me pareció particular que en principio dice que cualquiera que sea el animal de ganado ovino que se presente pueden ser machos o hembras.  Pero cuando hace la especificación al referirse a los corderos vuelve especificar la posibilidad de que sean machos o hembras, pero cuando se refiere a las cabras no hace la aclaración.

Comunión

Figura 3. Especificaciones del Sacrificio de comunión.  Fuente: Elaboración propia a partir de Levítico 1. al 8, con ayuda del programa ATLAS.ti

 

En términos generales, se debía hacer lo mismo que se hacía con el sacrificio expiatorio, extrayendo la sangre para derramarla, y la grasa, los riñones y el hígado para quemarlos por completo sobre el altar.  Pero adicionalmente, se especifica que la carne del muslo derecho y del pecho debía ser entregada al sacerdote que oficiara en el momento, para consumo por parte de este.

El sacrificio por la culpa (Figura 4) me pareció muy interesante, debido a que, para los otros sacrificios ya caracterizados, las instrucciones se encontraban en la porción de Vayikrá, pero para el sacrificio por la culpa solo decía por cuáles motivos se debía presentar, pero no especificaba nada más, de tal manera que cuando uno finalizaba la lectura de la porción Vayikrá quedaba con la sensación de que este sacrificio se hacía como la persona quisiera. Sin embargo, al continuar con la lectura de Tsav, se encuentra que es en esta porción donde se especifican las características de este sacrificio.

Culpa

Figura 4.  Especificaciones del Sacrificio por la culpa.  Fuente: Elaboración propia a partir de Levítico 1. al 8, con ayuda del programa ATLAS.ti

 

Además, era un sacrificio en el que el animal a sacrificar debía ser un carnero (macho de la oveja) el cual no había sido nombrado como opción para los demás sacrificios.  Por lo demás, el orden a seguir era el mismo que el sacrificio de comunión quemando grasa, riñones e hígado y derramando la sangre.  Con el adicional que al igual que en el caso de los corderos (cachorro de las ovejas) debía ser quemada la cola.

Finalmente, para el sacrificio de ordenación (Figura 5) se hacía igual que el sacrificio por la culpa, pero era presentado únicamente por los sacerdotes que estaban siendo ordenados como tal, y que adicionalmente debían consumir el muslo derecho y el pecho del animal sacrificado.

Ordenación

Figura 5.  Especificaciones del Sacrificio de ordenación.  Fuente: Elaboración propia a partir de Levítico 1. al 8, con ayuda del programa ATLAS.ti

 

Después de todo este recorrido, realmente son varios los interrogantes que surgen.  Pero particularmente como bióloga, hay uno que llama poderosamente mi atención: todos los animales involucrados en los sacrificios son vertebrados y mamíferos.  A pesar de las diferencias, hay en ellos un patrón general de conformación del cuerpo, con sistemas y órganos, tales como: el tegumentario (piel, cascos y cuernos), el esquelético (cráneo y huesos), el muscular (músculos), el respiratorio (pulmones, tráquea), el circulatorio (sangre, vasos y corazón), el digestivo (faringe, esófago, estómago, intestino, hígado, páncreas), el urogenital (riñones, gónadas), nervioso (cerebro, nervios), entre otros; de todo esta larga lista, el ETERNO estableció que tan solo los riñones, el hígado, la grasa y la sangre fueran extraídos, y en el caso de los tres primeros, consumidos en el fuego por completo. ¿Por qué?, es una pregunta que no siempre tiene respuesta.

En el caso de la sangre, aún dentro de la escritura ya se encuentran algunas respuestas que muestran como la sangre es la vida del animal y que no se debe consumir la vida. En el caso de la grasa, me llama mucho la atención, porque poco menos se habla de esta al pensar en el kashrut, pero en [Levítico 7:26] el ETERNO es muy explícito al decir que al igual que la sangre, la grasa de ningún animal debe ser consumida en ningún lugar donde se viva.  De aquí habría mucha tela para cortar, por lo que dejaré este tema para una siguiente entrega.

Entonces nos quedan los riñones y el hígado.  Los riñones en los vertebrados colaboran en el mantenimiento de un ambiente interno constante, o casi constante, lo que permite que las células activas no se vean afectadas por cambios extremos en las condiciones óptimas en las que son plenamente operativas.  Esto lo logran mediante la excreción y la osmoregulación, las cuales evitan que se acumulen residuos del metabolismo y que se produzcan cambios en las concentraciones de sales y agua.  La mayoría de las sustancias que se excretan en la orina son residuos metabólicos que deben ser eliminados para que no perturben el equilibrio fisiológico del organismo.  Los riñones tienen como principal función eliminar los residuos nitrogenados provenientes de la metabolización de las proteínas y los ácidos nucleicos.  En los mamíferos acumulan la úrea y la excretan como orina concentrada, de manera que se consigue la detoxificación del amoníaco y la conservación del agua.  En los vertebrados terrestres, los riñones mantienen constantes el volumen y la composición de la sangre en la linfa (Kardong, 2007).

El hígado es el segundo órgano más grande en el hombre, después de la piel.  Está implicado en la producción de glóbulos rojos y más tarde en la destrucción de glóbulos rojos viejos.  Neutraliza la toxicidad de sustancias nocivas y las elimina de la sangre.  La bilis se produce en el hígado y se libera en el intestino para emulsionar la grasa o romperla en gotas más pequeñas.  Los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas se almacenan y metabolizan en el hígado.  Es uno de los órganos más intensamente vascularizados (Kardong, 2007).

Como podemos ver estos dos órganos están fuertemente comprometidos con la descontaminación y limpieza del fluído sanguíneo tanto de los animales involucrados en el sacrificio, como de los seres humanos.

Si conectamos la función del hígado y los riñones con la labor de los sacerdotes al realizar todos estos sacrificios, podemos ver como parte de su misión era mantener al pueblo constantemente depurado de todos los pecados que a diario cometían.  Adicionalmente, debemos recordar que como dice en Hebreos 8:5 tanto el santuario terrenal como el que hacer de los sacerdotes era copia y sombra, del santuario celestial y la labor realizada por Yeshúa (Jesús) al morir y resucitar en esta tierra.  Al igual que la sangre de los animales era derramada en todos los sacrificios, al venir a esta tierra la sangre de Yeshúa fue derramada para perdón de nuestros pecados y para nuestra redención [Mateo 26:28, Efesios 1:7].  La sangre de estos animales no debía ser consumida solo podía comerse su carne, pero Yeshúa dice alegóricamente que el que bebe de su sangre y come de su carne será resucitado en el día final [Juan 6:54].

Así como los riñones y el hígado que sobresalen en este relato, y que son los encargados de la purificación de la sangre quitando todas aquellas sustancias que intoxican el cuerpo de estos animales, la obra que realizó el Mesías al ser colgado del madero, lo que hizo fue purificar nuestras conciencias de las obras que conducen a la muerte a fin de que sirvamos al Di-s viviente [Hebreos 9:14], llevó a cabo la purificación de nuestros pecados [Hebreos 1:3], se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien [Tito 2:14].

Entonces al aceptar al Señor Yeshúa en nuestros corazones y recibir el regalo de salvación que nos dio mediante el derramamiento de su sangre, también aceptemos su purificación alejándonos de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu, para completar en el temor del Altísimo la obra de nuestra santificación [2 de Corintios 7:1].

Referencias

Delvalle, R. (2015). ¿Quién presenta qué? Consúltalo aquí: https://boletinshavuatov.wordpress.com/2016/03/12/quien-presenta-que/)

Kardong, K. (2007). Vertebrados: Anatomía comparada, función y evolución. Madrid: McGraw-Hill.

Shavua Tov

 

***


IMG_5236

Soy Bióloga de la Universidad Nacional de Colombia y creyente en el Mesías Yeshúa desde la cuna. En la actualidad estoy cursando una maestría en Medio Ambiente y Desarrollo también en la Universidad Nacional. El estudio de la Creación del Altísimo ha sido mi pasión, y me deleito en ampliar mi comprensión del texto bíblico desde el conocimiento de las Ciencias Ambientales.

 

 

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s